¿Cómo cuidar la ropa de verano?, por lavandería a domicilio Washrocks

Publicidad

La llegada del verano marca el inicio de los días de playa, piscina y paseos al aire libre. Son días de mucho sol y diversión en los que las personas usan ropas cómodas y frescas. Sin embargo, se le debe prestar especial atención al cuidado de las prendas de vestir, porque el sol y las altas temperaturas afectan las fibras textiles, pudiendo deteriorar la ropa y variar el tono de algunos colores. Por eso, los especialistas de la lavandería a domicilio Washrocks comparten una serie de recomendaciones para el cuidado de las piezas más usadas durante la temporada de verano.

Consejos para cuidar la ropa en verano

Los bañadores y biquinis, las toallas, la ropa corta de adultos, al igual que la ropa de niños, requieren un cuidado especial durante esta temporada. Al respecto, los especialistas de la lavandería a domicilio Washrocks recomiendan prestar especial atención a cada prenda, porque el lavado y secado de cada una va a depender del tipo y las características del textil con el que está confeccionada.

El lavado de los bañadores y bikinis, las toallas y la ropa

Es de especial importancia lavar estas prendas después de usarlas para eliminar los restos de crema solar, así como la sal o el cloro del agua. El lavado se debe realizar a mano utilizando una pequeña cantidad de detergente neutro, finalizar el lavado enjuagando el bañador con abundante agua hasta eliminar todo residuo de espuma. Evitar retorcer y exprimir la prenda para sacar el exceso de agua. Para secarlo se recomienda extenderlo entre dos toallas secas y dejarlo que escurra naturalmente, o tenderlo a la sombra, pero sin usar pinzas para sujetarlo porque podría dañar la tela. Los bañadores siempre se lavan con agua fría.

A la hora de lavar las toallas es importante hacerlo por separado de otras piezas como las sábanas, esto se debe a que generalmente las toallas suelen estar limpias, por lo que si se lavan con otras piezas habrá un exceso de detergente y sus tejidos se endurecerán. Una vez lavadas es importante asegurarse de que se sequen bien, porque si se sacan antes de tiempo de la lavadora o aún tienen humedad al momento de doblarlas y guardarlas pueden adquirir un olor desagradable a humedad y desarrollar gérmenes y bacterias.

Hay que clasificar las prendas tomando en cuenta los tejidos y colores, nunca se debe lavar ropa blanca o de tonalidades claras con ropa de colores oscuros. Antes de meter las prendas a la lavadora es importante revisar bien los bolsillos para evitar que vayan a la lavadora con papeles, billetes o cualquier otra cosa que puedan dañarlas. También se recomienda sacar la arena a la ropa que se ha usado en la playa, preferiblemente enjuagándola antes de meterla a lavar.

Asimismo, es importante tener especial cuidado con la ropa de los niños, dado que en vacaciones ellos aprovechan para jugar todo el día, pasan más tiempo al aire libre en parques, playas, piscinas, sus ropas se ensucian con mayor frecuencia y, por lo tanto, están más expuestas a los ciclos de lavado. Lo ideal es enjuagar sus prendas de vestir antes de meterlas a la lavadora, y al hacerlo usar ciclos cortos a temperaturas frías.

Una vez lavada la ropa, solo queda plancharla, doblarla y organizarla bien en el closet. Una tarea bastante tediosa y ardua de realizar por el calor que hace en verano, pero que afortunadamente se puede encargar al personal de la lavandería a domicilio Washrocks.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.