¿En qué consisten los avales judiciales?, por Consorcio Europeo de Avales

Publicidad

Los avales judiciales-caución judicial aportados mediante seguro de caución judicial son un medio de presentar la fianza ante la Administración de Justicia. Quien los solicita lo hace con el objetivo de prevenir la responsabilidad económica que se pueda aplicar al final de un proceso judicial, como pueden ser costas procesales, multas, perjuicios o créditos.

Los avales judiciales se presentan ante el juzgado de instrucción correspondiente y su fin es cubrir las responsabilidades de toda índole que puedan derivarse de la condena final del proceso tanto a la persona física como jurídica imputada en el proceso. 

Desde Consorcio Europeo de Avales, broker de caución especializado en este tipo de garantías, aseguran que se trata de una herramienta muy útil para emplearla no solamente para la gran empresa, sino también para las pymes y los particulares, en los ámbitos civil y mercantil, pero nunca en el penal.

Las fórmulas para presentar las garantías o caución judiciales son diversas. Puede realizarse mediante el depósito de dinero en metálico, aportando un aval emitido por un banco o presentando un certificado de seguro de caución judicial. La caución judicial presenta una serie de ventajas en comparación con otras fórmulas.

La caución judicial es una fórmula interesante y ventajosa

No inmoviliza activos dinerarios para garantizar las obligaciones ante la administración judicial.

El proceso de estudio y emisión es muy breve, compatible con los plazos manejados por la administración de justicia.

Los costes son muy asequibles.

Muy importante: las entidades financieras no tendrán noticia de la existencia de los procesos judiciales en los que se aporte caución judicial, ello se debe a que al no tratarse de garantías bancarias no figuran en el CIRBE (registro de obligaciones con la banca).

Casos en los que se emplean las garantías o caución judiciales

Recursos de sentencias condenatorias por conflictos con clientes o proveedores.

Sentencias por despidos laborales.

Recursos ante la administración pública al exceder la vía administrativa, como en el caso de disconformidad en cuestiones tributarias.

Sanciones por competencia.

Sanciones tributarias.

¿A quiénes va dirigido el seguro de caución judicial?

A cualquier persona física o jurídica (empresa, asociación, etc.) que necesite presentar garantías judiciales.

¿Cómo se contrata el seguro de caución judicial? 

Para contratar el seguro de caución judicial se necesita:

Sentencia y recurso planteado.

Cuentas anuales oficiales de los dos últimos ejercicios económicos junto con un avance o cierre provisional del ejercicio en fecha reciente (personas jurídicas).

Escrituras de constitución y modificaciones posteriores (personas jurídicas).

Emilio Vargas, como CEO de Consorcio Europeo de Avales, cree que «los avales judiciales son una ayuda para la empresa sin exponer sus fondos propios, hasta que haya una sentencia firme». 

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.