Agua con dispositivo de purificación natural validada por laboratorio con Pool Tiger

Publicidad

Para que una piscina no presente problemas higiénico-sanitarios, debe reunir los requisitos normativos sobre la calidad del agua. Para ello, es imprescindible controlar una serie de parámetros, entre los que se encuentran el pH, el cloro, la conductividad, la dureza o bacterias, entre otros.

En este artículo, un cliente de Pool Tiger Europe, distribuidor del purificador natural del agua de piscina Pool Tiger, analiza los parámetros del agua antes y después de utilizar este aparato en la piscina de un hotel.

Pool Tiger es un equipo de purificación que mantiene la piscina cristalina y completamente limpia de algas y bacterias, con un agua de máxima calidad. Reduce hasta un 85 % el uso de los químicos necesarios para el mantenimiento, favoreciendo el ahorro económico y el tiempo y el esfuerzo dedicado a esa tarea, siendo complementario con cualquier otro sistema de desinfección y filtración.

El equipo purificador Pool Tiger reduce el uso del cloro, ya que elimina los contaminantes, así como las partículas en suspensión que albergan contaminantes, reduce los niveles excesivos de ácido isocianúrico que enmascaran los efectos del cloro, elimina el cloro combinado y las cloraminas y reduce la evaporación del cloro, de forma que optimiza su rendimiento. Pero no solo actúa contra el cloro, sino también contra otros productos químicos.

Con este purificador no es necesario utilizar clarificadores (cloruro de amonio, quitosano, enzimas, poliacrilamidas, sulfato de aluminio) ni aumentadores de pH (carbonato de sodio y carbonato de calcio). Tampoco desincrustantes (disolventes, vinagre, lejía, piedras pómez, ácido muriático), ni agentes secuestrantes (evitan que las partículas metálicas de la piscina manchen las paredes de esta). Y es que los procesos totalmente naturales de Pool Tiger consiguen los mismos resultados que los productos químicos, pero de forma más segura, eliminando los efectos nocivos del cloro.

Teniendo en cuenta que cada piscina es única debido a las variaciones en el agua de origen, el uso, el diseño y la construcción de la piscina, el equipamiento, los métodos de tratamiento del agua, el clima, la ubicación, la edad, etc., es difícil hacer predicciones precisas sobre cómo el agua de una piscina en particular se verá afectada. Sin embargo, como orientación general y por la experiencia acumulada de casos instalados, se pueden ofrecer los siguientes resultados:

El agua se vuelve cristalina en 3-7 días.

Las partículas de metales pesados se eliminan en 1-2 semanas.

La necesidad de cepillar las paredes de la piscina disminuye en 2-4 semanas.

Un mejor control de los contaminantes permite reducir el cloro en 3-6 semanas.

El pH bajo comienza a aumentar gradualmente en 3-6 semanas.

El nivel de ácido isocianúrico comienza a disminuir gradualmente en 3-6 semanas.

El porcentaje de cloro libre disponible aumenta gradualmente en 4-8 semanas.

El sarro existente comienza a aflojarse en 6-10 semanas.

Las incrustaciones existentes muestran signos de eliminación en 2-6 meses en piscinas de fibra de vidrio.

Para obtener mejores resultados en este tipo de piscinas, es mejor instalar Pool Tiger cuando la piscina es nueva para evitar la aparición inicial de incrustaciones. Caudal mínimo: 4 m3/h. Caudal máximo: 21 m3/ h o 57 m3/h. Pérdida de carga: 2-4 % del caudal.

Vista del dispositivo Pool Tiger y sus medidas según los modelos 21 y 57, número que marca el caudal máximo del equipo; y esquema de instalación.

Comparativas realizadas en laboratorio

En este caso, el responsable de mantenimiento de piscinas de la propiedad de un reconocido hotel gimnasio en Murcia optó, antes de instalar de forma definitiva el aparato Pool Tiger en sus instalaciones, por realizar unas pruebas demostrativas en una planta piloto. Para ello, creó en una piscina portátil las características básicas del agua de la piscina de su instalación en diversas condiciones (aguas estancas, aguas fecales…). Sin añadir cloro alguno ni ningún tipo de tratamiento del agua de más (cloración, UV…), a excepción del Pool Tiger, mandó analizar las aguas a un laboratorio externo para comprobar los resultados. Las analíticas que se muestran marcan las pruebas antes del efecto del Pool Tiger y una semana después, siempre sin adición de químicos ni ningún otro compuesto. Los resultados fueron sorprendentes, ya que las Pseudomonas, legionela, E-coli y todas las bacterias habían desaparecido, la turbidez había disminuido al máximo y hubo un considerable descenso de los nitratos en ambos análisis.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.