Fisioterapia: arte y ciencia para curar todas las dolencias

Los expertos en fisioterapia la definen como un arte y como una ciencia. Sus poderes para sanar, curar y prevenir cualquier malestar físico, orgánico, disfunciones somáticas o psicosomáticas están absolutamente comprobados y son avalados en todo el mundo. Incluso, la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde 1958 la respalda como uno de los mejores tratamientos o métodos para tratar o curar todas las dolencias mediante la utilización de técnicas manuales, ejercicio, masoterapia y electroterapia. Entre sus principales beneficios están el alivio del dolor y el mejoramiento de la movilidad y la fuerza muscular.

Garantía de recuperación y calidad de vida

En algunas ocasiones, las personas sufren molestias y se quejan de dolores constantes en su cuerpo. Esas dolencias en la mayoría de los casos, son producto de un cóctel adverso para la buena salud como lo es el sedentarismo y el estrés, cuyos efectos se manifiestan en el cuerpo de muchas maneras, pero principalmente con dolores articulares. Los expertos de la Clínica Fisioterapia Granada recomiendan hacer ejercicio para tratar estos males, pero la mayor recomendación apunta a utilizar la fisioterapia para evitar los malestares musculares, es decir, de manera preventiva. Lo ideal es visitar al fisioterapeuta una vez al año, especialmente si se tienen algunas de estas razones:

  • Pérdida de la movilidad en músculos y articulaciones. La fisioterapia es tan poderosa que puede impedir que aparezca el dolor en los músculos y articulaciones que van perdiendo movilidad como causa de las múltiples actividades que realizan las personas día a día.
  • Cuando la medicación no quita el dolor. Muchas personas suelen automedicarse cuando tienen una dolencia, si bien sienten alivio al instante, éste reaparece en poco tiempo. Según los profesionales, los analgésicos y antiinflamatorios  que comúnmente se utilizan para tratar dolores articulares y musculares en realidad no solucionan la dolencia, sencillamente la alivian momentáneamente.
  • Cuando un dolor se vuelve crónico. Una molestia ocasional o eventual se puede volver crónica sin que el que la padezca se dé cuenta. El simple hecho de no darle mucha importancia y de prolongar la visita al fisioterapeuta es un favor de riesgo para que el dolor se vuelva insoportable debido al desgaste y al maltrato que sufren las articulaciones que están.
  • Creer que se sabe el origen del dolor. Si un dolor no desaparece se debe a una razón importante. Muchas veces las personas ante la aparición de una dolencia consultan en Internet y encuentran que sus síntomas son iguales o parecidos a determinada enfermedad, entonces descartan por completo la visita al fisioterapeuta dejando de lado la posibilidad de obtener un diagnóstico totalmente certero sobre su malestar.
  • El dolor es una alerta. No es normal sentir dolor, sobre todo si ese dolor es frecuente todos los días, lo ideal es que ante la presencia de un dolor se acuda a una clínica de fisioterapia para obtener la ayuda de especialistas.

Traumatólogo: el especialista ideal para buscar fisioterapia

Cuando ya se ha tomado la decisión de acudir al fisioterapeuta, lo más recomendable es hacerlo con un alguien de confianza instruido en esta área, y para estos casos son los traumatólogos los médicos más indicados.

Pero si no se tiene una referencia de algún traumatólogo especialista en fisioterapia lo mejor es visitar alguna especializada Clínica de traumalogía en Málaga. Es importante encontrar el mejor punto de partida para encontrar el mejor traumatólogo y las mejores técnicas aplicadas para el alivio del dolor articular.

¿Traumatólogo? ¿Fisioterapeuta? ¿No es lo mismo? Casi, pero no exactamente. Un traumátologo es un profesional que evalúa y dictamina la dolencia que puede tener un individuo, mientras que el fisioterapeuta está especializado en el tratamiento que debe seguir este paciente. En realidad son términos tan parecidos que incluso a ambas especialidades se les puede conocer bajo una misma identidad.   

Sea como sea, ambos pasos (evaluación de la lesión y seguimiento de la misma) son importantes para sanar. Sin un diagnóstico acertado es posible que el paciente pierda mucha tiempo en una recuperación que no le está reportando beneficios y sin un seguimiento pertinente también puede ocurrir que esta lesión no se cure nunca.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.