El COVID-19 perjudicó la campaña de espárragos en La Rioja

La incertidumbre en torno al incremento de los precios se cierne sobre la Indicación Geográfica Protegida Espárrago de Navarra (IGP), que engloba también a los productores aragoneses y riojanos.

El sector hortícola de La Rioja, que comenzó su cosecha de espárragos la última semana de marzo y durará hasta mediados del mes de junio, continúa pendiente sobre cómo afectará la situación de la crisis económica del coronavirus con la venta de uno de sus productos más populares de la provincia.

Elías Gil, agricultor cerverano, es el único vocal riojano del Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Espárrago de Navarra, que engloba a una gran cantidad de productores navarros, aragoneses y riojanos. 

De forma concreta, en la comunidad autónoma son 38 los términos municipales que lideran esta marca. Sin embargo, el espárrago sigue siendo un cultivo poco atractivo para los jóvenes agricultores, que prefieren las viñas a pesar de que este vegetal es más cómodo y fácil de compaginar con otros cultivos.

Según Gil, la situación continúa siendo mala por la crisis económica. “El espárrago fresco se vende en tiendas, restaurantes y mercadillos. Pero con el problema del coronavirus la gente no sale, no consume y esto puede afectar negativamente a productos de temporada como este. Hay malas perspectivas de venta”, lamenta.

A pesar de la incertidumbre, el sector aún mantiene un rayo de esperanza gracias al interés que se ha observado por este cultivo durante los últimos años. Desde que en 2013 se alcanzó el pico más desolador para el producto en La Rioja, las esparragueras han ido ganando terreno y multiplicando su producción. Pero además de esto, el éxito de los espárragos riojanos también se debe a sus principales beneficios para la alimentación diaria. No obstante, según señalan desde la Fundación Española de la Nutrición (FEN), hortalizas como los espárragos son una fuente de vitamina B1 y vitamina C, por lo que su consumo es favorable para la estabilidad de las células y el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

Por otra parte, cabe mencionar que el panorama de esta hortaliza también ha sucumbido al paso de los años. Tras el boom en los años ochenta, cuando la Denominación Navarra contaba con más de 10,000 hectáreas (3000 de ellas en el territorio de La Rioja), la hortaliza no ha hecho más que disminuir su producción y ahora son 1400 hectáreas entre Navarra, La Rioja y Aragón

Asimismo, la entrada de espárrago procedente de China y Perú provocó el desastre. Sin embargo, en los últimos años Navarra ha incrementado su superficie en 400 o 500 hectáreas con la entrada de gente joven en el sector hortícola.

Elías Gil, mientras tanto, continúa trabajando en el frío nocturno y este año ya ha plantado una media hectárea que se suma a su esparraguera de diez metros cuadrados que ya está en producción. Diariamente, el agricultor lleva el producto a la fábrica de conservas El Juncal (Navarra), pero tampoco tiene las garantías de otros años debido a la escasez de demanda.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.