El proyecto europeo VITISAD II fomentará e impulsará las prácticas vitícolas que permitan la adaptación del viñedo al cambio climático

Publicidad

El proyecto de cooperación trasfronteriza franco-española VITISAD, que busca adaptar el viñedo al escenario climático actual y en el que participan activamente investigadores riojanos adscritos al Instituto de las Ciencias de la Vid y el Vino (ICVV) vivirá una segunda edición para seguir afrontando los retos que implica la lucha contra el cambio climático.

VITISAD II tendrá vigencia hasta febrero de 2027 y contará con un presupuesto que ascenderá 865.446,42 euros, cofinanciado al 65% por la Unión Europea a través del Programa Interreg VI-A España-Francia-Andorra (POCTEFA 2021-2027) para reforzar la integración económica y social de esta zona fronteriza.

Cabe recordar que, en su primera edición, fruto del buen entendimiento y gran trabajo desarrollado por todos los socios, este proyecto fue galardonado en 2023 por el Ministerio de Hacienda y Función Pública de España en su concurso anual de proyectos #EuropaSeSiente. Un impulso que ha sido definitivo como plataforma de lanzamiento para VITISAD II, iniciativa que promoverá y divulgará técnicas y estrategias de prevención, mitigación, adaptación y gestión frente a los efectos negativos del cambio climático en el viñedo.

La sensibilidad en Europa con relación al cambio climático es muy elevada y genera un impacto significativo sobre las regiones que afecta a sectores productivos y actividades económicas claves como el sector vitícola.

El proyecto VITISAD II nace para dar respuesta al reto de preservar la viticultura y a los viticultores en su territorio, a través de las sinergias establecidas entre instituciones que conforman un partenariado plural, consolidado y equilibrado de socios franceses y españoles.

Entre las acciones propuestas caben destacar las siguientes:

– Gestión hídrica sostenible para la viña y uso eficiente del agua de riego, optimizando este recurso para incrementar la calidad de la uva.

– Selección de variedades y clones adaptadas al cambio climático que ampliará el estudio de su comportamiento agronómico y añadirá nueva información.

– Empleo de distintos tipos de cubierta vegetal, como forma de protección del suelo del viñedo frente a la erosión y a la escorrentía.

– Control y protección de los racimos frente a las altas temperaturas estivales a través de técnicas de sombreado.

– Estudio de la aceptabilidad y transferencia de las prácticas vitícolas planteadas en el proyecto.

Todas estas acciones se encuentran integradas en las políticas verdes y agrarias de la UE, contribuyendo a fomentar un desarrollo sostenible del territorio a través de soluciones innovadoras.

Entre los posibles beneficiarios de los resultados de VITISAD II se encuentran los distintos agentes del sector vitivinícola, las administraciones públicas, las organizaciones profesionales agrarias y los consejos reguladores y de producción ecológica competentes en el sector vinícola.

Por último, en este proyecto participan por Francia, el Institut Français de la Vigne et du Vin, la Chambre d’Agriculture des Pyrénées Atlantiques y la Université de Toulouse 2-Jean JAURES; mientras que por España lo hacen la Dirección General de Desarrollo Rural del Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente de Gobierno de Navarra; la Dirección General de Agricultura y Ganadería del Gobierno de La Rioja; y el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario-NEIKER. Todos ellos se agrupan dentro del territorio de actuación POCTEFA, que integra al conjunto de departamentos y provincias próximas a la frontera franco-española, así como al principado de Andorra.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.