El Festival de Teatro de Logroño nos acerca a la figura de Bartolomé de Torres Naharro

La edición de este año del Festival de Teatro de Logroño contará con la representación de Comedia Aquilana, una obra que nos descubre a uno de los fundadores del teatro clásico español que ha caído en el olvido.

El pasado 11 de octubre arrancaba una nueva edición del Festival de Teatro de Logroño. Organizado por el ayuntamiento de Logroño y perteneciente al Programa Estatal de Artes Escénicas, el certamen de teatro alcanza este 2018 su edición número 39 con un total de 24 espectáculos en cartel que se representarán hasta el 25 de noviembre en el Teatro Bretón.

Una de las mayores novedades de este año es que por primera vez el público podrá disfrutar de obras catalogadas bajo la etiqueta de “teatro de texto”, es decir, obras escritas por nuevos y jóvenes dramaturgos. Junto a ellas también habrá espacio para los grandes clásicos, fomentando así una visión que elogia a las producciones teatrales de antaño pero que no se olvida de ofrecer una oportunidad a todos aquellos que se inician sobre las tablas como escritores. Además, esta trigésima novena edición también ha querido otorgar un papel especial a las mujeres, no solo en su faceta de intérpretes sino también como autoras y directoras creando para ellas el ciclo Mujeres Protagonistas. A este se le suman, además, otros tres ciclos que agrupan la mayor parte de los espectáculos: Escribe y Dirige, Para todos los públicos y Obras Maestras.

Es precisamente a este último al que pertenece una de las obras más recomendadas de todo el festival: Comedia Aquilina. Este título no le sonará a muchos a pesar de haber sido escrito en su origen por un hombre que está considerado como uno de los padres del teatro clásico español. El motivo no es otro que el de ser, en términos coloquiales, demasiado “anticuado”. Es curioso ver como las diferentes corrientes sociales nos han llevado en los últimos años a una exaltación de lo viejo, de lo antiguo, o en un vocabulario más refinado, de lo vintage. Lo vemos por todas partes, en el campo de la moda vuelven las hombreras y las pantalones de campana y en la decoración triunfan las gramolas. Hasta en algo tan moderno como los videojuegos ha vuelto lo retro con reediciones de los mejores títulos de los años 80 en versión digital, consola incluida. Sin embargo, esta pasión por lo pasado no se manifiesta con la misma intensidad sobre las tablas. Cuando hablamos de teatro clásico, lo más habitual es pensar en Calderón, Lope de Vega o Tirso de Molina. Todos ellos son representantes del Siglo de Oro pero, ¿qué pasa con el teatro renacentista? Los dramaturgos no se atreven con él, el castellano medieval en el que está escrito no atrae y las tramas de las obras están demasiado alejadas del público del siglo XXI. Demasiado “antiguo”.

Afortunadamente todavía hay valientes en el mundo del teatro que se atreven a ir más allá del siglo XVII. Una de ellas es Ana Zamora, fundadora de Nao d’amores, una compañía dedicada en exclusiva a la puesta en escena de obras de teatro medievales y renacentistas. De su mano llegará al Teatro Bretón, como ya hemos dicho, la Comedia Aquilana de Bartolomé de Torres Naharro. De origen extremeño, este poeta y dramaturgo renacentista pasó gran parte de su vida en la Italia del siglo XVI. Fue precisamente en la ciudad de Nápoles donde publicó Propalladia en 1517, un compendio de todas sus obras dramáticas en el que además se incluye una reflexión sobre su modo de entender el teatro.

La obra, en coproducción con la Compañía Nacional de Teatro Clásico, se estrenó por primera vez en febrero y desde entonces ha pasado por los festivales de teatro más importantes del país encandilando tanto al público como a la crítica. Por su parte, la trama gira alrededor del amor entre la princesa Felicina, hija del rey Bermudo, y el caballero Aquilano. La clásica comedia amorosa que consigue enganchar al público desde principio a fin y que cuenta además con una vistosa e imponente puesta en escena en la que destacan los motivos florales y la música en directo.

Comedia Aquilana se posiciona como una obra que pretende romper con los estereotipos sobre el teatro renacentista, acercando a los espectadores una de las mejores obras del género español. Las entradas para disfrutar de esta joya del siglo XVI se pueden adquirir ya de forma online en la propia página del teatro o a través del portal generaltickets.com, de forma telefónica en el 941 20 72 31 o en taquilla. Los precios van desde los 8 a los 15 euros, existiendo descuentos para diferentes colectivos.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.