Immunotherapy Regenerative Medicine sobre el rejuvenecimiento facial con células madre

Publicidad

Hoy en día, la medicina estética ha evolucionado hasta el punto de ofrecer a las personas una gran variedad de tratamientos destinados a darle vitalidad al cutis y lograr una piel joven a través del rejuvenecimiento facial, con ayuda de las células madre.

Immunotherapy Regenerative Medicine es una reconocida clínica de investigación en células madre, con más de 20 años ayudando a sus pacientes a combatir enfermedades autoinmunes y cáncer, así como condiciones relacionadas con el envejecimiento y los trastornos neurológicos y musculoesqueléticos. Su equipo de profesionales está compuesto por biofísicos, biólogos, nutricionistas y bioquímicos con décadas de experiencia y reconocidos a nivel nacional e internacional, calificados para llevar a cabo los protocolos de medicina empleando células madre mesenquimales.

El papel de las células madres en el rejuvenecimiento facial

Las células madre son células indiferenciadas, progenitoras y autorenovables que, al estar dentro de otras células, son capaces de adquirir su memoria y comprender su desarrollo en el organismo. La gran mayoría de las células adultas no son capaces de reproducirse ni multiplicarse, sin embargo, las células madre sí cuentan con la capacidad de regenerarse o, en su defecto, convertirse en el tipo de célula donde se injerten, formando células a partir de ellas de uno o más tejidos.

Asimismo, este tipo de células pueden reprogramarse en la especialidad de otras para reparar células de algún órgano que no estén funcionando óptimamente o, también, reemplazarlas por algunas cuyo funcionamiento sea mejor. En la piel, las células madre son capaces de reducir considerablemente los poros, mejorar su textura, lograr una piel uniforme y libre de manchas y disminuir las arrugas.

Rejuvenecimiento facial con células madre

El tratamiento de rejuvenecimiento facial se basa en extraer las células madre de la grasa a través de una pequeña liposucción en la zona abdominal del paciente, ya que en esta región del cuerpo se encuentran las células de mayor calidad. Tras obtener las células, estas pasan por un proceso de centrifugación y filtración para separarlas y así extraer las células madre que se aplican en las zonas del rostro a atacar con microinyecciones.

Una vez realizado el tratamiento, el paciente puede empezar a notar los resultados a partir de los seis u ocho meses, ya que las células requieren de un proceso de activación y estimulación que, al final, dará lugar a la regeneración de los tejidos que rejuvenecerán la piel.

Los centros clínicos de mayor renombre utilizan las células madre mesenquimales de la más alta calidad, con la finalidad de incentivar el crecimiento celular, su regeneración y un mejor funcionamiento del sistema inmunológico. Por esta razón, el principal objetivo de las clínicas que ofrecen este tipo de tratamientos es ofrecer al paciente una mejor calidad de vida con una terapia de células madre probada clínicamente para enfermedades crónicas degenerativas, enfermedades autoinmunes, el envejecimiento y muchas más patologías.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.