El Ayuntamiento de Logroño implanta un sistema de control de riego inteligente en zonas verdes que supone un ahorro estimado de agua del 32 %

José Manuel Zúñiga ha subrayado que “cada vez somos más conscientes de que el agua es un bien escaso que debemos controlar”, por ello el Ayuntamiento de Logroño adjudicó el pasado año un contrato de suministro e instalación de dispositivos de control de riego y control climático para zonas verdes de la ciudad por un importe de 86 000 euros.

“Se trata de la primera vez que en Logroño se implanta un sistema de esta magnitud y de estas características para provocar un ahorro real y tangible de agua, a través un sistema puntero que funciona a través de la medición de la humedad del terreno para valorar las necesidades de riego”, ha reseñado el concejal, quien también ha explicado que “Logroño dispone de más de 150 hectáreas de parques urbanos, a los que aproximadamente se dedica más de un hectómetro cúbico de agua de riego, lo que además supone un consumo de energía alto”.

En este contexto, ha añadido, “las mejoras innovadoras y los avances tecnológicos nos ayudan a que podamos ser más eficientes y sostenibles con este bien básico del que disponemos, por lo que la implantación constante de sistemas de telegestión inteligente en los sistemas de riego en los parques y zonas verdes de la ciudad pretende lograr importantes reducciones en los consumos, tanto de agua como de energía”.

“Se trata de un proyecto que permite avanzar hacia el objetivo estratégico de incrementar la sostenibilidad de los parques y jardines, a través de la reducción de los consumos de agua y de energía, y también progresar en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), concretamente el número 6 (agua), número 7 (energía), número 11 (ciudades sostenibles) y número 13 (acción por el clima), así como continuar en nuestra hoja de ruta para aspirar a la capitalidad verde”, ha precisado José Manuel Zúñiga.

Por otro lado, las nuevas instalaciones implementan una red de control de la calidad del aire en la ciudad, como un medio importante para realizar un seguimiento de los sumideros de CO2 generados por las zonas verdes, así como incluir también una estación meteorológica para la medición de los parámetros atmosféricos y mayor control en las necesidades hídricas de las diferentes especies vegetales”, ha destacado el concejal de Medio Ambiente.

La solución implantada supone incrementar el control eficiente de los riegos en cerca de 18,3 hectáreas de parques de Logroño (183 332 metros cuadrados), mediante nuevos sistemas de control de riegos y sistemas de comunicación.

La cantidad de dispositivos instalados son: 122 unidades receptor de campo descentralizado de dos estaciones; 10 unidades receptor de campo para centralizar el control de programadores de riego de cuatro o de seis estaciones; 3 estaciones de medición de la polución urbana para la toma de datos sobre diferentes variables físicas, químicas y ambientales; una estación meteorológica; cuatro medidores de humedad del suelo; y una plataforma de control donde se integran los programadores y la sensórica (humedad de suelo, estaciones de polución y atmosférica).

La superficie de zonas verdes cubiertas con esta tecnología instalada es de 183 332 metros cuadrados, lo que supondrá un ahorro estimado de agua de un 32% sobre el consumo habitual, es decir, sin un sistema inteligente de riegos.

“En consecuencia”, ha explicado el concejal, “se pasará de los 75 166 metros cúbicos de agua consumida antes de la instalación de los nuevos dispositivos (media aproximada de diferentes años climáticos), a los 51 112 metros cúbicos de agua consumida que esperamos haya después de instalar los nuevos equipos, lo que se traduce en un ahorro de 24 000 metros cúbicos de agua”, ha señalado José Manuel Zúñiga.

En este sentido, el concejal de Medio Ambiente ha incidido en la necesidad de seguir adoptando este tipo de intervenciones y ha recordado que “los sistemas de riego inteligentes son clave para reducir el gasto de agua en las ciudades, ya que según estudios de universidades como la Politécnica de Madrid, el riego de parques, jardines y zonas verdes de espacios deportivos se lleva casi el 60 % del agua de las ciudades”.

En este contexto, ante el cambio climático y la variación ya constatada y demostrada sobre los cada vez más frecuentes episodios de sequías, “el uso de sistemas de riego inteligentes, con base en datos climáticos y de humedades del suelo, son una alternativa eficaz a los sistemas tradicionales, porque incluyen técnicas que tienen como objetivo determinar las necesidades hídricas de las plantas y mejorar los criterios de riego para minimizar la pérdida de agua y promover un consumo óptimo del agua como un recurso natural esencial para el sostenimiento de la vida”, ha explicado.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.