¿Cómo debo proceder si me despidieron?

El despido es algo desagradable, que nadie espera que suceda, pero que en ocasiones puede ocurrir. Justificado o no, la persona a la que despidieron se enfrenta a una situación muy compleja.

Es importante saber cómo actuar ante un despido, y conocer qué tipos de despido pueden ocurrir en España.

Clases de despidos

Los despidos pueden ser disciplinarios, objetivos o colectivos, pero además, también pueden ser improcedentes, procedentes o incluso declararse nulos.  

Disciplinarios

Un despido disciplinario ocurre cuando el empleador pone fin a la relación laboral por un incumplimiento grave por parte del trabajador. Según el Estatuto de los Trabajadores, estas faltas graves pueden ser:

  • Ausencias o retrasos repetidos e injustificados al trabajo
  • Desobediencia o indisciplina
  • Agravios verbales o físicos hacia el empleador o hacia otros empleados de la empresa
  • Disminución voluntaria y continuada de su rendimiento normal
  • Transgresión de la buena fe y abuso de confianza en el trabajo
  • Embriaguez o consumo de sustancias tóxicas
  • Acoso por razones de raza, sexo, religión, orientación sexual, edad o discapacidad
  • Acoso sexual a otras personas de la empresa

Objetivos

Generalmente se producen por causas organizativas, económicas, técnicas o de producción. La falta de aptitud del trabajador también puede ser un motivo suficiente para el despido.

Colectivos

Se considera despido colectivo cuando en una empresa con menos de 100 trabajadores, despide a 10 o más. O sea un 10% de los trabajadores.

Los despidos disciplinarios y los objetivos pueden ser procedentes, improcedentes o nulos.

  • Procedentes son los que las causas se pueden demostrar. En estos casos el empleador está eximido de pagar una indemnización
  • Improcedentes son los que el despido no cumple con los requisitos legales
  • Nulos, se refiere a los despidos que están basados en una discriminación como nacionalidad, sexo u orientación sexual entre otras

Acciones a tomar ante un despido

Es fundamental saber qué hacer ante un despido para no cometer errores.

El despido debe ser comunicado con 15 días de anticipación, caso contrario, se deberán pagar los días de preaviso que no se han tenido en cuenta. Al firmar la notificación se debe agregar la no conformidad hasta comprobar que el despido es procedente. De no ser así, da tiempo para iniciar un reclamo posterior. Si el despido es disciplinario no requiere los 15 días de preaviso.

El comunicado debe ser por escrito. Al recibirlo se debe constatar la fecha, antes de firmar y poner “no conforme”.

La obligación de la empresa al redactar la carta de despido es incluir:

  • Fecha
  • Motivos del despido
  • Importe de la indemnización a cobrar

Si alguno de estos datos no constan en la carta, la empresa estará incumpliendo los requisitos legales, motivo por el cual se puede impugnar el despido.

¿Cómo actuar ante un despido improcedente?

Se considera improcedente un despido, cuando el trabajador impugna la decisión del despido y la empresa concilia el pago de la indemnización. También cuando un juez declara la improcedencia del despido.

El Estatuto de los Trabajadores indica en su artículo 56, que si el despido se declara improcedente, la empresa debe optar por la readmisión o la indemnización. En caso de indemnización, corresponden 33 días de salario por cada año trabajado, más el proporcional, por los meses que no llegan a completar un año. El máximo de salarios es de 24. En caso que la empresa opte por la readmisión, se deberán pagar los salarios que se dejaron de percibir, desde la fecha del despido, hasta la fecha de readmisión.

Si el despido es objetivo, la indemnización será de 20 días de salario por cada año trabajado. Con un máximo de 12 salarios.

Además de la indemnización, se debe pagar el finiquito. El finiquito es la liquidación de lo que la empresa tiene pendiente de pago con el trabajador hasta la fecha del despido.

Es decir, días de vacaciones sin disfrutar, pendientes del mes en curso hasta la fecha del despido. Esta liquidación se debe pagar en todos los casos

Cabe aclarar que si se decide por una demanda de conciliación, porque el despido se considera improcedente, esta se debe presentar en un plazo no superior a 20 días hábiles de la fecha de despido.

En el blog de abogados y derecho tenéis más información sobre el despido sus tipologías y el procedimiento a seguir tanto si eres quien despide como si sufres un despido injustificado.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.