Denuncian que la falta de personal sanitario de las residencias privadas colapsa los centros de atención primaria

El centro de salud La Guindalera se encuentra colapsado por la atención sanitaria solicitada por las residencias privadas de personas mayores adscritas a su zona básica de salud, lo que imposibilita dar una atención correcta a los ciudadanos de su zona.

CSIF, sindicato mayoritario en las Administraciones Públicas y con presencia creciente en la empresa privada denuncia la situación creada por parte de la residencia “Camino de Olivos”, abierta recientemente en Logroño.

Esta residencia pide que la atención ordinaria de enfermería de sus residentes sea prestada por profesionales del sistema público de salud del centro de salud La Guindalera. En concreto solicitan atención para 10 de los 44 residentes, en forma de curas, manejo de bombas de infusion, etc  Por otro lado, ayer mismo, el SUAP (servicio de urgencias de atención primaria) de Logroño atendió en esa misma residencia 3 avisos “a domicilio” siendo uno de ellos derivado a urgencias del Hospital San Pedro y otros fueron tratados en la misma residencia al no disponer ésta del personal sanitario preciso.

CSIF denuncia que la falta de personal de enfermería en esta residencia privada no debe suponer un perjuicio para los pacientes del centro de la salud La Guindalera, ni para sus profesionales. Si se produce esta situación se deberán cerrar agendas de las enfermeras de ese centro de salud y dejar de atender a pacientes del cupo asignado, mientras van a atender las necesidades de una residencia privada a la cual se le exige tener entre sus profesionales personal de enfermería.

Las órdenes iniciales son que dos enfermeras del centro de salud durante dos horas de su jornada laboral acudirán a attender pacientes de la residencia durante el tiempo que ésta no disponga de enfermera. Para CSIF esta circunstancia es muy preocupante ya que supone que trabajadores del sistema público de salud asuman el trabajo ordinario de una empresa privada.

En la zona básica de la Guindalera están ubicadas 15 residencias y si esta situación se extiende a todas ellas, la población adscrita a este centro de salud no tendrá profesionales ni citas disponibles para sus dolencias.

Las sucesivas administraciones riojanas han sido incapaces de atraer ni retener a los profesionales sanitarios y socio-sanitarios, y las consecuencias las pagamos los ciudadanos todos los días. CSIF ha repetido hasta la saciedad que la única forma de contar con el personal cualificado suficiente es mejorando las condiciones laborales, profesionales y retributivas de los trabajadores. El SERIS y muchas empresas privadas sociosanitarias tratan a su personal de tal manera que muchos trabajadores cambian de actividad laboral o emigran a otras comunidades en busca de un trabajo digno.

Si es al personal de enfermería de los Centros de salud al que se le obliga  a atender a los pacientes de residencias privadas, quedarán desatendidos o se retrasarán los cuidados de sus propios pacientes.

CSIF exige a la Consejería y a la Gerencia de Atención Primaria que dicten instrucciones claras sobre la atención urgente/ordinaria que desde los servicios públicos de salud se debe prestar a las residencias privadas.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.