Denuncian a 90 personas durante el fin de semana por incumplir la normativa de la COVID-19

Imagen de archivo

La Policía Local de Logroño ha denunciado a un total de 90 personas durante el pasado fin de semana por incumplir la normativa de la COVID-19. La mayoría fueron por consumo de alcohol en la calle.

Durante el operativo especial que la Policía Local de Logroño realiza durante los fines de semana se han interpuesto 90 denuncias. De ellas, las más numerosas fueron por consumo de alcohol en la vía pública (39); este sábado, 13 personas que estaban reunidas en un solo grupo fueron propuestas para sanción por participar en un botellón en el embarcadero del río Ebro y otro grupo de 10 personas, por el mismo motivo en el Parque del Ebro. También se denunció a varios grupos superiores a seis personas en los parques del barrio de Cascajos.

Un total de 26 personas fueron denunciadas por permanecer en la vía pública a partir de las diez de la noche sin motivo autorizado y otras 16 por no usar mascarilla.

Propuestos para sanción por colocar pancartas

Por otro lado, cuatro jóvenes han sido propuestos para sanción por colocar pancartas en los puentes sobre la Circunvalación. Los hechos se produjeron la tarde del pasado viernes, cuando cuatro jóvenes fueron identificados, tras la llamada de un ciudadano al teléfono de emergencias 092. Fueron sorprendidos por agentes de la Policía Local mientras colocaban pancartas de signo político de tres metros de longitud en la pasarela peatonal junto al campo de fútbol de Las Gaunas. La Policía Local también retiró otra más colocada en el Puente de Hierro.

La Policía Local de Logroño informa de que siempre retira aquellos carteles instalados en puentes y mobiliario urbano, en particular en aquellos en los que se pueda comprometer la seguridad del tráfico viario o peatonal, y propone para sanción a quienes los colocan, con independencia de que se trate de partidos políticos, clubes o asociaciones deportivas, organizaciones sin ánimo de lucro, eventos familiares y cualquier otro que no cuente con una autorización municipal, siempre obligatoria en estos casos.

Así, para proteger las instalaciones y elementos que forman parte del patrimonio urbanístico y arquitectónico de todos, frente a cualquier uso particular, la Ordenanza de Convivencia faculta expresamente a la Policía para retirar o intervenir los materiales o utensilios empleados cuando las actuaciones se realicen sin la preceptiva autorización municipal.

Asimismo, Logroño cuenta con una Ordenanza de Publicidad que regula la colocación, siempre con autorización previa, de cualquier tipo de publicidad visible: desde anuncios, carteles o vallas, y también la publicidad oral o la hecha con aparatos de megafonía, incluida las colocadas en propiedad privada.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.