El Ayuntamiento de Logroño integrará la lengua de signos en diferentes servicios municipales

El concejal de Servicios Sociales celebra con la Asociación de  Personas Sordas de La Rioja el Día Nacional de las lenguas de signos  españolas. La Fuente Murrieta y la Puerta del Revellín se iluminarán de azul  turquesa para conmemorar esta efeméride.

El Ayuntamiento de Logroño integrará la presencia de la lengua de signos en  diferentes servicios municipales, según ha informado esta mañana el concejal de  Servicios Sociales y Desarrollo Comunitario, Iván Reinares, en el Día Nacional de  la Lenguas de Signos Españolas. 

El concejal ha adelantado que el Ayuntamiento está preparando un pliego que recoge  diferentes inquietudes y propuestas de la Asociación de Personas Sordas de La Rioja, así como de la persona que ha realizado el servicio de intérprete de lengua de signos los  últimos años, con el que se pretende asegurar que “allí donde haya una persona sorda o  sordociega esté presente la lengua de signos”. 

El concejal de Servicios Sociales y Desarrollo Comunitario ha detallado que, tras quedar desierto el pliego que daba continuidad al servicio, “hemos planteado una modernización  del mismo, que ofrezca nuevas posibilidades, en entornos culturales, con presencia  física o mediante nuevas tecnologías, en diferentes servicios municipales”. 

Iván Reinares ha destacado que el Ayuntamiento de Logroño siempre ha estado en la  vanguardia de los apoyos en lengua de signos para los trámites municipales y ruedas de  prensa durante los meses de más duro confinamiento en la pandemia. 

“Entendemos la accesibilidad como un derecho que abre la puerta a más derechos, y en  este caso en particular sin lengua de signos no hay respeto al otro, ni igualdad de  oportunidades, ni verdadera inclusión”, ha señalado Reinares. 

Hoy, 14 de junio, se celebra el Día Nacional de las Lenguas de Signos Españolas. “En  este día queremos estar junto con la Asociación de Personas Sordas de La Rioja para  destacar la importancia de la lengua de signos en la vida de las personas sordas, por  eso”, ha subrayado. “Esta entidad junto a su red asociativa ha hecho posible que estas  lenguas sean valoradas en la sociedad”.

El Día Nacional de las Lenguas de Signos Españolas se adoptó en 2014 en Consejo de  Ministros. Desde entonces se conmemora cada 14 de junio porque ese mismo día de  1936, cuando se constituyó la Confederación estatal de personas sordas.  

En este sentido, la Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE) ha recordado que  “allí donde haya una persona sorda o sordociega, debe estar presente la lengua de  signos”. Además, han señalado que estas lenguas son determinantes para asegurar la  participación plena de las personas sordas en el entorno, así como su acceso a la  información y a la comunicación. 

Junto con otras instituciones de toda España, entre ellas el Congreso de los Diputados y  el Senado, “desde el Ayuntamiento nos sumamos a la celebración de este día  iluminando la fuente Murrieta y la puerta del Revellín, de azul turquesa, color que  identifica a la comunidad sorda”, ha concluido Reinares. 

Por su parte, la agente de desarrollo de la comunidad sorda (ADECOSOR), Natalia  Mejías, ha informado que hoy, Día Nacional de las Lenguas de Signos Españolas, harán  entrega en la Biblioteca Rafael Azcona, a partir de las 18:00 horas, de los premios del I  Concurso de Canción en Lengua de Signos Españolas en el que han participado ocho  colegios de La Rioja: CEIP Casalarreina, CEIP Eduardo González Gallarza de Lardero,  CEIP Obispo Ezequiel Moreno de Alfaro, CEIP San Felices de Bilibio de Haro, CEIP  Doctor Castroviejo, CEIP Madre de Dios, CEIP Navarrete el Mudo y el CPEE Marqués  de Vallejo. 

Manifiesto  

Asimismo, en esta jornada el colectivo de personas sordas reivindican en un manifiesto  un compromiso político y social con las personas sordas y la presencia de la lengua de  signos españolas en las políticas públicas. 

En el Día Nacional de las Lenguas de Signos Españolas, la Confederación Estatal de  Personas Sordas revindica que allí donde haya una persona sorda, una persona  sordociega, esté presente la lengua de signos.  

Para muchas personas sordas y sordociegas, aclaran, el uso de la lengua de signos  española y catalana es determinante para asegurar su participación plena en el entorno,  para el acceso a los diferentes bienes y servicios, a la información y a la comunicación.  

“Hablar de lengua de signos es hablar de derechos. Del derecho a expresarse y ser  atendido en tu lengua, del derecho a comunicarte en tu lengua en cualquier ámbito, del  derecho a aprender en tu lengua, del derecho a recibir información en tu lengua. Es  hablar de respeto al otro, de oportunidades, de igualdad. Porque sin lengua de signos,  todo se vuelve nada. Porque sin lengua de signos, no hay verdadera inclusión”, apuntan.  

La principal fortaleza de las lenguas de signos, detallan, “es que son indispensables.  Lenguas únicas, insustituibles e irrenunciables”, por eso reivindican:

1. La protección y preservación de la lengua de signos española y la lengua de  signos catalana a través de su incorporación en la Constitución Española, y en la  Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias. 

2. La declaración de las lenguas de signos en España como manifestación  representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial. 

3. El desarrollo de un reglamento específico sobre las lenguas de signos españolas  desde la perspectiva de los derechos lingüísticos, que permita a las personas  sordas acceder a los servicios y recursos disponibles para el conjunto de la  ciudadanía a través de su lengua natural. 

4. La elaboración de una Estrategia Nacional sobre enseñanza, uso, protección y  promoción de las lenguas de signos españolas, que asegure, entre otras cosas,  su aprendizaje, conocimiento y aplicación tanto en el ámbito de la atención  temprana como en el sistema educativo.  

5. El reconocimiento y regulación del perfil profesional de las personas sordas  especialistas en lengua de signos que desempeñan distintas funciones relativas a  la enseñanza y aprendizaje, promoción, difusión de las lenguas de signos  españolas.  

6. La baremación del conocimiento de la lengua de signos española y la lengua de  signos catalana en el acceso al empleo público de las personas sordas y en la  provisión de puestos de trabajo con tareas de atención directa al público. 

7. La defensa del rigor y la calidad lingüística de los contenidos signados en  televisión, en servicios de interpretación y de los cursos para aprender lengua de  signos española y catalana. 

8. La consideración de las lenguas de signos españolas como garantes de igualdad  y no discriminación en cualquier tipo de legislación.  Las lenguas de signos, resaltan, “nos permiten ser libres. Ser independientes. Elegir.  Aprender. Aportar. Crecer. Decidir por nosotras mismas. Ser diversas. Empoderarnos.  Insistir. Confiar. Avanzar. Tener sueños cumplidos y sueños por alcanzar. Vivir”.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.