El Ayuntamiento realiza operaciones de buceo en la presa de La Grajera para el mantenimiento de instalaciones de electrobombeo

El concejal de Medio Ambiente, José Manuel Zúñiga, ha detallado las características de esta actuación, “con la que se pretende proceder a la reparación del sistema de bombas instaladas a pie de presa en el embalse de La Grajera”. En este sentido, ha explicado que “para llevar a cabo este mantenimiento se hace imprescindible el corte de la salida del agua de la presa y para este fin existe una válvula de corte que, debido a su antigüedad (unos veinte años), en este momento no es posible el corte del flujo del agua al cien por cien”.

Por esta razón, “la alternativa para solucionar el problema del corte del flujo del agua pasa por obturar la conducción existente aguas adentro del embalse, por lo que se requiere de la colaboración en los trabajos de equipos de submarinismo y buceo”, ha precisado el concejal de Medio Ambiente.

“Dado el calibre de gran dimensión que posee la conducción de la salida de agua se descartaron otras posibilidades de actuación, como la criogenización”, ha indicado José Manuel Zúñiga, quien ha subrayado que “en este caso, para llevar a cabo la reposición de las válvulas hemos optado por la solución del buceo”.

Los trabajos que se llevan a cabo en la presa por parte de los equipos submarinistas son, paso por paso: la colocación de un compresor de aire para el hinchado y deshinchado del obturador; el descenso de un buzo con un balón obturador hasta el fondo del embalse; la búsqueda del conducto de salida de agua; la colocación del balón obturador; el hinchado del obturador; control constante de la operación con tres submarinistas en la superficie; la reposición de la válvula de compuerta averiada; el deshinchado del obturador y finalmente el desmantelamiento de la instalación neumática.

La previsión es que todas estas labores puedan llevarse a cabo en unas ocho horas de trabajo, durante las cuales los equipos de buceo realizan varias inmersiones bajo el agua, a unos doce metros de profundidad, en el pie de la presa.

El concejal de Medio Ambiente ha señalado que “el parque de La Grajera es un pulmón natural de gran importancia para la ciudad, un refugio de flora y de fauna, un espacio natural protegido que está en primera línea de la promoción, defensa y conservación para esta Concejalía”.

No en vano, ha precisado, “las actuaciones e inversiones municipales en este espacio natural son constantes y se han intensificado en los últimos años, ya que somos conscientes de su gran riqueza natural, además de que es uno de los principales lugares de ocio para la ciudadanía logroñesa”.

De este modo, ha recordado, “durante los últimos años se han llevado a cabo labores de limpieza, mejora y reforestación en diferentes zonas, con plantación de arbolado, especies arbustivas y plantas herbáceas, así como mejora en las instalaciones recreativas de asadores adoptando medidas de seguridad que cumplan con la normativa de prevención de incendios y también labores de control vegetal de los cañizales en varias áreas, para evitar sedimentaciones excesivas en su perímetro”.

También ha recordado “la reciente implantación del primer plan de emergencia de la presa, con el que se han establecido, por primera vez, las medidas preventivas para minimizar el riesgo a la ciudadanía ante una eventual rotura, con un proyecto que incluyó la construcción de una sala de emergencia y centro de control, un sistema de comunicaciones y un sistema general de alarmas”.
Asimismo, ha subrayado que en los últimos años “se ha potenciado la labor educativa y divulgativa medioambiental para la ciudadanía, que se desarrolla a través de las múltiples actividades del Aula Medioambiental a lo largo del año, como talleres, salidas, concursos y otras iniciativas”.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.