Andreu: “El ICVV es un pilar fundamental del Campus Internacional del Vino”

Publicidad

La presidenta del Gobierno de La Rioja, Concha Andreu, y la presidenta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Eloísa del Pino, han visitado este jueves las instalaciones del Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino (ICVV) y la Bodega institucional de La Grajera, donde han repasado las inversiones y actuaciones que prevé el proyecto estratégico Enorregión en el ámbito del conocimiento. Además, han mantenido un encuentro con los investigadores del ICVV y han suscrito el convenio que regula la institución y confirma la alianza entre CSIC, UR y Gobierno de La Rioja para seguir impulsando este centro líder a nivel internacional, que apuesta por la I+D, la cooperación y la investigación en red para abordar los retos de futuro de la viticultura y la enología.

La responsable del Ejecutivo regional ha recordado que el proyecto Enorregión tiene entre sus objetivos convertir La Rioja en referente internacional de formación e investigación de vanguardia en viticultura, enología y enoturismo y, para ello, contempla la creación del Campus Internacional del Vino, que ya cuenta con una inversión confirmada de “23 millones de euros para potenciar la I+D+I y la generación de conocimiento científico en el sector”. A estos se suman 2,5 millones de euros “destinados a impulsar la mejor formación de la mano de la Universidad de La Rioja”. “Por supuesto, en la construcción del Campus Internacional del Vino no puede faltar como pilar fundamental el Instituto de las Ciencias de la Vid y del Vino, principal centro de investigación vitivinícola de España”, ha apuntado. “Vamos a potenciar su trabajo, mejorar su dotación material y sus recursos humanos, incrementar su capacidad y reforzar la transferencia del conocimiento que genere”.

Entre las actuaciones financiadas en el ámbito del conocimiento en el marco de Enorregión, Andreu ha destacado el Enodatalake, que “une de manera sistémica la generación de conocimiento, la investigación, la transferencia de conocimiento, la industria y el desarrollo económico de La Rioja”, y ha anunciado que la licitación para su desarrollo y puesta en marcha se ha lanzado esta misma semana con un importe de 1,2 millones de euros. “Si ahora mismo La Rioja cuenta con el único instituto sectorial del vino que hay en España, el ICVV, el Enodatalake va a ser el primer espacio de datos sectorial del vino en nuestro país”, ha subrayado. “Recopilará toda la información generada en La Rioja en el ámbito de la vitivinicultura y actividades relacionadas y nos permitirá utilizar y valorizar los datos para desarrollar productos y servicios que den soluciones útiles a los desafíos del sector”.

Por su parte, Eloísa del Pino ha destacado la importancia del nuevo convenio de colaboración firmado por CSIC, UR y Gobierno de La Rioja y ha incidido en la relevancia del ICVV como único centro de referencia a nivel nacional en investigación del vino. En esta línea, ha agradecido “la apuesta del Gobierno de La Rioja por la ciencia y por construir un ICVV más sólido” y ha subrayado que los nuevos laboratorios contribuirán a “tener una industria del vino de primer nivel en la región y para que La Rioja siga siendo un referente”. “Protegemos la investigación básica, pero en los últimos años nos estamos empeñando en ser un organismo que hace transferencia de conocimiento y que tiene impacto en la sociedad en la que trabaja, y trabajamos con las empresas y con los Gobiernos, para hacer políticas basadas en las evidencias”, ha apuntado. “Ayudamos y apoyamos a los investigadores para transformar la economía de la región desde la investigación”.

Enodatalake

El Enodatalake impulsado por el Gobierno de La Rioja va a ser el primer espacio de datos especializado en el sector vitivinícola en España y surge como respuesta a la demanda de todos los agentes de la cadena de valor del vino, que van a poder aportar sus datos y, al mismo tiempo, aprovecharlos como instrumento esencial en su trabajo diario. En el caso de las empresas, mejorarán su productividad y tomarán decisiones más robustas que afianzarán su posicionamiento competitivo. En cuanto a los investigadores, dotarán de mayor fiabilidad y robustez a sus investigaciones y reforzarán su posición internacional.

Al Enodatalake se incorporarán datos públicos y privados en todos los ámbitos (desde la viña o la bodega hasta la comercialización o el enoturismo), que se estructurarán y que permitirán, por ejemplo, realizar ejercicios empíricos y modelos predictivos para anticipar la demanda de un determinado tipo de vino o de una actividad turística, conocer si es necesario aplicar un determinado tratamiento sobre las vides en una parcela o predecir la calidad del vino en función de su composición analítica. El Enodatalake se insertará además en el marco de trabajo de GAIA-X, la iniciativa europea que busca crear un ecosistema digital y una infraestructura de datos abierta, transparente y segura para la UE.

La información sobre la licitación para el desarrollo y puesta en marcha de Enodatalake está disponible en el portal de contratación del Gobierno de La Rioja, y el plazo de presentación de propuestas está abierto hasta el 12 de abril.

Inversión de Enorregión en conocimiento

El Campus Internacional del Vino creará un gran complejo científico y un espacio común de investigación y formación excelente en el que se integrarán las grandes instituciones de referencia vitivinícola con las que cuenta La Rioja: ICVV, Universidad de La Rioja y Estación Enológica. En el área de investigación, se invertirán 23 millones de euros que proceden de distintas fuentes de financiación, incluidos fondos europeos, fondos propios del Gobierno de La Rioja y también fondos del Gobierno de España y del propio CSIC.

Además del desarrollo del Enodatalake, entre las actuaciones que se pondrán en marcha destaca la creación de nuevos laboratorios de I+D en el ICVV, que darán servicio al instituto, pero también al conjunto de la comunidad científica y al sector del vino. Incluyen un laboratorio para el análisis sensorial de vino, un insectario para la investigación de plagas y enfermedades de la vid, un laboratorio destinado a la extracción de ADN antiguo y un banco internacional de microorganismos de interés enológico.

También se reformará y equipará la Estación Enológica de Haro, con el fin de ampliar su capacidad científica y técnica y lograr una mejora del control de la calidad, la seguridad y la trazabilidad de los vinos. Se creará el nuevo Laboratorio Regional de La Rioja, que prestará servicios al sector agrícola y agroalimentario y, en concreto, al del vino. Se establecerá una red de parcelas experimentales para investigar sobre el terreno aspectos de interés que permitan mejorar la calidad de la uva y del vino y apostar por un cultivo sostenible y digitalizado y se incorporará equipamiento de última generación para recopilar y trabajar con gran cantidad de información en el viñedo en tiempo real y experimentar con agricultura de precisión para optimizar los resultados y promover una viticultura más sostenible.

En el área de formación, y fruto de la alianza estratégica con la Universidad de La Rioja para el desarrollo de Enorregión, se dedican 2,5 millones de euros adicionales para desarrollar la oferta formativa del Campus Internacional del Vino. Se incluyen aquí actuaciones como la creación de la Universidad Europea del Vino, una red que posibilitará el desarrollo de una estrategia coordinada de docencia e investigación, así como el fortalecimiento e internacionalización de la oferta formativa que actualmente desarrolla la UR en materia de vitivinicultura, enología o gestión de empresas vitivinícolas.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.