CSIF destaca el esfuerzo de las plantillas durante la pandemia en el Día Mundial del Médico de Familia

Este sindicato denuncia la precariedad, alta temporalidad y bajos  salarios que sufren estos profesionales en La Rioja y que les obliga  a huir a otras comunidades vecinas con mejores condiciones  laborales. Más del 41% de médicos/as de familia tienen cupos superiores a  1.500 pacientes: la pandemia pone al descubierto las carencias del  sistema.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más  representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el  sector privado, se suma a la celebración de este 19 da mayo, Día Mundial del  Médico de Familia, poniendo en valor el esfuerzo diario de las plantillas y su  trabajo desde el inicio de la crisis sanitaria por el COVID-19. En La Rioja, hay 

muy poco que celebrar debido a la malas condiciones laborales y retributivas que  sufre este colectivo y que sigue reclamando este sindicato ante una  Administración que, hasta el momento, sólo ofrece promesas incumplidas. 

En este sentido, CSIF Sanidad La Rioja lleva años denunciando la precariedad  de los contratos de trabajo y las diferencias salariales de nuestros profesionales  de Atención Primaria con sus homólogos de las comunidades vecinas. Una  situación que está provocando la huida de estos maltratados trabajadores  riojanos a otras comunidades que les ofrecen condiciones muy favorables con  tan sólo cruzar el río Ebro. 

Desde CSIF criticamos la falta de organización y de financiación en la Atención  Primaria, acorde a sus necesidades y competencias. Advertimos del déficit  estructural de recursos humanos, materiales e infraestructuras, de la  planificación inadecuada de la gestión clínica y tareas administrativas, de la  precariedad y temporalidad laboral y de la falta de cobertura de puestos, más  acusada en las zonas de difícil cobertura. 

Las plantillas de Medicina Familiar y Comunitaria de La Rioja y nuestro país  necesitan alcanzar ratios equivalentes a otros países de la UE, en relación a la  población que atienden, ya que, según datos publicados por el Ministerio de  Sanidad, más del 41% de médicos/as de familia en nuestro país tienen cupos  superiores a 1.500 pacientes.

En España, hay unos 29.000 profesionales de medicina de familia, con una ratio  de 0.77 especialistas por cada 1.000 habitantes, encontrándose muy lejos de las  tasas de otros países de nuestro entorno como Portugal (2,6); Irlanda (1,82) o  Países Bajos (1,61), mientras la media de la UE está en 0.91. Por ello, para  alcanzar el promedio europeo sería necesario contar con 9.500 profesionales  más. 

Además, en los próximos diez años se prevé un déficit estimado de profesionales  de medicina de familia mayor del 10% y que sus efectivos se verán reducidos  entre 4.000 y 5.000 profesionales, ya que el 27,5% tiene 60 o más años y el  63,4%, a partir de 50 años. 

En este contexto, la falta de una adecuada gestión sanitaria desde el inicio de la  pandemia, sin el refuerzo y el fortalecimiento necesario de la Atención Primaria,  ha provocado que un elevado porcentaje de profesionales en los Centros de  Salud y Consultorios sufran ansiedad, estrés y síndrome del burnout en su  puesto de trabajo. 

Para CSIF, es prioritaria una planificación de recursos humanos a medio y largo  plazo para que exista una oferta adecuada de profesionales, que tenga en cuenta  la demanda de servicios y la dispersión de la población. Falta, además,  financiación de la oferta de plazas de Formación Sanitaria Especializada (FSE)  de Medicina Familiar y Comunitaria, que este año han sido 2.338, dos de cada  diez de las ofertadas. 

Cero euros a Atención Primaria 

Es urgente, asimismo, un aumento de la financiación de la Atención Primaria  hasta alcanzar el 25% del total del gasto sanitario, como recomienda la OMS y  el Relator Especial ONU sobre el derecho a la salud, y hemos denunciado que  en nuestro país éste se redujo en un 13% entre 2009 y 2018 a causa de los  recortes. 

Pese a esta situación, el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del  Gobierno, del que se esperaban fondos europeos para el desarrollo del Marco  Estratégico para la Atención Primaria y Comunitaria, no destina ninguna partida  presupuestaria a este objetivo, aunque alude a la reforma y refuerzo de la  Atención Primaria. 

Por todo ello, desde CSIF queremos apoyar a nuestros profesionales de  Medicina de Familia -sin olvidarnos del resto de compañeros/as que trabajan en  los equipos de Atención Primaria-, y poner en valor la gran labor que  desempeñan a pesar de las dificultades y la falta de reconocimiento y el olvido  por parte de la Administración. 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.