El concejal de Medio Ambiente logroñés destaca la naturalización de los espacios verdes en el balance del primer año del Escudo Verde

El concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Logroño, José Manuel Zúñiga,  ha presentado esta mañana el balance del programa ‘Escudo Verde’ que se puso  en marcha hace un año para poner las capacidades y los recursos verdes de  Logroño al servicio de la salud y el bienestar de las personas. 

Escudo Verde, ha recordado, es un programa municipal que tiene cuatro objetivos:  “reconstruir mejor Logroño, lo que significa restaurar el patrimonio verde de la ciudad y  lograr un nuevo urbanismo verde con menos césped y con más árboles y arbustos;  lograr un Logroño más natural y más logroñés en su medio ambiente; modernizar  la gobernanza ambiental de Logroño, con más recursos humanos verdes y servicios  más técnicos y más especializados; y avanzar en sensibilización y en educación para  el medio ambiente”.  

Las actuaciones realizadas durante este año, ha señalado, “se han enfocado en la  naturalización de los espacios verdes de la ciudad, tal como recomiendan las Naciones  Unidas para poder conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), para contar  con un desarrollo ecológico al servicio de la salud pública y la transformación social”. 

El concejal ha destacado que “la naturalización de nuestros espacios busca evitar la  pérdida de biodiversidad en la ciudad, permitiendo que tanto la fauna como flora  encuentren cobijo y alimento en los entornos urbanos, y minimizar así los efectos del cambio climático”. 

Este Equipo de Gobierno, ha indicado, “se ha comprometido a este proceso de  naturalización en toda la ciudad conn el que se persigue que las zonas verdes sean  espacios de vida y no solo decorativos. Los resultados de estas actuaciones se podrán  observar en unos años, cuando se establezca un equilibrio entre todos los intervinientes  de nuestro paisaje bioclimático”. 

Los resultados en cuanto aumento de fauna y flora todavía se están analizando pero es  evidente que se puede observar mayor número de especies vegetales en nuestros  parques y más aves.  

Las principales actuaciones del programa Escudo Verde se han centrado en el aumento  de la plantación de arbolado, la naturalización de praderas de césped y la naturalización  de alcorques.

Aumento de plantación de árboles y arbustos 

Durante el primer año del Escudo Verde, “se han plantado más de 3.600 árboles y  arbustos para reponer y aumentar la masa arbórea de la ciudad. En algunos casos se ha  contado con la colaboración de asociaciones y centros educativos”, ha apuntado Zúñiga. 

“Nuestro objetivo -ha dicho- es conseguir una masa arbórea sana y segura con un uso  eficiente de los recursos disponibles; rediseñar la ciudad, equilibrando el verde en los  distritos y aumentando su calidad y potencial; incrementar la resiliencia de la ciudad ante  retos futuros como el cambio climático; aumentar la biodiversidad y los beneficios  medioambientales, sociales y económicos que nos proporcionan los árboles” 

“Nuestro propósito es seguir aumentando la masa forestal por toda la ciudad para  hacerla más sostenible y amigable, en la que sea más agradable pasear al resguardo de  sombra. En definitiva, seguir haciendo crecer el Escudo Verde que nos protege del ruido,  de la contaminación, nos da sombra en verano y favorece la biodiversidad, esa que nos  puede proteger de futuras pandemias”. 

Naturalización de las praderas  

El concejal de Medio Ambiente ha explicado que la naturalización de las praderas se ha  conseguido al dejar el césped a mayor altura y aumentar la periodicidad del riego en  función de su localización en la ciudad, realizándose un 75% menos en parques  extensivos; un 50% en parques medianos y aumentándose la altura de corte de siega en  un 70%. Sin embargo, en las zonas céntricas se ha mantenido el número habitual de  siegas y la altura de corte”.  

Estas medidas, según Zúñiga, “han tenido como consecuencia un ahorro energético de  combustibles, agua y energía eléctrica”. 

Respecto a los riegos, la estrategia de naturalización de espacios verdes “ha permitido la  reducción de un 33% de la frecuencia de riegos, excepto en las zonas céntricas, lo que  ha motivado un ahorro considerable de agua. En concreto, al dejar el césped a una  mayor altura se ha logrado reducir en la campaña 2020 entre un 10-15% las  necesidades de agua para riego”. 

Además, ha comentado, “las calvas que se observaban otros años en las praderas se  han reducido en un 80%. Estamos viendo praderas floridas de manera natural con  especies locales que hasta ahora no habíamos observado en su plenitud, como los  tréboles rosa y blanco, los dientes de león, las margaritas, los zapatitos de la virgen o  trébol criollo”. 

Naturalización de alcorques 

Con esta actuación, se están transformando los espacios áridos que rodean los árboles  en espacios con vida. El resultado vegetativo es excelente, ya que actualmente es  posible diferenciar más de cinco especies distintas en cualquier alcorque”.

Esta naturalización controlada de alcorques se ha realizado de tres formas. En los  denominados alcorques autóctonos se ha dejado que sean regenerados por vegetación  oportunista o espontánea; los denominados alcorques delicados han sido intervenidos  con la plantación de gramíneas u otras especies; y en otros alcorques se han sembrado  especies rústicas seleccionadas para que su floración se solapen y alarguen en el  tiempo”. Todos ellos son controlados para que esta vegetación no invada la acera o  impida un itinerario peatonal adecuado”. 

El objetivo del programa ‘Escudo Verde’, ha subrayado, “es lograr un Logroño más  natural y más logroñés en su medio ambiente, restaurar el patrimonio verde de la ciudad  y lograr un nuevo urbanismo verde con más árboles y arbustos”. 

El concejal de Medioambiente ha subrayado que “un Logroño más verde y natural es un  Logroño con más salud y más vida. Mejorar la biodiversidad es totalmente necesario  para estar más protegidos y ganar en salud. Desde el Ayuntamiento estamos  convencidos de que tenemos que seguir impulsando y conservando el medio ambiente.  Este es el camino para hacer crecer Logroño verde y lograr así una ciudad resiliente,  fuerte y con salud. El medio ambiente es nuestro mejor aliado y verde que crece es  verde que protege”.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.