El calentador de manos para no pasar frío en la oficina de Leku Pads

Publicidad

Las manos son una de las zonas del cuerpo más vulnerables en invierno. La manera más sencilla y común de protegerlas es el uso de guantes. Sin embargo, esta opción no es válida cuando se deben llevar a cabo actividades cotidianas como el trabajar durante largas jornadas frente al ordenador.

Las personas especialmente frioleras frecuentemente se topan con el inconveniente de sentir las manos paralizadas o con una notable disminución de la movilidad, lo que afecta directamente a su productividad laboral. Eso sin contar con que, en casos extremos, las bajas temperaturas llegan a ocasionarles dolor intenso.

Pensando en todo eso, una pequeña empresa española ha desarrollado un calentador de manos de bajo consumo, denominado Leku Pads. Se trata de una alfombrilla que se coloca debajo del teclado y el ratón y que se conecta a la corriente eléctrica para irradiar calor.

Disponible en Amazon

De momento, el punto de venta oficial de Leku Pads es Amazon, donde es posible elegir entre tres colores diferentes: negro, turquesa y rosa palo.

Los creadores de este producto explican que en la esquina superior del lado izquierdo de la alfombrilla se ubica un selector táctil de potencia. Este permite regular fácilmente el nivel de calor que el usuario quiera mantener.

Este calentador de manos tiene 80 centímetros de largo por 33 centímetros de ancho. Estas dimensiones están calculadas para que quepan un teclado estándar, un ratón y sobren unos centímetros a cada lado para que el usuario pueda apoyar las manos mientras no esté tecleando.

Por otro lado, la marca menciona que la superficie de la alfombrilla es de poliuretano. Este material es resistente a la salpicadura de líquidos y se limpia fácilmente con un paño húmedo.

Compatible con todos los ratones

La empresa también aclara a los potenciales clientes que no deben preocuparse por dificultades con el desplazamiento y la funcionalidad del ratón, ya que la alfombrilla es compatible con todo tipo de ratones. De hecho, el material optimiza el deslizamiento.

Asimismo, la empresa destaca que el producto no está pintado, sino que el color proviene del propio material. Esto garantiza una gran durabilidad del calentador de manos para ordenador, puesto que la superficie no comienza a lucir descolorida con el paso del tiempo.

Bajo consumo

En cuanto a la conexión a la corriente eléctrica, la almohadilla cuenta con enchufe europeo y es de bajo consumo. Otra ventaja es que cuenta con un sistema de seguridad automático que apaga el dispositivo tras cuatro horas de funcionamiento continuo. Además, es importante mencionar que este producto cuenta con certificados de seguridad y gestión de residuos europeos (CE, RoHS y RAEE).

Finalmente, la marca remarca que desea que su creación ayude a las personas que necesitan una alternativa práctica y de bajo consumo para poder trabajar de manera cómoda en el ordenador cuando hay condiciones de frío.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.