En qué consiste el trastorno afectivo bipolar

Publicidad

El trastorno afectivo bipolar es una enfermedad que ocasiona cambios abruptos en el estado de ánimo, que pueden ir desde la excitación y la euforia hasta la depresión y la desesperanza. En este sentido, existen diferentes tipos de trastornos y su etiología o causa es hereditaria. Si bien existe mucho más por saber sobre esta afección, especialistas a lo largo y ancho del mundo, como la psiquiatra Victoria Pérez Restrepo, han ayudado enormemente a la investigación y divulgación de información sobre este trastorno.

Detalles sobre el trastorno afectivo bipolar

La principal característica del trastorno afectivo bipolar es que afecta tanto el estado de ánimo como la conducta. La persona que padece esta afección cambia bruscamente de un estado emocional extremo a otro, que van desde la energía excesiva y la euforia hasta la depresión y los pensamientos suicidas, y entre estos extremos hay una gama de síntomas como irritabilidad, insomnio, cambios en el apetito, cambios en la libido, dificultad para tomar decisiones, dificultad para manejar el dinero entre otros. Cabe destacar que esta enfermedad afecta a uno de cada 100 adultos en algún momento de la vida, siendo con mayor frecuencia dentro la franja etaria de entre los 15 y los 25 años de edad. A su vez, existen varios tipos de trastornos afectivos bipolares. Los que Experimentan episodios de ánimo elevado catalogados como manía y además cuadros de depresión están considerados como un trastorno tipo 1, cuando se presentan episodios de depresión con hipomanía (estado de ánimo elevado, sin psicosis, de menor intensidad que una manía) se cataloga como trastorno tipo 2.

Síntomas y causas del trastorno afectivo bipolar

Los síntomas del trastorno afectivo bipolar suelen manifestarse durante un episodio determinado e incluyen ciertos patrones de conducta. Por un lado, la persona puede experimentar manía o hipomanía, por la cual se sentirá con un ánimo alto, irritable, locuaz y sufrirá de insomnio, mayor confianza en sí misma, fácil distracción, capacidad de pensar y de hablar más rápido pero con tendencia a dificultad para la abstracción del pensamiento y carencia de criterio. También puede sufrir depresión y sentirse infeliz, presentar llanto fácil, ideas de minusvalía, culpa y desesperanza, puede perder interés por los demás, y tender al aislamiento, perder confianza, sentirse incapaz de tomar decisiones e insomnio. Ambos estados se pueden experimentar de manera mixta, y en algunos casos se puede sufrir de psicosis.

En cuanto a las causas del trastorno afectivo bipolar, se desconocen las razones exactas por las cuales una persona puede desarrollar esta afección. Algunos de los factores que aumentan las probabilidades son tener un familiar cercano que padezca del trastorno, experimentar un acontecimiento estresante, o sufrir un desequilibrio químico o estructurales en el cerebro.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.