El Alto Cidacos apuesta por el Geoparque frente a los eólicos

El yacimiento paleontológico de La Virgen del Campo, ubicado en Enciso, se ha  convertido este domingo, 25 de abril, a partir de las 11 de la mañana, en un auténtico  paraninfo al aire libre para acoger una nueva acción enmarcada en el conjunto de movilizaciones que la Plataforma por el Desarrollo Sostenible del Alto Cidacos lleva protagonizando esta primavera en contra de la macro instalación eólica Los Cruzados. Se trata de la última prevista antes de la manifestación convocada el próximo viernes en  Logroño junto a la Plataforma por el Progreso de las Tierras Orientales de La Rioja.  Concebida como actividad divulgativa, GEOPARQUE, SÍ; MEGA PARQUE, NO se ha  articulado en torno a cinco charlas breves, impartidas por profesionales de diferentes ámbitos, a través de las cuales los asistentes han recibido información especializada  sobre los tremendos recursos patrimoniales y naturales que atesora la comarca. Una  propuesta tan original como didáctica y novedosa, ideada para reivindicar aquello que  se quiere defender: territorio, identidad, cultura, memoria colectiva, patrimonio material  e inmaterial, en definitiva, el conjunto de elementos que conforman y alimentan a las  comunidades, que construyen los lugares que habitamos. 

Algo más tarde de la hora prevista y, tras la presentación de las distintas  ponencias, ha comenzado este peculiar ciclo de conferencias que se ha desarrollado  en grupos de 60 personas y establecido en dos turnos consecutivos con objeto de  respetar el carácter íntimo del acto. 

Susana Gómez, gestora de la Reserva de la Biosfera, ha presentado  “Reconocimientos internacionales y ambientales en el Alto Cidacos”. Su discurso, cargado de referencias mitológicas y leyendas rurales, ha defendido el valor de la citada categoría y el “Destino Turístico Starlight”. El valle cuenta con ambos reconocimientos  concedidos por la Unesco, pues, cumple los requisitos establecidos para ello: estrecha  vinculación entre territorio, sostenibilidad y protagonismo de la población local en el  pasado, presente y futuro. Al hablar del “Patrimonio forestal en Enciso”, Marta  Cejudo, ingeniera de montes, ha afirmado: “Es RIQUEZA, con mayúsculas; en  ocasiones, de manera tangible: leñas, pastos, caza, setas o ecoturismo, pero, también, y  no menos importante, de manera intangible”. Seguidamente, ha analizado cuáles son los principales hábitats forestales enciseños, por qué destaca cada uno de ellos,  identificado sus principales fortalezas y sus peores amenazas. Nadia Las Heras, grado  en Biología y máster en estudios avanzados de flora y fauna ha destacado en su  exposición, “Flora y Fauna en el Alto Cidacos”, la necesidad de convertir en  imperativo la protección y fomento de la variada biodiversidad existente, asimismo, ha  señalado la especial protección que debe dedicarse a especies en peligro de extinción o  recuperación, como el cangrejo ibérico o el visón europeo. Bajo el título, “El paisaje  construido”, Ramiro Palacios, licenciado en Geografía e Historia y consultor  independiente en el sector agrario y alimentario, se ha centrado en las singulares  construcciones aterrazadas que, desde hace siglos, no solo configuran, enriquecen los paisajes y favorecen la reforestación en el Alto Cidacos; al respecto, ha señalado que  “son almacenes de fertilidad, escritura de los campesinos sobre las montañas, formas  de conocer, transformar y vivir el territorio”. 

Finalmente, Angélica Torices, directora de la Cátedra de Paleontología de la  Universidad de La Rioja, acompañada de las 500 huellas de dinosaurio que alberga La  Virgen del Campo, se ha dirigido a todo el público congregado. En su exposición, “El  patrimonio paleontológico como motor de desarrollo económico”, ha explicado: “esta región atesora uno de los registros más importantes de huellas de dinosaurios del  mundo, más de 150 yacimientos descritos y 10.000 huellas estudiadas. Además, ese  registro paleontológico, que se remonta 500 millones de años atrás, concentra la historia  de la vida en la Tierra y constituye una herramienta múltiple: científica, divulgativa,  educativa, turística y socioeconómica”. Por último, ha destacado la vital importancia que  supondría obtener el sello Geoparque Unesco para revitalizar la región y advertido  sobre la seria amenaza que lo impediría, la implantación en el Alto Valle del Cidacos de  un descomunal parque eólico como se pretende en el proyecto Los Cruzados.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.