Control versus regulación; el equilibrio en la psicología humana

Publicidad

El ser humano es un complejo entramado de pensamientos, emociones y comportamientos que constantemente buscan una armonía interna. En este constante proceso de búsqueda, dos conceptos clave emergen con fuerza: el control y la regulación. A primera vista, podrían parecer sinónimos, pero, en el mundo de la psicología, representan dos enfoques fundamentales que moldean la conducta y bienestar. La psicóloga coach eVa Gómez Coloma acompaña en sus sesiones a explorar las diferencias entre control y regulación. «Encontrar el equilibrio adecuado puede ser esencial para una vida psicológicamente saludable», advierte.

Control: el poder aparente

El control se refiere a la capacidad de influir directamente en los eventos y circunstancias que rodean a cada uno. Es la acción consciente de tratar de mantener una situación o resultado deseado. En psicología, el control puede manifestarse en la necesidad de dominar, dirigir y restringir tanto a uno mismo como a los demás. Por ejemplo, una persona que busca controlar su entorno puede volverse perfeccionista, obsesionada con el orden o incapaz de delegar tareas.

El control puede ser una respuesta natural a situaciones de incertidumbre o estrés. Cuando una persona se siente abrumada por circunstancias externas, es común que intente tomar el control para sentirse más segura. Sin embargo, el exceso de control puede tener efectos negativos en la salud mental. Puede llevar a la ansiedad, el agotamiento y la frustración, ya que no es posible controlar todos los aspectos de la vida.

Regulación: el arte de la adaptación

Por otro lado, la regulación se relaciona con la capacidad de ajustar las respuestas emocionales y comportamientos para adaptarse a diferentes situaciones. En lugar de tratar de controlar todo, la regulación implica aprender a fluir con los cambios y desafíos que la vida presenta. Es un enfoque más flexible y adaptable para afrontar las adversidades.

La regulación emocional es un aspecto importante e implica la capacidad de reconocer, comprender y gestionar las emociones de manera saludable. En lugar de reprimir o negar las emociones, la regulación enseña a aceptarlas y a utilizar estrategias efectivas para lidiar con ellas. Esto puede incluir técnicas de respiración, meditación o buscar apoyo emocional.

El equilibrio entre control y regulación

La clave para una salud mental óptima no radica en abandonar por completo el control en favor de la regulación, ni en aferrarse al control absoluto en detrimento de la regulación. «Se trata de encontrar un equilibrio entre estos dos enfoques para responder ante los desafíos de la vida«, comenta la psicóloga coach eVa Gómez Coloma.

Por un lado, el control puede ser útil en ciertas áreas de la vida. Por ejemplo, en un entorno de trabajo, el control adecuado puede ayudar a mantener la productividad y alcanzar metas. Sin embargo, cuando el control se vuelve excesivo y rígido, puede conducir al agotamiento, la frustración y la insatisfacción.

Por otro lado, la regulación permite a las personas ser más resilientes ante los desafíos. Les enseña a adaptarse a las circunstancias cambiantes y a lidiar con las emociones de manera constructiva. Sin embargo, la falta de control puede llevar a la pasividad y la inacción, si se lleva al extremo.

Cómo encontrar el equilibrio

Encontrar el equilibrio entre el control y la regulación es un proceso personal y desafiante. Aquí hay algunas estrategias que pueden ayudar:

Autoconciencia. Comprender los propios patrones de control y regulación es el primer paso. Cada individuo debe reflexionar sobre las áreas de su vida donde tiende a ser más controlador o resistente al cambio.

Flexibilidad. Es importante practicar la flexibilidad mental y emocional. Así se aprende a adaptarse a las circunstancias sin resistencia excesiva.

Técnicas de regulación emocional. Otra opción es aprender y practicar técnicas de regulación emocional, como la meditación, la respiración profunda y la atención plena. Estas habilidades ayudarán a gestionar mejor las emociones.

Aceptación. Hay que aceptar que no se puede controlar todo. Es mejor aprender a dejar ir lo que no se puede cambiar y concentrarse en lo que sí se puede influir.

Buscar apoyo. Quienes sientan que el control, o la falta de él, está afectando negativamente a su vida pueden hablar con un profesional del acompañamiento o la salud mental.

Conclusión

En última instancia, el control y la regulación son dos caras de una misma moneda en la psicología humana. Ambos son importantes en diferentes contextos y momentos de la vida. Encontrar el equilibrio adecuado entre estos dos enfoques es esencial para una salud mental óptima y una vida más satisfactoria. Aprender a controlar lo que se puede controlar y a regular lo que no se puede es un camino hacia una mayor resiliencia y bienestar psicológico.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.