El Gobierno de La Rioja mejorará los servicios y las ayudas a personas dependientes con un incremento en la inversión de más de 5 millones de euros

 

 

El Gobierno de La Rioja mejorará los servicios y las ayudas a las personas dependientes con un paquete de medidas que suponen un incremento de la inversión de más de 5 millones de euros en el sistema de apoyo a la dependencia, que en 2023 ya superó los 91 millones de euros con un importante crecimiento respecto a los 75 millones del año anterior. La consejera de Salud y Políticas Sociales, María Martín, ha explicado hoy estas medidas, junto a las directoras generales de Dependencia, Discapacidad y Mayores, Ana Zuazo, y de Servicios Sociales e Instituto de Igualdad, Marta Gómez, y ha realizado un balance de la situación de la dependencia al cierre de 2023.

En La Rioja hay casi 11.000 personas dependientes y la consejera de Salud y Políticas Sociales ha destacado que “La Rioja es la Comunidad Autónoma donde se está haciendo una mejor gestión de los servicios públicos frente a las prestaciones económicas. En la actualidad, lo servicios públicos suponen el 90% del total de recursos concedidos a las personas dependientes”. La Ley de Dependencia apuesta por los servicios (residencia, centro de día, ayuda a domicilio y teleasistencia) respecto a las prestaciones económicas, “ya que generan empleo, crecimiento económico, ingresos para las arcas públicas, en forma de cotizaciones e impuestos, pero, sobre todo, promueven un cuidado y una atención profesional ajustada a cada situación”, ha explicado María Martín.

El Ejecutivo regional apuesta por un servicio personalizado que tiene en cuenta el perfil personal, las circunstancias familiares y la situación socioeconómica de cada persona beneficiaria. Precisamente, esta cercanía a la sociedad ha llevado a la Consejería de Salud y Políticas Sociales a impulsar cuatro medidas que ha detallado la directora general de Servicios Sociales. “Haremos compatible el servicio de Centro de Día con el de ayuda a domicilio, permitiremos las prestaciones económicas a familias con menores dependientes, flexibilizaremos las condiciones para ser cuidador y el acceso a las prestaciones e incrementaremos las horas de ayuda a domicilio”, ha apuntado Marta Gómez.

Para implementar estas mejoras en el sistema de la dependencia, se está tramitando ya la modificación del decreto de 2011 que regula la cartera de servicios y prestaciones del Sistema Público Riojano de Servicios Sociales.

Por su parte, la directora general de Dependencia ha destacado el acompañamiento y asesoramiento, desde la propia Consejería, tanto a las personas dependientes como a sus familias, en los diferentes trámites. Así, Ana Zuazo ha señalado que “entendemos que las gestiones administrativas son complejas para las personas a las que van destinadas y para que esto no haya ningún impedimento para recibir una prestación o un servicio, vamos a realizar un seguimiento individualizado de cada uno de los expedientes pendientes para identificar las causas y solventar las posibles incidencias”,

La Rioja es la Comunidad que valora más rápidamente la dependencia

La Rioja ha cerrado el año 2023 con 14.631 solicitudes para valoración de la situación de dependencia, de las cuales, 14.615 ya están resueltas. La Rioja es la Comunidad que resuelve esa valoración en menos tiempo, apenas 53 días, muy por debajo de la media nacional que se sitúa en 203 días. También se ha conseguido reducir en dos meses el tiempo desde que se solicita la valoración hasta que se concede la prestación.

 

Del total de personas valoradas, 10.646 personas tienen reconocida una situación de dependencia, con un grado I, II o III, lo que les da derecho a percibir una prestación o servicio. Durante este año se ha conseguido retomar la tendencia positiva de solicitudes y valoraciones, tras el descenso de más del 7% que se había producido en 2022.

Se cierra el año 2023 con un aumento de más 632 personas beneficiarias de algún servicio o prestación, hasta las 9.180 personas atendidas al finalizar este periodo. Como hay personas que reciben más de una prestación o servicio, el número total de prestaciones alcanza las 13.957, con un incremento de 1.116 respecto al año anterior.

Asimismo, se ha conseguido reducir en 531 (26% menos que en 2022) el número de personas que teniendo reconocido un grado de dependencia aún no tiene concedida una prestación o servicio. Es el indicador denominado limbo de la dependencia. 

Para corregir este dato, la Consejería de Salud y Políticas Sociales del Gobierno de La Rioja está llevando a cabo un análisis exhaustivo para encontrar las causas e identificar las áreas de mejora. Así, se ha constatado que muchas de estas personas “en el limbo”, después de tramitar su PIA (programa individual de atención), renuncian porque no quieren utilizar el servicio en momento de la concesión o porque el servicio que desean no es posible con el grado reconocido. Esta casuística ya ha sido informada al IMSERSO, identificando uno a uno los expedientes para que se excluya a estas personas del limbo. En este último informe, el Ministerio ya ha tenido en cuenta esta información. Por ello, La Rioja es la segunda Comunidad Autónoma con menos personas dependientes pendientes de resolución de prestación.

 

Mejorar la atención a las personas dependientes

Para mejorar la atención de personas dependientes necesitadas de mayor cobertura que las que presta el actual modelo y poder disponer adecuadamente de los servicios del sistema de dependencia, se van a poder compatibilizar al 100% el servicio de ayuda a domicilio con el servicio de centro de atención diurna, lo que permitirá una mayor cobertura de cuidados.

Prestaciones económicas para menores de edad en situación de dependencia
Otro aspecto de mejora será la modificación de las prestaciones económicas en el entorno familiar para personas dependientes menores de edad. Aunque se considera que el Sistema Riojano para la Autonomía Personal y la Dependencia apuesta claramente por los servicios frente a las prestaciones económicas, en el caso de dependientes menores, la prestación para cuidados en el entorno familiar puede resultar la mejor opción, ya que muchas familias prefieren ocuparse personalmente de los cuidados y no recurrir a cuidados de terceros.

Mejorar el servicio de ayuda a domicilio

Aumentan las intensidades del servicio de ayuda a domicilio:

Grado I: De 20 a 37 horas mensuales.
Grado II: De 38 a 64 horas mensuales.
Grado III: De 65 a 94 horas mensuales.

 

Flexibilizar los criterios para el acceso a la prestación económica para cuidados en el entorno familiar

Se flexibiliza el acceso a la prestación suprimiendo el periodo previo de prestación de cuidados (antes se exigía que el cuidador llevara 6 meses cuidando al dependiente y ahora no).
Se amplía la condición de cuidador no profesional a las personas del entorno relacional del dependiente.
Se eliminan las prohibiciones para ser cuidador establecidas para personas dependientes y para cuidadores que trabajen a tiempo completo (una persona, por ejemplo, que trabaja en horario completo hasta las 15 horas puede ser cuidador en su jornada de tarde).

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.