La biodanza y sus beneficios, de la mano de Pirinea

La danza es una forma de expresión artística y una manera de comunicarse muy antigua. Sin embargo, esta actividad ha evolucionado hasta desarrollar diferentes ritmos y estilos de baile, entre las cuales destaca la biodanza.

Esta es una práctica terapéutica transformadora que emplea la expresión del cuerpo y la música. En España, existen centros de estudio especializados en esta modalidad, como es el caso de Pirinea, una escuela de biodanza ubicada en Zaragoza y Pirineos que se dedica a la transformación interior para mejorar la conexión de las personas con el entorno.

¿Qué es la biodanza y cuáles son sus beneficios?

La biodanza es un sistema de integración humana, creado en los años 60, que se ha extendido por los 5 continentes. Esta danza se centra en el reaprendizaje de las funciones básicas de la vida por medio de la música, el baile, el canto y la convivencia. La finalidad es desarrollar o mejorar los roles de la persona a nivel personal, social y profesional con el fin de conseguir una vida feliz y plena.

Mediante su práctica, se estimulan pilares como la vitalidad, la creatividad, la sexualidad y la afectividad. Entre los beneficios de este baile, se encuentran el aumento de la energía, la disminución del estrés, aumento de la satisfacción y la creatividad. De esta forma, refuerza el sistema inmunológico, sensibilización de los sentidos y mejora de los vínculos afectivos. Además, fortalece la identidad, la autoestima y la confianza en la persona, y ayuda a combatir la depresión.

¿Cómo es una sesión de biodanza?

Las clases de biodanza se basan en la formación metodológica y práctica de la expresión corporal y la integración de las emociones y sentimientos. Cada sesión consta de máximo dos horas, en las cuales los participantes aprenden a sentir y expresar sus emociones con la música, el ritmo y el cuerpo. Con este fin, el profesional proporciona una serie de consignas o acciones que las personas deben seguir. Los estudiantes generalmente comienzan la actividad con ejercicios individuales y poco a poco se va convirtiendo en una actividad grupal.

Además, los expertos en biodanza añaden que se consigue integrar el pensamiento, sentimiento y la acción. También permiten el reconocimiento del yo y el regreso al presente

Esta actividad puede llevarse a cabo en escuelas como Pirinea, la cual cuenta con un programa de formación personal y profesional, en el que las personas que aprueban el curso tienen las aptitudes necesarias para impartir sesiones y cursos de biodanza.

En conclusión, Pirinea ofrece una clase gratuita para principiantes con el objetivo de mostrar los beneficios que puede tener este arte. Además, en 2023 se inicia un nuevo ciclo de formación de profesores y las inscripciones ya están abiertas.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.