Investigados cuatro menores en La Rioja por difundir en las redes un vídeo de índole sexual de una menor

En el marco del «Plan Director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad en los Centros Educativos y sus Entornos», se da por finalizada la denominada operación «Mystiko».

Efectivos de la Guardia Civil en La Rioja han investigado a cuatro menores de edad como presuntos autores en diferente grado de participación de los delitos de abuso sexual a menor de edad, amenazas y descubrimiento y revelación de secretos, tras difundir en las redes un vídeo de índole sexual.

Según ha dado a conocer en un comunicado el Instituto Armado, los investigados son un varón y tres mujeres, con edades comprendidas entre los 15 y 17 años, de nacionalidad española y residentes en Cantabria y La Rioja. La víctima de estos hechos es una niña de 14 años.

Esta operación se inició cuando una menor de edad, acompañada de sus representantes legales, denunció ante la Guardia Civil la difusión en una conocida aplicación de mensajería instantánea, de un vídeo de contenido sexual, que ella misma había grabado y enviado a su expareja sentimental. Tras hacerse viral el vídeo, la joven empezó a recibir en sus RRSS mensajes de su entorno escolar con insultos y amenazas.

Agentes del Equipo Mujer Menor (Emume), adscrito a la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil en La Rioja, siguieron el rastro digital del vídeo y comprobaron la implicación de todos los investigados.

La expareja sentimental de la víctima al recibir el vídeo lo reenvió a otros contactos, los que a su vez lo hicieron a otros e incluso a diferentes grupos de mensajería instantánea, por lo que las imágenes llegaron a ser conocidas por un gran número de alumnos del centro educativo donde la victima cursa sus estudios. Las actuaciones han sido puestas en conocimiento de la Fiscalía de Menores.

Consejos contra el sexting

Desde la Guardia Civil se aconseja, para prevenir delitos relacionados con el sexting, evitar hacerse fotos íntimas o de carácter sexual, hacerse fotos de carácter erótico y/o compartirlas es casi siempre un error y en el caso de los menores puede ocasionar situaciones de chantaje o ciberacoso sexual o acoso en el entorno escolar (grooming o bullying).

A ello unen no distribuir contenido sexual, redistribuir este tipo de imágenes de otras personas con el fin de perjudicarles se considera un delito de descubrimiento y revelación de secretos.

Además, los padres deben crear un clima de confianza con los hijos para tratar estos temas e informarles de los riesgos y de las consecuencias que entraña facilitar datos personales o enviar fotografías y vídeos comprometidos a otras personas, incluso aunque sean sus amigos, ya que pueden perjudicar su honor.

Se recomienda que, si se es víctima de un delito en este ámbito, no dudar en denunciar lo ocurrido ya que la sensación de «anonimato» que parecen tener los autores de este tipo de hechos no es real, lográndose en la mayoría de los casos auditar las comunicaciones que se realizan a través de la red.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.