La consejera Noemí Manzanos destaca en la reunión del Comité de Lucha contra Incendios Forestales (CLIF) la firme apuesta de La Rioja por la prevención

Publicidad

La consejera de Agricultura, Ganadería, Mundo Rural y Medio Ambiente, Noemí Manzanos, junto con la subdirectora general de Política Forestal y Lucha contra la Desertificación del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Elsa Enríquez, han intervenido hoy, 8 de mayo, en la reunión del Comité de Lucha contra Incendios Forestales (CLIF) que se celebra en Logroño, en la que Manzanos ha renovado el firme compromiso del Ejecutivo autonómico en materia de prevención en este ámbito.

El CLIF se organiza en grupos de trabajo que acuerdan recomendaciones en materias de información, prevención, medios aéreos, operaciones, sistema de mando de incidentes, formación y seguridad. De esta forma, se reúne dos veces al año, antes y después de la campaña estival, para coordinar actuaciones a nivel nacional y acordar el despliegue de los medios de extinción estatales y sus normas de movilización.

Los acuerdos adoptados en este comité se elevan a Conferencia Sectorial y se incluyen en el Plan de Actuaciones de Prevención y Lucha contra los Incendios aprobado anualmente en Consejo de Ministros.

Previo al comienzo de la jornada, Noemí Manzanos ha recordado que “destinamos medios humanos, materiales y técnicos, además del 80% del presupuesto de la Dirección General de Medio Natural y Paisaje que va dirigido a la gestión forestal y más de 8 millones de euros destinados a la prevención y extinción de incendios”.

A esta reunión celebrada en Riojaforum han acudido los responsables máximos de los dispositivos de lucha contra incendios forestales de cada Comunidad Autónoma, así como de otras Administraciones (43 grupo, UME, Dirección General de Protección Civil, Seprona, AESA (agencia estatal de seguridad aérea), representantes de AEMET, coordinado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) a través de la Subdirectora General de Política Forestal y Lucha contra la Desertificación como Presidenta del Comité.

Durante su intervención en el marco de la jornada, Noemí Manzanos ha recordado que el Ejecutivo regional, en materia de lucha contra incendios forestales, apuesta por la prevención, mediante selvicultura preventiva, la regulación del uso del fuego y otras actividades a través de la Orden anual, con actuaciones de eliminación de combustible con desbroces, tanto en montes de utilidad pública como en montes y el impulso de los aprovechamientos de madera para mantener el vigor de los bosques.

En este sentido, la consejera ha resaltado que “la extinción está muy bien, pero todos nuestros esfuerzos deben de ir dirigidos a esa prevención, a estar preparados y prevenidos para que los incendios sucedan en el menor número posible”.

En cuanto a la extinción, los esfuerzos se centran en conseguir un dispositivo ágil para atajar los conatos cuanto antes. Para ello, están distribuidos 12 retenes propios en toda la geografía riojana, que se suman a los Agentes Forestales, como el primer recurso que acude. Un dispositivo contra incendios que se caracteriza por un alto grado de profesionalidad y con una perfecta coordinación con los recursos de Protección Civil, con una brigada helitransportada que dispone estratégicamente de puntos de carga de agua y que se suma a la apuesta firme por una base aérea de calidad que permite la presencia sin problemas de los medios del MITECO. Dispositivo a los que se suman otros refuerzos en época estival.

Un amplio dispositivo para 2024

Durante el verano, La Rioja cuenta con más de 300 efectivos especializados, entre Agentes Forestales, Bomberos Forestales, Técnicos de la Dirección General de Medio Natural y Paisaje, personal de medios aéreos, CEIS Rioja, medios del  Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), Guardia Civil, Protección Civil y la Unida Militar de Emergencia (UME) formados, preparados y coordinados para responder, de inmediato, ante cualquier tipo de siniestro provocados por el fuego.

Además, se cuenta con 11 centros comarcales contra incendios, ubicados en Ezcaray, Santurde, San Millán, Villavelayo, Anguiano, Villoslada, Ortigosa, Torrecilla, San Román, Murillo y Cornago.

Para detectar los primeros focos de incendio, La Rioja dispone de puntos de vigilancia fija, 15 torretas instaladas en zonas estratégicas de la región con mayor alcance visual y que son pieza clave en la detección del fuego. A estos puntos, se suman esta campaña un sistema de vigilancia complementaria de 18 cámaras accionadas por control remoto, que permiten observar y vigilar amplias zonas y puntos muertos, que complementan la vigilancia de las torretas. Están todas situadas en zonas estratégicas, y se van a empezar a utilizar este año en fase de pruebas.

En la actualidad existen en La Rioja cerca de 300 puntos de agua susceptibles de ser utilizados en la lucha contra incendios, de los cuales 115 se ubican en terrenos forestales. De estos últimos, 70 son gestionados directamente por la Dirección General de Medio Natural y Paisaje que se ocupa de mantenerlos en condiciones óptimas.

Junto a esto, la Comunidad también dispone de un helicóptero Bell-412 y un helibalde con capacidad para 1.500 litros de agua, que ofrece apoyo a la Cuadrilla de Acción Rápida en Incendios Forestales (CARIF) y que, además de la labor prioritaria de extinción de incendios forestales, puede realizar otros múltiples trabajos relacionados con el medio natural como tareas de vigilancia y prevención.

En el capítulo de vehículos, se dispone de un equipo UMAP (Unidad Móvil de Análisis y Planificación) del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y servicio maquinaria pesada, compuesto por un bulldozer de 170 CV, un camión góndola y un coche piloto. También se cuenta con 8 vehículos de extinción de incendios autobomba con capacidades de 3.000 a 3.500 litros cada uno; 2 vehículos cisterna, uno de 9.000 litros y otro de 12.000 litros; 12 vehículos de patrullaje y primer ataque con depósitos de 400 a 500 litros de agua.

Asimismo, se refuerzan los medios aéreos de extinción de incendios forestales con dos aviones de carga en tierra AT-802 y su personal asociado, aportados por el Ministerio como refuerzo para la campaña de alto riesgo. Y, en la temporada de alto riesgo también se incrementa el número de trabajadores del dispositivo y se suma un servicio de retén de maquinaria pesada.

En el dispositivo de incendios también está incorporado un sistema de seguimiento GPS de recursos humanos que permite realizar planificación de tiempos presenciales en la emergencia de incendios forestales. Con este sistema se mejora notablemente la seguridad al monitorizar, en tiempo real, las ubicaciones de todos los medios que actúan frente al fuego y permite, llegado el caso, retirarlos minimizando así el alcance de los daños.

 

 

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.