Inician los trámites para llevar a cabo un  proyecto de regeneración urbana en el barrio de Lobete

El primer paso es que este espacio sea declarado Entorno  Residencial de Rehabilitación Programada (E.R.R.P.), de acuerdo con  el Real Decreto 853/2021 de 5 de octubre.

De este modo, las comunidades de propietarios de esta zona podrán acogerse al programa de ayudas europeas en materia regeneración  urbana y eficiencia energética de los edificios.

En las próximas semanas se pondrá en marcha un período de  exposición pública del proyecto durante un mes.

El Ayuntamiento de Logroño ha iniciado los trámites para que el barrio de Lobete  sea declarado Entorno Residencial de Rehabilitación Programada (E.R.R.P) y  poder optar así al programa de ayudas para la rehabilitación de viviendas y la  mejora de su eficiencia energética, tal y como han informado esta mañana el  concejal de Patrimonio, Adrián Calonge, y el edil de Servicios Sociales y Desarrollo  Comunitario, Iván Reinares. 

Tras delimitar la zona de intervención, el Consistorio solicitará en los próximos días al  Gobierno de La Rioja que este espacio sea declarado E.R.R.P. de acuerdo con el Real  Decreto 853/2021 de 5 de octubre, por el que se regulan los programas de ayuda  europea en materia regeneración urbana y eficiencia energética a través del Plan de  Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España. 

La zona delimitada combina edificios residenciales muy similares constructivamente y  muy poco eficientes, con una calefacción de distrito de bajo rendimiento y de  combustibles fósiles, de las décadas de los 70-80, así como una composición de  cerramientos prefabricados de hormigón de muy baja calidad térmica, ya que se  construyeron en 1976, antes de la primera normativa energética española de 1979. 

La delimitación de Lobete está formada por parte de las calles Obispo Fidel, Duquesa de  la Victoria, Obispo Lepe, Obispo Rubio Montiel, San Juan Pablo II y avenida de Lobete. 

Estos aspectos convierten a esta zona en un entorno de oportunidad para la reducción  conjunta de demanda de calefacción, el consumo de energía primaria no renovable y las  emisiones de CO2, lo que permitiría actuaciones de alta viabilidad técnica, económica y  constructiva. 

“Lo que hoy presentamos es la apuesta del Equipo de Gobierno por la regeneración  urbana de Logroño con el primer paso la creación de entornos E.R.R.P. en Logroño. La elección de este barrio es fruto de la cooperación y la coordinación entre la Dirección  General de Política Territorial, Urbanismo y Vivienda del Gobierno de La Rioja, el  Instituto de la Vivienda de la Rioja (IRVI) y el Ayuntamiento de Logroño, previo análisis  de los edificios y de los condicionantes residenciales, socioeconómicos, edificatorios y  ambientales del conjunto”, ha señalado el concejal de Patrimonio, Adrián Calonge. 

“Este espacio propuesto como Entorno Residencial de Rehabilitación Programada cuenta actualmente con 1 415 habitantes, de los que el 45% forma parte de los grupos  más vulnerables (menores de edad y mayores de 65 años). Además, según datos del  INE, sus vecinos cuentan con una menor renta neta media por hogar y persona que la  media de la ciudad”, ha señalado el concejal de Desarrollo Comunitario, Iván Reinares. 

Edificios de muy baja calidad térmica y ahorro energético 

En este espacio se ubican cinco edificios públicos y 19 edificios residenciales, que  corresponden a 34 portales y 688 viviendas, que forman parte del Plan Parcial Lobete,  desarrollado en el año 1962. Por esta razón, únicamente existen cinco referencias  catastrales para el total de los edificios residenciales del mismo. 

En lo relativo a la tipología, los edificios residenciales fueron construidos entre 1976 y  1986, la mayoría de ellos antes de la primera normativa energética española de 1979. En  general, son edificios de muy similares por características arquitectónicas, volumétricas y  constructivas, lo que permite un alto grado de replicabilidad en las soluciones de  regeneración y eficiencia energética que se adopten y permitiría una mayor eficiencia y  agilidad en las intervenciones. 

“En este sentido, 13 de los 19 edificios de la zona delimitada tienen una composición de  cerramientos prefabricados de hormigón de muy baja calidad térmica. A esto se suma la  existencia de una calefacción de distrito, compuesta por un módulo de calderas exterior  que canaliza y surte de energía a los edificios mencionados. Esto hace que el potencial  ahorro energético y de emisiones sea muy elevado. Y a su vez, la similitud constructiva  de los edificios de la zona permite un planteamiento ambicioso de actuación en una  escala importante para la magnitud de la ciudad de Logroño”, ha añadido el concejal  Adrián Calonge. 

Respecto al espacio público dentro del ámbito de actuación, actualmente se limita  exclusivamente a los viales y aceras existentes con una configuración de calle  convencional, con carril de circulación en ambos sentidos y aceras de escasa entidad a  ambos lados.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.