Agricultura transmite al sector agrario las garantías para el desarrollo de su actividad y para la recepción de fondos de la UE

La consejera de Agricultura, Ganadería, Mundo Rural, Territorio y Población, Eva Hita, ha contactado a las organizaciones profesionales agrarias riojanas ARAG-Asaja, UPA, UAGR COAG y a la federación de cooperativas FECOAR para analizar la situación del sector, ante la declaración del estado de alarma por la emergencia sanitaria del COVID-19. Hita ha trasladado al ministro de Agricultura, Luis Planas, las dudas e inquietudes recogidas del sector agrario riojano, en la videoconferencia mantenida ayer con los consejeros autonómicos para examinar las consecuencias sectoriales derivadas del coronavirus. Ante la emergencia de salud pública, las autoridades nacionales y autonómicas transmiten a agricultores y ganaderos que su actividad debe garantizarse en el contexto de excepcionalidad, como sectores estratégicos que son, para garantizar la alimentación de la población y que los plazos de los procedimientos administrativos de las ayudas europeas se reprogramarán para no perder fondos.


El Real Decreto 463/2020, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, establece que la producción agrícola y ganadera, la transformación de productos agrarios, el transporte y la distribución de alimentos, así como su comercialización a través de la venta minorista al consumidor, forman la cadena de abastecimiento alimentario cuya actividad debe garantizarse en este contexto de excepcionalidad.

Asimismo, las autoridades subrayan que queda garantizada la adquisición a lo largo de toda la cadena suministradora de los insumos relacionados con la producción animal y vegetal. Así, los establecimientos minoristas de venta de insumos destinados al sector agrario, tales como fertilizantes, fitosanitarios, semillas, plantones, productos veterinarios, piensos, etc…, deben continuar su actividad, “imprescindible para asegurar la producción primaria y el suministro alimentario a la ciudadanía”, como detalla el Ministerio de Agricultura en una nota informativa.

Hita apunta que en la reunión mantenida por Planas y los consejeros autonómicos se ha expuesto que, con carácter general, los sectores vinculados a la alimentación básica, como los lácteos, panadería, pastas, legumbres, arroz, carnes, huevos, frutas y verduras están sujetos a una demanda fuerte que, en general, está pudiendo ser atendida. Sin embargo, Ministerio y autonomías constatan que el cierre del sector de la restauración ha implicado la desviación de la distribución hacia el canal detallista, lo que, para algunos productos, como las bebidas, y especialmente el vino, o el cordero y el pescado, cuyo principal cliente es la restauración, están produciendo caídas significativas de ventas.

Las autoridades recuerdan que el movimiento de los trabajadores de las explotaciones para asegurar la producción de alimentos está garantizado. En este punto, tras la reunión mantenida ayer por los consejeros con Planas, se espera que en breve se publiquen directrices más detalladas por los ministerios competentes sobre el desplazamiento de los agricultores y ganaderos a las explotaciones agrícolas y ganaderas, informa Hita.

En relación a futuras campañas de labores que generalmente son realizadas por personal procedente de países extranjeros, y ante un escenario como el actual, Hita enfatiza que “las limitaciones y restricciones actuales establecidas por legislación en materia de movimientos de personas extranjeras son debidas a un problema de salud pública de primera magnitud” y que deberá estudiarse la evolución de la situación. La consejera informa de que el Ministerio de Agricultura se compromete a trasladar al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana esta preocupación.

Respecto a la contratación de los seguros agrarios, las autoridades nacionales y autonómicas aseguran que su actividad está garantizada. “Es importante subrayar que las fechas de contratación de seguros dependen de cada cultivo, de sus riesgos y estados fenológicos. Por tanto, las fechas administrativas no son asimilables a las fechas agronómicas. Se debe hacer un esfuerzo por parte de los tomadores para garantizar el servicio a los agricultores. Y así se lo hemos trasladado al Ministerio de Agricultura”, comenta Hita.

En referencia a la ganadería, la Dirección General de Sanidad de la Producción Agraria del Ministerio está en contacto con todas las comunidades autónomas, indica la Consejería, para hacer un seguimiento del impacto de la situación actual en el desarrollo de las campañas de saneamiento ganadero. En función de la duración del estado de alarma, deberán ir adaptándose las decisiones, de manera que no resienta el estatuto general sanitario de la cabaña ganadera.

Apoyo económico al sector primario

Las autoridades nacionales y regionales hacen también hincapié en que las medidas recogidas en el RD 8/2020 de 17 de marzo, que incluye el paquete de medidas urgentes extraordinarias de carácter fiscal, laboral y económico para hacer frente al impacto del COVID-19, “son de carácter horizontal y por ello aplicables a todas las empresas, incluyendo las del sector primario”, afirma Hita.
Como consecuencia de la interrupción de los plazos para la tramitación de procedimientos administrativos vinculados a la Política Agraria Común (PAC), y ante la prórroga que la Comisión Europea ha realizado para ampliar hasta el 15 de junio el plazo de solicitud, la Comisión confirma a España que en breve se iniciará la tramitación de un Reglamento de Ejecución para llevar a cabo esta extensión. Desde la Consejería de Agricultura se está facilitando la presentación telemática de solicitudes de ayuda para agilizar los trámites y que no quede ninguna solicitud de ayuda sin tramitar.

En este sentido, como ha comunicado al Ministerio de Agricultura a las autonomías, el Gobierno va a solicitar a la Comisión Europea que la situación de estado de alarma no se traduzca en una pérdida de importes o de fondos, derivada de la imposibilidad de ejecutar determinadas medidas, tanto a nivel individual de beneficiario, de comunidad autónoma en los programas de desarrollo rural o a nivel nacional por pérdida de fondos.

El Ministerio de Agricultura está también en contacto con las comunidades autónomas y con la Comisión Europea para analizar todos los plazos que se tienen que reajustar en los regímenes de ayuda, por ejemplo, el Programa de Apoyo al Sector del Vino (PASVE), para el que el Ministerio ha avanzado que está redactando una orden ministerial.
Ante las medidas tomadas por las autoridades de transporte, desde la necesaria coordinación de los Estados miembro, las autoridades recuerdan también que es una prioridad garantizar el tránsito de mercancías destinadas a la exportación e importación en territorio de la Unión Europea.

La respuesta del sector agrario ante la emergencia sanitaria del COVID-19 también quiere ser reconocida por las autoridades en todos los niveles. “Todas las personas que conformamos la Administración regional valoramos el esfuerzo extra que están asumiendo los agricultores y ganaderos de La Rioja. Varias son las propuestas altruistas y de increíble generosidad que me llegan desde el medio rural estos días. Tenemos la oportunidad y la obligación de prestigiar la labor que desempeñan los hombres y mujeres del sector como actores necesarios en la producción y suministro de alimentos, máxime en una situación como la que estamos viviendo actualmente”, acentúa Hita.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.