El efluvio telógeno es una alopecia 100 % reversible si se trata

Según los expertos, los casos de efluvio telógeno se han disparado desde el inicio de la pandemia por la Covid19.

Tratamientos como el láser o la bioestimulación capilar suponen una importante ayuda a la hora de acelerar el proceso de recuperación del cabello.

Es el tipo de alopecia más frecuente después de la androgenética y suele afectar más a mujeres que a hombres. Se conoce como efluvio telógeno agudo y sus causas suelen ser múltiples: cuadros de estrés físico y emocional, ansiedad, cambios hormonales (postparto, menopausia), infecciones agudas, hemorragias, tratamientos con ciertos fármacos y hormonas, dietas hipocalóricas muy estrictas, etc.

Desde el inicio de la pandemia, los casos de efluvio telógeno se han disparado. La buena noticia es que se trata de un problema capilar temporal y reversible en la gran mayoría de los casos, con posibilidad de aplicar tratamientos capilares que ayudan a acelerar el proceso de recuperación del cabello. ¿Cómo se diagnostica el efluvio telógeno? ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Qué tratamientos son los más eficaces? Los especialistas de la Clínica Capilárea en Madrid explican en qué consiste esta patología para poder identificarla y conseguir minimizar su impacto en la vida y la imagen del paciente.

¿Qué es el efluvio telógeno y cómo identificarlo?

Se trata de un tipo de alopecia que altera el ciclo normal de crecimiento del cabello, provocando una regresión en los folículos pilosos. En la fase denominada anagen o anágena se produce el crecimiento normal del pelo, mientras que en la conocida como telogen o telógena, el cabello cae. Como explica Soledad Gómez, tricóloga de Clínica Capilárea, “el Efluvio Telógeno (o telogénico) toma su nombre precisamente de esta fase de caída, y se produce cuando los folículos pilosos se saltan la fase anagen o de crecimiento y pasan directamente a la fase telogen, provocando una pérdida de densidad y volumen del cabello que es visible pasadas unas semanas”.

Es importante aclarar que esta patología no está relacionada con ningún tipo de herencia genética, como ocurre con la alopecia androgenética. Por el contrario, se considera una reacción del organismo frente a factores externos, como el estrés generado por una situación traumática, problemas laborales o familiares, o una pandemia, como la que ha afectado al mundo recientemente. En otras ocasiones, el efluvio telógeno se origina por factores físicos, como una enfermedad grave, pérdida de sangre, déficit de algunas vitaminas (como la vitamina D) o como respuesta a ciertas infecciones.

El síntoma principal que puede hacer sospechar que se está ante un efluvio telógeno es una caída abundante e inusual de cabello en poco tiempo, que puede afectar a toda la superficie del cuero cabelludo y que, en ocasiones, puede convertirse en una patología crónica, como explica Soledad Gómez: “Hemos visto casos de efluvios telógenos crónicos en pacientes que no contaron con un diagnóstico en las primeras fases y en los que no se llevó a cabo seguimiento ni tratamiento. En estos casos, se interrumpió el ciclo de crecimiento del cabello durante un amplio período de tiempo, más de seis meses”. Por ello, es recomendable, ante los primeros síntomas de una caída capilar abundante e inusual, acudir a un especialista o una clínica capilar como Capilárea, donde solicitar un estudio preliminar que ayude a identificar la causa que provoca el efluvio para tratar de corregirla.

¿Qué tratamientos son los más eficaces?

Hoy en día, en una clínica capilar como Capilárea es posible acceder a distintos tipos de tratamientos para abordar esta patología. El objetivo, en todos los casos, es reactivar el crecimiento del cabello, prolongando la fase anágena y regularizando el proceso de caída.

Como comenta la tricóloga de Capilárea, “nuestro cabello puede tardar bastante tiempo en recuperarse de un efluvio telógeno. Este es un proceso que no se da de un día para otro, por lo que es recomendable apostar por un tratamiento que ayude a regenerar el cuero cabelludo y acelere la recuperación”. Esto se puede conseguir mediante sesiones de láser o, una vez regularizado el ciclo de caída y reemplazo (es decir, cuando el efluvio deja de estar activo) con un tratamiento de bioestimulación capilar, como mesoterapias combinadas de Plasma Rico en Plaquetas y Dutasterida, que ofrecen muy buenos resultados. Será el tricólogo o especialista capilar quien asesore al paciente a la hora de apostar por el tratamiento más adecuado, ya que cada caso es único.

Por otra parte, la dieta es un factor influyente en el crecimiento del pelo. En este sentido, la falta de vitaminas o proteínas puede también acelerar y provocar la caída del cabello. Por este motivo, los profesionales de Capilárea aconsejan consumir alimentos ricos en hierro, huevos y pescados grasos.

En Clínica Capilárea es posible acceder a un diagnóstico preciso y a distintas soluciones para tratar el efluvio telógeno. Sus especialistas capilares asesorarán al paciente sobre el tratamiento más adecuado y le acompañarán durante todo el proceso de recuperación del cabello. Devolver al paciente su imagen y su salud capilar, ese es el objetivo.

Sobre Capilárea

Clínica capilar en Madrid acreditada y especializada en soluciones y tratamientos médico-estéticos contra la alopecia y la caída del cabello. Su equipo está formado por profesionales y especialistas del sector capilar, con más de 30 años de experiencia en sus diferentes campos: Dermatología, Cirugía, Tricología, Endocrinología.

Un diagnóstico claro y honesto, los últimos avances en tecnología capilar y la firme convicción de ofrecer al paciente un asesoramiento y seguimiento cien por cien personalizado son las tres claves en las que los profesionales de Capilárea basan su trabajo, con el fin de encontrar juntos la mejor solución para los problemas de alopecia y caída del cabello.

Desde tratamientos capilares preventivos para mujeres y hombres (Unidad de Láser Capilar y Bioestimulación a través de diversas técnicas como Capilaxis, BioDermia, Plasma Sanguíneo Rico en Plaquetas, y Mesoterapias combinadas) hasta soluciones definitivas con cirugía (Injerto capilar) o sin cirugía (Sistemas de Integración Capilar, Pelucas estéticas y Unidad de Oncología).

En su objetivo por seguir creciendo y haciendo cada vez más accesibles sus servicios a sus pacientes, Capilárea acaba de abrir su segunda clínica capilar en Madrid, en la Calle Princesa, 61 (semiesquina Marqués de Urquijo). Un nuevo centro que cuenta con un gran equipo de profesionales, especializados en Tricología y salud capilar, y con unas instalaciones que ofrecen el máximo confort y la más avanzada tecnología y equipamiento a sus pacientes.

Honesta, profesional y comprometida con la salud y la autoestima de sus pacientes. Capilárea, la clínica de pelo de confianza. 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.