Detenido en Logroño el «rey del gasóleo», un conocido delincuente

El detenido estuvo diez años en paradero desconocido hasta su comparecencia en noviembre del año 2020 en la Audiencia Provincial de Almería.

Agentes del Grupo de Atención al Ciudadano (GAC) de la Jefatura Superior de Policía de La Rioja  detuvieron el pasado jueves 17 de junio,  a un varón, conocido como “el rey del gasóleo” de 65 años de edad, de nacionalidad Española, el cual se encontraba alojado en un hotel de la ciudad de Logroño.

Fue en un control ordinario cuando los agentes se percataron que se encontraba alojado el ahora detenido, sobre el que constaban dos órdenes en vigor, una de ellas por el Juzgado de Instrucción Número 3 de Madrid y otra Ooden por el  Juzgado de Primera Instancia e  Instrucción Número 3 de Huercal- Overa.

El ahora detenido fue condenado a doce años de prisión y al pago de multas que superan los 7,7 millones de euros más el abono de una deuda con la Agencia Tributaria por encima de los 3,3 millones con los intereses de demora. El “modus operandi” de su actividad delictiva, desarrollada desde su centro de operaciones situado en el polígono industrial de Cantoria (Almeria), consistía en vender a grandes empresas de transporte de la provincia de Almería más de tres millones de litros de gasóleo sin pagar el impuesto especial sobre hidrocarburos. Lo hacía mediante una formidable ingeniería financiera asentada en cientos de transacciones entre sociedades, la mayoría inexistentes o sin actividad real, que fueron desactivas con todo su entramado delictivo en la Operación Torre.

Fue detenido en la Operación Toleum, desarrollada por la Guardia Civil y la Agencia Tributaria, junto con otras 22 personas de nueve provincias que se dedicaban a transformar con sustancias químicas el gasóleo bonificado (tipo B y C), usado en maquinaria agrícola y calefacción, en gasóleo ordinario para su venta en estaciones de servicio no franquiciadas y empresas de transporte con un pingüe beneficio a costa de lo que dejaba de ingresar en las arcas públicas.

En la Operación denominada Aceite del Servicio de Vigilancia Aduanera y la Guardia Civil, se puso al descubierto una compleja maquinaria de evasión de tributos que superó los cuatro millones de euros incurriendo en delitos contra la hacienda pública, falsedad en documento mercantil y blanqueo de capitales, consistente en adulterar el gasóleo con aceites para no pagar el impuesto especial sobre hidrocarburos ni el de minoristas.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.