El Gobierno de La Rioja impulsa la inversión en campos demostrativos para favorecer la competitividad y la transferencia de conocimiento en la agricultura

La consejera de Agricultura, Ganadería, Mundo Rural, Territorio y Población, Eva Hita, y la directora general de Agricultura y Ganadería, María Jesús Miñana, han visitado con el director general de Bodegas Roda, Agustín Santolaya, y el equipo técnico de la bodega el paraje ‘El Llano de la Cuesta de la Cruz’ en Cellorigo, en la franja de los Montes Obarenes. En el extremo más noroccidental de La Rioja, en una zona fría donde apenas se cultiva la vid, la bodega ha implementado un proyecto de viticultura ‘keyline’ o línea clave en 10 hectáreas de plantación de Tempranillo en ecológico, orientado a abordar el cambio climático, evitar la erosión genética en el viñedo riojano y la erosión de suelo.

El proyecto está respaldado por las ayudas a campos demostrativos, por concurrencia competitiva, que se subvencionan con el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER), para impulsar la transferencia de conocimientos y la innovación en la agricultura y las zonas rurales, mejorar la competitividad de todos los tipos de agricultura y aumentar la viabilidad de las explotaciones, y son cofinanciadas por la Unión Europea y la Consejería de Agricultura, Ganadería, Mundo Rural, Territorio y Población a través del Programa de Desarrollo Rural de La Rioja. La próxima convocatoria de la línea de ayudas a campos demostrativos se publicará en el primer trimestre de 2023.

El método ‘keyline’ fue concebido en Australia en los años 50 del siglo XX por el ingeniero Percival Yeomans como un método de plantación para cualquier cultivo que consistía en evitar que el agua que baja buscando una vertiente, haciendo una cárcava y llevándose el suelo, se distribuyera, en vez, por las líneas de plantación, infiltrándose en el campo. El método se basa, así, en un modelo que consiste en identificar un punto clave: cuando en cada una de las vertientes de la plantación la pendiente pasa de ser cóncava a convexa. Este punto donde empieza la erosión es el punto clave y la curva de nivel que pasa por el punto clave es la línea clave. A partir de ahí se trazan las líneas paralelas que serán las líneas de plantación del viñedo.

En la plantación ecológica de ‘El Llano de la Cuesta de la Cruz’, Bodegas Roda orienta tres líneas de trabajo: el cambio climático, para buscar una zona más fría de cultivo donde alargar la maduración del Tempranillo. Asimismo, el trabajo se enfoca en evitar la erosión genética del Tempranillo y la pérdida de biodiversidad, por lo que se ha plantado en la finca material vegetal muy dirigido de 25 morfotipos diferentes de Tempranillo, que ofrecen un buen perfil de adaptación a las condiciones de cambio climático, y que responden al trabajo de la bodega durante más de veinte vendimias para seleccionar más de 550 morfotipos que reflejan toda la diversidad del Tempranillo riojano. Asimismo, el proyecto comparte la finalidad de evitar la erosión del suelo, como uno de los principales retos de la viticultura actual.

Campos demostrativos: nuevas técnicas desde la demostración práctica

El objetivo de los campos demostrativos es la demostración práctica de nuevas técnicas de producción en las explotaciones que contribuyan a la mejora de la competitividad de la actividad agraria en La Rioja, vinculadas a la realización de actividades de divulgación para fomentar la transferencia de conocimiento. De este modo, se pueden ofrecer productos más adaptados a las demandas del mercado y de los consumidores, optimizando a su vez los costes de producción.

La convocatoria de campos demostrativos de 2022 ha estado dotada con 380.000 euros distribuidos en anualidades de 2022 a 2026 y se ha concedido ayudas a doce proyectos que han resultado admitidos. Siete de ellos son productores en ecológico, cinco de ellos se sitúan en zonas desfavorecidas de montaña y tres de ellos pertenecen al sector del champiñón.

El porcentaje de subvención es de la totalidad de los costes considerados elegibles. La cuantía máxima de ayuda a percibir es de 30.000 euros durante el primer año de ejecución del proyecto, y de 12.000 euros los posteriores en el caso de acciones demostrativas plurianuales, de acuerdo al actual Programa de Desarrollo Rural de La Rioja.

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.