Empieza la intervención arqueológica en el yacimiento de Valbuena y en las murallas napoleónicas del recinto

Cuentan con un plazo de ejecución de tres meses para recuperar este espacio emblemático de la historia de Logroño. El proyecto servirá también para dar una mayor visibilidad a las murallas  napoleónicas del recinto, ocultas por la hiedra. 

Los trabajos arqueológicos en el yacimiento que alberga el convento de Valbuena  y el paramento norte de la muralla napoleónica han comenzado esta semana para  recuperar este recinto histórico, cerrado al público desde el año 2011. 

El objetivo de este proyecto es abrirlo a la ciudadanía y al turismo en el año del V  Centenario del Sitio de Logroño, así como adecuarlo para llevar a cabo un programa de  visitas guiadas y autovisitas en horarios controlados, siempre en relación con el conjunto  expositivo que actualmente se encuentra en el Cubo del Revellín. 

Durante esta actuación se dotará al yacimiento de un nuevo acceso y un primer panel  explicativo sobre el recinto. Se repondrá el firme del camino para facilitar la accesibilidad  y posibilitar las visitas bordeando por el este y el norte el convento, la iglesia y el  paramento de muralla oeste, orientado hacia la calle General Urrutia.  

Las superficies del yacimiento serán tratadas con las limpiezas arqueológicas de la  iglesia y del convento, se acondicionarán con gravas el entorno del camino, se realizará  una labor de desescombro de materiales acumulados en el entorno sur y perimetrado de  seguridad en los restos arqueológicos y en la zona habilitada para la visita. 

Se creará un nuevo punto de observación al final del camino para contemplar la muralla  del siglo XIX que mira al General Urrutia y que conserva también el foso; así como una  plataforma de madera para el acceso al interior de la iglesia, tanto a la iglesia-salón del  siglo XVI (rehabilitada gracias al taller de cantería que trabajó en el yacimiento) como a  la primitiva cabecera del siglo XIII. Esto supondrá también la creación de dos puntos de  observación sobre el convento que aprovecharán dos de las capillas laterales del recinto  eclesial del siglo XVI.  

Desde el punto de vista más didáctico, se elaborará un plan para colegios ligado al del  Cubo del Revellín, ahora en proceso de cambio de contenidos. 

Paralelamente a estos trabajos, se eliminará el alud de tierra que hay en la base de la  muralla napoleónica mediante la excavación hasta la base para facilitar la conservación  de estos muros, de unos 9 metros de altura, su visibilidad y, por lo tanto, la integración  en el conjunto arqueológico de Valbuena. 

También se llevará a cabo una limpieza de los lienzos del parque del Ebro de elementos  bióticos que afectan a su estructura. 

Finalmente, y dentro del plan de divulgación previsto para este recinto, se colocarán dos  paneles informativos, al inicio y al final de los tramos conservados, que contarán con  códigos QR para acceder a contenidos adicionales mediante smartphones u otros  dispositivos digitales, junto a otros elementos señalizados a lo largo del recorrido que  ayudas a su compresión. 

“Queremos abrir este yacimiento a la sociedad logroñesa, al turismo y a nuestros  escolares, ya que servirá como base para un proyecto piloto de divulgación del  patrimonio”, ha señalado el concejal de Patrimonio y Centro Histórico, Adrián Calonge. 

El proyecto, que cuenta con un plazo estimado de ejecución de tres meses bajo la  dirección de la Oficina de Regeneración Urbana y Vivienda, cuenta con un presupuesto  de 109.351,49 euros (IVA incluido). 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.