El reloj, más allá del avance de la tecnología

El reloj surgió como una herramienta para medir el tiempo, pero desde su invención a estos días de dispositivos móviles y jornadas complicadas han cambiado tanto las cosas que parece no tener sentido llevar uno en la muñeca.

Y aun así, a pesar de que en términos prácticos no resulta muy necesario, el reloj es un elemento indispensable, un accesorio de moda con una variedad infinita de modelos, marcas, colores y estilos. En reloj.es podemos ver todas las opciones posibles, y adquirir el que más nos llame la atención.

El reloj apareció cuando medir el tiempo de forma más exacta se hacía necesario. Pero en la antigüedad, los egipcio ya tenían diferentes formas de saber cuándo el día iba a la mitad o estaba a punto de acabarse, con la sombra que proyectaba una vara en el suelo e inclinada al oeste, a donde se oculta el Sol.

Incluso en los famosos dibujos animados “Los Picapiedra”, los personajes usaban relojes que trabajaban con ese principio.

Los relojes actuales se basan en la mecánica, no en la sombra que proyecta el Sol. El primer registro se le concede a Richard de Wallingford, el abad de San Albano, que vivió en Inglaterra hacia 1326.

Antes de ser de pulsera, para llevarlos cómodamente en la muñeca como hoy, los relojes fueron de bolsillo. Y antes de eso, se instalaron en las torres de las catedrales. El primero en España es el de Valencia, en 1378.

Hoy, el funcionamiento de la mayoría de los relojes que llevamos puestos o tenemos en nuestras casas es mecánico o electrónico. Pero lo que les ha valido sobrevivir a los cambios de la sociedad moderna es la capacidad de ser un objeto de moda y adaptado a un sinnúmero de estilos.

No importa si tenemos un móvil de última generación, si nuestro ordenador nos dice la hora cuando la necesitemos, o que en varios puntos de la ciudad haya relojes electrónicos poniéndonos al día, siempre llevaremos un reloj de pulsera que combina con nuestro estilo y también porque es una costumbre y hasta idiosincrasia levantar el brazo el izquierdo para ver el reloj y conocer la hora.

Esa versatilidad ha hecho al reloj tan importante que las grandes firmas de tecnología lanzaron con gran éxito relojes digitales que se conectan con sus dispositivos para dar una experiencia de mayor envolvimiento.

Es difícil que una tecnología moderna o más avanzada desplace al reloj, más bien lo han vuelto su aliado en el proceso de atraer clientes y mantenerlos.El tiempo está atado al hombre y la forma de medirlo es con reloj, y el más cómodo es el que llevamos en nuestra muñeca.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.