La blefaritis, una enfermedad que muchos sufren y no saben

A pesar de los grandes avances científicos y tecnológicos en medicina, hay una gran parte de las enfermedades cuya detección a tiempo depende de la responsabilidad de los pacientes. Es que existen afecciones cuyos síntomas pueden ser confundidos por otros problemas menores, o incluso que no presentan indicios o señales de su existencia. Uno de los más comunes es la blefaritis.

Se trata de una de las patologías oculares más frecuentes, ya que afecta alrededor del 30% la población de España. Por estos motivos, desde Ocumed, la clínica oftalmológica en Madrid por excelencia, recomienda saber sobre esta enfermedad, acudir eventualmente para una revisión y, ante cualquier duda o consulta, comunicarse con ellos.

Causas y síntomas de la blefaritis

La blefaritis es una afección muy común en los párpados, los cuales se hinchan o se inflaman. La causa es la acumulación de partículas de grasa o bacterias que cubren el borde del párpado. En ocasiones, se reproducen y obstaculizan las glándulas de los folículos de las pestañas. Otras de las razones puede ser el exceso de caspa en las cejas, sequedad ocular excesiva o una reacción alérgica. En tanto, los síntomas característicos son piel roja y párpado inflamado, aunque también puede venir acompañado de molestias, irritación del ojo, picazón, sensación de calor extremo, caída de las pestañas y aparición de orzuelos. En consecuencia, la blefaritis puede producir una visión borrosa.

Tratamientos de la blefaritis

La blefaritis se trata de una patología crónica que no aparece de forma constante, sino que incide por etapas o temporadas. Además, tiende a tener una mayor incidencia en hombres que en mujeres, y, en cuánto a sector etario, es más común en bebés en periodo de lactancia y en adultos entre 18 y 40 años. A su vez, el tratamiento de blefaritis consiste, en primer lugar, en un diagnóstico, donde se lleva a cabo un examen profundo de los párpados y pestañas junto con una evaluación ocular microscópica. Tras ello, el oftalmólogo ofrecerá el mejor tratamiento posible, que puede ser, de acuerdo a cada caso, retirada del exceso de bacterias y partículas del párpado, el uso de gotas oftalmológicas o derivados de tetraciclinas para eliminar la inflamación palpebral. Cabe destacar que esta afección no tiene cura, pero sí se puede reducir y controlar su aparición.

Sumado a los tratamientos anteriormente mencionados, los especialistas de Ocumed ofrecen otros procedimientos más eficaces para reducir y controlar la blefaritis, como terapia con luz pulsada para desobstruir las glándulas sebáceas de los párpados. También cuentan con la tecnología para implementar otras técnicas que emplean calor y masajes, tales como Miboflo, Rexon-eye, Jett Plasma y Lipiflow.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.