Detienen en Logroño a una cuidadora y a su hermana por robar las joyas a una mujer de avanzada edad a la que cuidaba una de ellas

La sustracción de las joyas se produjo por la cuidadora, y su hermana vendió las joyas en establecimientos de compra venta de efectos de segunda mano. Aprovechó la confianza que le otorgaba su condición de empleada en las labores del hogar, para acceder a los enseres personales de la víctima y realizar la sustracción.Las autoras de los hechos, son dos mujeres  de 38 y 50 años respectivamente, ambas con domicilio en Logroño y constándole a la primera autora un antecedente policial por un Delito de Apropiación Indebida, careciendo de antecedentes la segunda autora

Agentes de la Policía Nacional de la Jefatura Superior de Policía de La Rioja han detenido a la cuidadora de una mujer de avanzada edad y a su hermana, como presuntas autoras de la sustracción de más de veinte  joyas en un domicilio céntrico de Logroño.

Los hechos fueron descubiertos y denunciados por una de las hijas que convivía en el mismo domicilio que la víctima, al recoger y organizar los enseres y efectos personales de su madre, la cual había fallecido recientemente. Cuando fue a hacer recuento de los objetos de valor que poseía esta se percato que faltaban numerosa joyas, muchas de esas piezas eran recuerdos familiares heredados o adquiridos hace años y de gran valor económico y sentimental.

Los familiares de la victima habían contratado a diferentes empleadas para que se hicieran cargo del cuidado de su madre desde el año 2014 hasta abril del año pasado, mes en el que falleció la víctima.

Por tales hechos, y al descartar cualquier otro tipo de tipo de robo en el propio domicilio, los investigadores sospecharon de la participación de alguna de las cuidadoras  que en los últimos años habían trabajado para ella.

Los agentes policiales comprobaron que en la vivienda habían trabajado en varios ocasiones y con diferentes funciones (cuidadoras, empleadas de hogar y asistentes personales) iniciando las investigaciones oportunas para determinar la identidad estas personas y cuáles de ellas pudieron tener pleno acceso a las joyas.

Tras las labores de investigación, en una de las pesquisas realizadas, los agentes comprobaron que varias joyas habían sido vendidas en diferentes fechas en dos establecimientos de compra venta de efectos de segunda mano, por una mujer que tenia los mimos apellidos que una de las sospechosas. Los agentes a través de los registros policiales comprobaron que eran las mismas joyas que habían sido sustraídas, determinando a la vez que la mujer que las había enajenado era la hermana de una de las empleadas.

Esta cuidadora, había trabajado para la víctima en el periodo comprendido entre los meses de Julio del año 2016 y Octubre del año 2016,  y los efectos, fueron vendidos por la hermana, fundamentalmente en el periodo en el que la cuidadora se encontraba trabajando para la víctima.

Tras acabar con las investigaciones, los agentes de la Brigada de Policía Judicial procedieron a la detención de la cuidadora y de su hermana como autoras de la sustracción de las joyas, una de ellas como autora material y la otra como cooperadora necesaria.

No se ha podido determinar el valor total de mercado las joyas sustraídas debido al tiempo transcurrido y fundamentalmente al tratarse de joyas familiares heredadas o adquirida hace muchos años, ni tampoco se ha podido determinar el número exacto de las misma ya que las hijas desconocen con exactitud el número de piezas que su madre poseía,  si bien en la venta de varias de las piezas, las autoras obtuvieron un beneficio de mas tres mil euros (3000 euros ), siendo este valor del oro en pesaje, sin tener en cuenta más detalle, ni el valor original de las piezas. Por lo que los perjudicados para calcular el valor real de las joyas deberán acudir a un joyero especializado para realizar una tasación económica real, aunque es de suponer que el valor será muchísimo mas elevado.

En el mismo sentido dado el tiempo transcurrido, ya que las ventas se realizaron en  el año dos mil dieciséis (2016), no se han podido recuperar las jotas sustraídas, ya que ambos establecimientos han procedido a la fundición de las joyas.

La autora aprovechó la confianza que le otorgaba su condición de empleada en las labores del hogar, para acceder a los enseres personales de la víctima y realizar la sustracción, disponiendo de una llave para entrar en el domicilio de la víctima.

Las autoras de los hechos, son dos mujeres  de 38 y 50 años respectivamente, constándole a una de ellas un antecedente policial por un Delito de Apropiación Indebida, careciendo la otra de antecedentes.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.