Aprender yoga en Bilbao con una escuela que impulsa la enseñanza personalizada

Publicidad

Cada vez más gente practica yoga en Bilbao. Bien sea por salud física, por bienestar mental o para atender a esa inclinación natural que tienen los seres humanos hacia lo trascendente. Lo cierto es que, año tras año, en todo el mundo aumenta el número de practicantes de yoga.

Pero, al parecer, no hay un único yoga. Cuando una persona se acerca por primera vez a este mundillo encuentra una amplia oferta con numerosos estilos bajo muchos nombres y, a menudo, no sabe por dónde empezar.

Los estilos de yoga se pueden clasificar de muchas maneras: más estáticos o más dinámicos, con mayor énfasis en el asana o poniendo hincapié en otras técnicas, provenientes de la India o generados en Occidente… En este artículo precisamente se quiere hacer referencia a una clara línea divisoria que se puede establecer entre los estilos de yoga y de la que seguramente no se haya escuchado o leído antes: aquellos que enseñan en formato guiado «todos a la vez» y aquellos que enseñan a desarrollar una práctica autónoma de manera individualizada. 

Hay que imaginarse a una bailarina joven y en forma que tiene intención de comenzar a practicar yoga. Por otro lado, hay que pensar en un jubilado con achaques de todo tipo que tiene la misma ocurrencia. ¿Tiene sentido que estas dos personas aprendan yoga en la misma clase? Probablemente no, pero la realidad es que, en la mayoría de escuelas de yoga, se ofrecen clases guiadas en las que un grupo de personas será dirigido en conjunto a través de la misma secuencia de asanas, respiración, meditación o lo que sea. En lo que respecta a la parte más física, es probable que la bailarina salga airosa de la experiencia. El jubilado, en cambio, quizás no pueda seguir al grupo, pase un mal rato y decida no volver a pisar jamás una esterilla. En ese sentido, ¿existe una alternativa a este tipo de clase guiada en el que un conjunto de personas es llevado de la mano al unísono a través de una serie de asanas, sin una verdadera personalización? Por supuesto, y tiene un nombre: estilo Mysore.

Estilo Mysore es el método tradicional de enseñanza en un tipo de yoga llamado Ashtanga Yoga. Fernando Gorostiza, codirector de Ashtanga Yoga Bilbao lo explica así. «En el estilo Mysore todo el mundo empieza desde cero. En tu primera clase aprendes a respirar y te enseñamos una pequeña secuencia de nueve movimientos. Te los enseñamos a ti, como en una clase privada, y si observamos que tienes alguna dificultad te ofrecemos una alternativa. Después de tu primera clase habrás aprendido una secuencia corta que habrás repetido muchas veces, porque lo que queremos es que la memorices para que no dependas de un profesor diciéndote continuamente lo que tienes que hacer e incluso puedas practicar en casa. En tu segunda clase, probablemente te enseñemos una secuencia un poco más complicada siguiendo la misma metodología. La idea es que vayas construyendo lo que será tu práctica paso a paso. Al cabo de varias semanas o meses, tu práctica estará definida y no será la misma que la de la gente que hay a tu alrededor; tú tendrás tus propias dificultades, tus propios retos, y ellos tendrán los suyos. Nuestro papel consistirá en ayudaros a superarlos.»

Ashtanga Yoga es un estilo de yoga proveniente de la India. Se dice que tiene unas raíces antiquísimas y que sus orígenes se remontan hasta un misterioso texto medieval llamado Yoga Korunta. Lo que se sabe a ciencia cierta es que Tirumalai Krishnamacharya, un reputado maestro de yoga indio considerado por muchos el padre del yoga moderno, abrió en 1933 en la ciudad de Mysore una escuela de yoga en la que enseñó lo que sería conocido como Ashtanga Yoga estilo Mysore, en referencia a la ciudad en que implantó este método. Uno de sus discípulos, Pattabhi Jois, continuó enseñando Ashtanga Yoga hasta que en la década de 1970 un grupo de californianos lo conocieron y lo dieron a conocer fuera de la India. El resto es historia.

En la actualidad, hay escuelas de Ashtanga Yoga por todo el mundo enseñando este peculiar estilo Mysore en el que la clase de yoga transcurre en silencio y cada persona practica una secuencia que conoce de memoria mientras los profesores observan, corrigen, indican y ayudan. La máxima autoridad de Ashtanga Yoga en la actualidad es Sharath Jois, nieto de Pattabhi Jois, que mantiene viva la escuela de su abuelo en Mysore y continúa enseñando Ashtanga Yoga de lunes a sábado desde las cuatro de la mañana. Ashtanga Yoga Bilbao abrió sus puertas en el año 2015 y es una de las escuelas oficiales de Ashtanga Yoga que hay en España. Sus dos directores, Nines Blázquez y Fernando Gorostiza, cuentan con más de treinta años de experiencia y son los únicos profesores autorizados por Sharath Jois en el País Vasco. Situado en pleno centro de Bilbao, junto al puente del Arenal, Ashtanga Yoga Bilbao cuenta con más de un centenar de alumnos que llenan sus clases desde las 6:30 de la mañana, algunos de los cuales desde sitios tan alejados como Vitoria, San Sebastián o Santander.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.