Detenido de nuevo el empleado de una gasolinera de Logroño por apropiarse de tarjetas de crédito y realizar cargos

Feria del Esparrago de Dicastillo

El detenido aprovechaba su puesto de trabajo en el descuido de tres de sus clientes, los cuales habían olvidado sus tarjetas de crédito después de realizar una compra en dicha gasolinera, realizó diversos cargos

Agentes pertenecientes a la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Policía de La Rioja, en lo que se ha denominado “Operación Octano”, han detenido a varón de cincuenta y cuatro (54) años de edad, empleado de una gasolinera de Logroño, como presunto autor de tres Delitos de Estafa, el autor fue detenido por los mismos hechos el pasado mes de enero.

Los agentes de la Unidad de investigación iniciaron un estudio de la denuncias por la posible existencia de más perjudicados, en las que las victimas denunciaban la perdida u olvido de sus tarjetas de crédito en determinadas gasolineras y posteriores usos de las mismas, pudiendo constatar la existencia de al menos tres perjudicados más en el periodo de enero hasta este mes de marzo por un importe estafado de más de cinco mil setecientos euros.

El detenido trabajaba como empleado de una gasolinera en Logroño y aprovechando su puesto de trabajo en el descuido de tres de sus clientes, los cuales habían olvidado sus tarjetas de crédito después de realizar una compra en dicha gasolinera, realizó diversos cargos.

Empleado de una gasolinera

Las investigaciones comenzaron el pasado mes de diciembre, a raíz de una denuncia interpuesta en esta Jefatura Superior, en la que la perjudicada informaba que después de realizar diferentes operaciones en una gasolinera, regreso a su domicilio, percatándose que no estaba entre sus pertenecidas la tarjeta de crédito que acaba de utilizar, siendo informada al día siguiente al acudir a su banco para realizar un duplicado de la tarjeta, que le habían efectuado diversos cargos fraudulento, un total de ocho cargos, por un importe de dos mil sesenta (2060) euros.

Tras la denuncia inicial, se inició una investigación por parte de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta, donde las primeras gestiones de los agentes permitieron averiguar que todos los movimientos se habían realizado el mismo día en la que la perjudicada en su denuncia relataba la perdida- sustracción de su tarjeta, concretamente realizados en el intervalo de tiempo posterior a la realización de la compra en la gasolinera, ultimo establecimiento donde había utilizado la victima su tarjeta de crédito. Tras realizar un estudio de las diferentes cargos en los comercios se pudo determinar la completa identidad del autor de los hechos siendo este, el empleado del establecimiento, que tras dejarse al descuido la clienta su tarjeta de crédito tras realizar una compra en la gasolinera, el trabajador “se aprovecho” de la situación para efectuar los cargos.

A raíz de esta primera denuncia los investigadores iniciaron un “estudio” por la posible existencia de más perjudicados, pudiéndose determinar que el mismo varón había estafado a más víctimas, durante el periodo comprendido entre los meses de enero y marzo, así concretamente en el mes de enero una de las victimas denunciaba catorce cargos por un importe de mil novecientos euros, otra de las perjudicadas denunciaba en el mes de febrero, que a través de su tarjeta de crédito le habían efectuados seis compras fraudulentas por un importe de más de trescientos euros, y el tercero de los perjudicado interpone denuncia en el mes de marzo donde da cuenta que tras la compra de dos bombonas de butano en una gasolinera de nuestra ciudad se percato de no poseer su tarjeta de crédito y que posteriormente le habían realizado múltiples compras fraudulentas, efectuadas fundamentalmente en tiendas físicas de la localidad de Logroño mediante el “contactless” del que dispone la tarjeta de crédito, consistente en la posibilidad de abonar el importe mediante la aproximación de la tarjeta bancaria al datafono sin necesidad de introducir clave o numero pin cuando se trata de compras por un importe inferior a veinte euros, sumando un total de mil quinientos euros.

“Modus Operandi”

El autor de los hechos aprovecharía la situación que le otorga el puesto de trabajo para hacerse con las diferentes tarjetas bancarias y así cometer los delitos de estafa, y en especial la estafa cometida mediante el uso de la tarjeta de crédito o debito, obtenida de manera llicta, cuyo destino reside en la realización de compras fraudulentas, en su casi totalidad por internet para alcanzar el limite efectivo del que dispone la tarjeta bancaria o bien hasta que el titular se percata de su ausencia y procede a la anulación.

Al efectuar el varón las compras fraudulentas a través de internet dota al autor de un presumido anonimato considerando que su acción queda impune debido a que se trata de un delito ejercido desde la distancia, mediante el uso de un ordenador o teléfono, cayendo en el error de considerar no haber creado ningún rastro significativo que puede derivar en su identificación.

Por lo que tras la investigación se ha podido determinar la existencia de la menos tres perjudicados más, ascendiendo la cantidad estafada a más de cinco mil setecientos euros, la operación Octano sigue abierta ante la posible existencia de más víctimas.

Los agentes de la Brigada de Policía Judicial procedieron de nuevo a la detención del trabajador siendo este detenido el miércoles dieciocho, tratándose de un varón, de 54 años de edad, de nacionalidad española y con domicilio en Logroño, constándole un antecedente policial a raíz de la última detención efectuada por los mismos hechos en el mes de enero.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.