El Parlamento aprueba la nueva Ley de Juventud de La Rioja, que actualiza el marco jurídico tras 17 años “para poner en el centro a las personas jóvenes y sus nuevas realidades sociales”

El Parlamento de La Rioja ha aprobado esta mañana la Ley de Juventud, uno de los proyectos de legislatura esenciales para el Gobierno de Concha Andreu, por cuanto supone la plasmación de un renovado marco jurídico moderno y eficaz que pone a la Juventud riojana en el centro y le da la relevancia y el protagonismo que necesitaba, actualizando la Ley hasta ahora en vigor, datada en el año 2005 y hoy por tanto desfasada y sin recursos para dar respuesta a las nuevas realidades y problemas que demanda la juventud en la región.

La votación favorable del Parlamento regional al proyecto emprendido por el Gobierno de La Rioja culmina un largo proceso de tramitación, que ha contado hoy en el hemiciclo con el apoyo de los grupos políticos de PSOE, Cs e IU, lo que consolida una amplia mayoría de consenso en torno a la nueva ley. En su exposición ante el Parlamento, el consejero de Educación, Cultura, Deporte y Juventud, Pedro Uruñuela, ha valorado que “la situación nos exigía a los responsables políticos una adaptación urgente a las nuevas realidades surgidas y todos los cambios sociales surgidos a lo largo de los últimos 17 años, nos exigía la disposición de una herramienta que nos permitiera ser mucho más útiles para el desarrollo de las personas jóvenes, acompañándolas en los procesos, con el objetivo de que pudieran afrontar y liderar los retos y cambios necesarios en los ámbitos del desarrollo personal, la educación, la salud, la igualdad de género y oportunidades, el trabajo, el crecimiento económico, el medioambiente y la paz”.
Siguiendo con el contexto, Uruñuela, ha recordado que “la sociedad en la que vivimos y la que estamos construyendo requiere y requerirá personas jóvenes creativas, colaborativas, solidarias, respetuosas, tolerantes, integradoras, emprendedoras, inconformistas… Estamos hablando de personas que quieran, sepan y puedan comprometerse por una sociedad más justa e igualitaria, que sean parte activa en los procesos y en las políticas públicas y no meros receptores pasivos”. Asimismo, ha subrayado que “uno de los grandes retos que tenemos como sociedad es facilitar a las personas jóvenes las habilidades y recursos necesarios para su empoderamiento, haciéndolas partícipes del proceso, y ayudándolas a ser capaces de mejorar los próximos entornos que construyan la sociedad futura que necesitamos. Para eso llega, también, esta Ley”.

La nueva Ley trae consigo diferentes novedades:

– Siguiendo el necesario planteamiento general de compromiso y acciones para garantizar la igualdad de hombres y mujeres, esta presenta un artículo único con el objetivo de que las personas jóvenes se puedan convertir en agentes de cambio para la construcción de una sociedad libre de violencia de género.
– Se adapta también a la realidad de la juventud con un nuevo artículo dedicado exclusivamente a la diversidad sexual y de género, para garantizar que las relaciones interpersonales, familiares, sociales e intergeneracionales estén basadas en la igualdad, el respeto y la solidaridad. Así como la prevención y atención de situaciones de discriminación por razón de orientación sexual o identidad de género.
– Amplía todo lo referente a la salud, incorporando la prevención de la salud mental, drogodependencias, el juego patológico y adicciones, educación afectivo-sexual y el bienestar emocional.
– Abre también el marco adecuado para el desarrollo de políticas de atracción, retorno y retención del talento joven en nuestra comunidad, fomentando el arraigo y la permanencia estable; poniendo además uno de los focos más importantes en el entorno rural y el desarrollo de medidas para favorecer la estabilidad de las personas jóvenes en él.
– Se plasma una preocupación expresa por las políticas que favorecen la inclusión y el apoyo a las personas con discapacidad.
– Sienta las bases para el desarrollo de acciones de orientación académica, profesional y laboral a las personas jóvenes, y para fomentar la idea del aprendizaje a lo largo de toda la vida.
– Regula en profundidad la formación no formal juvenil como una gran oportunidad para su desarrollo personal y el de su talento, y dirigida al fortalecimiento de su identidad.
– Contempla la Agenda 2030, los objetivos de desarrollo sostenible, la ciberseguridad o la reutilización y el reciclaje, y que son solo un breve ejemplo de las políticas de la juventud que no han estado cubiertas en estos largos 17 años.

En su discurso, Uruñuela no ha olvidado el agradecimiento expreso a los Consejos de la Juventud, al regional y a los comarcales de Alfaro, Arnedo, Calahorra, Haro y Logroño, “en los que hemos encontrado estos años una implicación y un nivel de entusiasmo por mejorar la realidad de las personas jóvenes, que han trascendido la mera relación entre instituciones”. Un agradecimiento que desde el Gobierno de La Rioja se extiende también, por su intenso y permanente trabajo, a otras entidades jóvenes como Fundación Pioneros, Cruz Roja Juventud, YMCA, ON&OFF, Asprodema, Scouts, Yedais, Arpa Autismo, Aji Atim, Arsido, Amin, Aspace, Ruge, Fer Joven, Alianza por la Solidaridad, Apir, Aborigen, Plena Inclusión, Sierra Sonora, Gylda, y el resto de las 236 entidades juveniles adscritas al IRJ.

La aprobación de esta Ley salda un compromiso del Gobierno de La Rioja con las personas jóvenes y sus necesidades, en coherencia por la apuesta del Ejecutivo con las políticas de Juventud esta legislatura, plasmadas en hitos como el incremento de un 104,13% en la inversión presupuestaria, la creación de diferentes líneas de ayudas a la emancipación joven, la creación de la Ventanilla Única de Emancipación Juvenil (VUELA), la ampliación de las relaciones con el tejido asociativo juvenil, o la propia reforma del IRJ como espacio de referencia.

 

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.