Detectado en Logroño copiando durante el examen del permiso de conducir con un móvil, un receptor de señal y un audífono

Esta persona ha podido llegar a pagar entre 1.000 y 1.500 euros a la persona que le suministró los aparatos electrónicos para facilitarle las respuestas el día del examen.

Las actuaciones de colaboración entre la Jefatura Provincial de Tráfico en Logroño y la Guardia Civil en La Rioja han vuelto a impedir que una persona obtenga de manera fraudulenta la autorización para conducir vehículos a motor, careciendo de los conocimientos básicos y necesarios en materia de tráfico y seguridad vial, lo que hubiera supuesto un grave problema de inseguridad para el resto de los usuarios que circulan por nuestras carreteras.

El implicado en los hechos que se presentaba a la prueba del permiso de conducir es un varón de 54 años, natural de Portugal y residente en Logroño (La Rioja). Esta persona ha podido llegar a pagar entre 1.000 y 1.500 euros a la persona que le suministró los aparatos electrónicos para facilitarle las respuestas el día del examen.

La actuación se llevó a cabo durante las inspecciones rutinarias que realizan Agentes del Grupo de Investigación y Análisis (GIAT) de la Guardia Civil en La Rioja y examinadores de la Jefatura Provincial, a todos los opositores que se presentan a las pruebas para la obtención de los diferentes permisos de conducción, para evitar las suplantaciones de identidad y cualquier tipo de irregularidad e ilegalidad mediante el uso de equipos electrónicos, como pinganillos, móviles y relojes con memoria, durante el desarrollo de los exámenes.

El comportamiento del implicado durante la prueba hizo sospechar a agentes y examinadores de posibles anomalías, por lo que para no interferir ni alterar el proceso de los exámenes esperaron a que finalizara para llevar a cabo su identificación en una sala anexa al aula.

Durante este proceso se pudo constatar como esta persona ocultaba entre su ropa un teléfono móvil, cuya cámara había sido insertada en un agujero realizado en la parte frontal de la sudadera para trasmitir de manera online el examen. En su pecho se localizó un dispositivo receptor de Bluetooth pegado con esparadrapo y en el interior de uno de sus oídos un pequeño audífono.

El equipo que portaba estaba preparado para que durante la realización de la prueba no tuviera que hablar, sino únicamente enfocar con la cámara a la pantalla del ordenador y escuchar las respuestas del examen que le comunicaban desde el exterior por el audífono.

Una vez descubierto se procedió al levantamiento de la correspondiente acta de intervención del material electrónico que portaba, al tiempo que la Jefatura Provincial de Tráfico en La Rioja declaraba a esta persona no apta en el examen para la recuperación de los puntos.

Entre las modificaciones de la Ley de Tráfico, que entrarán en vigor el próximo 21 de marzo, se han incorporado sanciones para estos intentos de fraude en las pruebas para la obtención de los permisos de conducción y otras autorizaciones administrativas para conducir.

Con la nueva normativa esta práctica pasa a ser considerada como una infracción muy grave, sancionada con una multa de 500 euros. Además, el aspirante no podrá volver a presentarse a la prueba en el plazo de 6 meses.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.