¿Cuándo es el mejor momento para hacer una reforma?

Reformar una casa es algo a lo que todas las personas se enfrentan alguna vez en la vida, pero, ¿cuándo es el mejor momento para hacerlo?.

Cuando una persona se acaba de comprar una vivienda de segunda mano no hay muchas dudas. La compra de esta casa suele ir, en estos casos, vinculada a la venta de otra, y corre prisa reformarla para entrar a vivir cuanto antes. Desde Acierta Hogar, empresa especializada en reformas integrales, señalan que, ya desde la fase inicial de búsqueda de casa, es conveniente contactar con una empresa de reformas de confianza que indique si el inmueble que se compra tiene mucha reforma por delante. Conocer el importe aproximado de la reforma de la casa que se quiere comprar puede ayudar además a negociar el precio de compraventa a la baja. En este sentido, Ignacio Velázquez, Director de Acierta Hogar, cuenta que, en más de una ocasión, han desaconsejado al cliente que adquiera la vivienda por las dificultades estructurales que presenta el inmueble. “Las casas hablan, y hay cosas que solo se ven con ojo técnico, como las instalaciones, que nos indican en qué estado se encuentra el edificio”.

Si a una persona le gusta el barrio… ¡adelante!

Prácticamente, todo se puede hacer en una reforma, menos cambiar el barrio y el entorno. Los clientes que abordan una compra tienen que visualizarse a sí mismos paseando por esas calles, mirando por su ventana, estar a gusto con el colegio o los supermercados… todo lo demás lo arregla una buena reforma. Aunque las instalaciones de un edificio marcan en cierto modo las pautas (los baños han de coincidir con las bajantes del edificio, etc.), es conveniente dejar volar la imaginación y dejarse aconsejar bien. Por poco dinero, se puede tener la casa de los sueños en el barrio de los sueños.

Reformas integrales para una casa obsoleta

En muchas ocasiones, se han echado raíces y no se está buscando casa, solamente se quiere mejorar la vivienda habitual. En estos casos, es una práctica habitual de los clientes dejar las reformas para “cuando llegue el buen tiempo”. Se trata de un error, señala Belén Ongil, Directora Comercial de Acierta Hogar. En reformas interiores, la climatología no influye prácticamente nada en los plazos de las reformas: “Hacer la reforma en enero o febrero puede suponer un ahorro considerable respecto a hacerla en verano, ya que los precios son más estables al haber menos demanda”, señalan desde la compañía.

Para los que son microinversores

Si se está haciendo pinitos en la microinversión, la batalla no son las fechas. En ese caso, los números mandan sobre todo lo demás. Poner la casa “pintona” para alquilarla o venderla no es difícil si se cuenta con el equipo adecuado. Unos pequeños consejos estéticos, unos materiales económicos y algo de armonía en los acabados y la casa se habrá revalorizado. “Cada vez en más ocasiones nos encontramos microinversores que nos piden consejo. Colores cálidos, aprovechamiento de la luz, etc. es lo que proponemos para aumentar el valor percibido del inmueble”, señala María Rocho, Directora Técnica de Acierta Hogar.

Sea cual sea el caso, siempre hay que pedir consejo a empresas fiables y huir de cualquiera que proponga hacer las cosas en “B” porque si no hay contrato, no hay garantía.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.