La Editorial Estudios y Temarios Locales lanza un nuevo servicio de creación de temarios personalizados

Publicidad

Con su exitosa metodología temarios en 2.500 palabras

La Editorial Estudios y Temarios Locales creadora de la colección de temarios en 2.500 palabras de Secretaría de Entrada, Intervención Tesorería, Secretaría Intervención, ha lanzado un nuevo servicio de creación personalizada de temarios de Técnico de la Administración General, Técnico de Gestión y Administrativos de Entidades Locales.

En el plazo máximo de 20 días, sus prestigiosos documentalistas dirigidos por el Interventor del Ayuntamiento de Sestao, Alejandro Sarmiento y la abogada María Jesús Olmos confeccionarán epígrafe a epígrafe de la convocatoria, el temario elegido por cada opositor para cualquier oposición de Técnico de Administración General A1, Técnico de Gestión A2 y Administrativos de Entidades Locales. Y lo más importante con su revolucionaria metodología de temarios en 2.500 palabras. 

Método de las “2.500” palabras

Los libros del Dr. Alejandro Sarmiento y la Abogada Chus Olmos están redactados sobre la siguiente convicción: que el opositor tiene una enorme carga de trabajo y a esta ingente labor no debería añadir tareas prescindibles. El estudiar temas con un exceso de contenido para luego resumirlos es una de esas tareas absurdas que el autor experimentó en primer lugar en carne propia, estudiando con dos niños pequeños a la vez que trabajaba, con muy poco tiempo disponible.

Por eso, la principal preocupación es proporcionar materiales acotados y actualizados que permitan avanzar, aprovechando el tiempo para acceder cuanto antes a los sueños.

El enfoque de los temas es, por ello, esencialmente práctico. Las personas no están ante manuales universitarios ni tratados doctrinales, sino ante unos instrumentos fáciles de utilizar y con el que se pretende, ante todo, hacer más llevadero el esfuerzo que se espera de todo opositor.

Para lograr este objetivo, el temario se sirve de recursos como una redacción clara y concisa; una estructura ordenada que facilita la memoria fotográfica; una sintaxis sencilla que dirige la atención a lo esencial y otros medios como la exposición idéntica de conceptos exigidos en varios temas y el ajuste de la extensión de cada tema al tiempo disponible en los exámenes orales. Todo ello redunda en beneficio del opositor y allana las dificultades que la oposición comporta para quienes se enfrentan a ella.

Frente a otros temarios que tienen por lo general una extensión entre el doble, o incluso el triple de lo que puede recitarse en el oral, estos temas se sujetan a una disciplina de redacción y síntesis que los autores cifran en 2.500 palabras, con el fin de que el opositor pueda ajustar su exposición en el examen escrito y oral de forma concreta, permitiendo la exigida exposición de la materia en el tiempo exigido en la convocatoria.

Esta adaptación de los contenidos de los temas al tiempo de exposición oral es especialmente oportuno para aquellos opositores que no tienen interés ni probablemente tiempo para estudiar un manual que profundice de forma superflua en instituciones que ellos ya conocen y que luego tendrán que resumir obligatoriamente.

El temario responde así a la necesidad de disponer de un contenido ajustado a tiempo, o cronotema, con una exposición fluida y secuencial, que facilite la memorización y el “cante” y, todo ello, cuidando la redacción y el diseño de los temas para que los conceptos se encuentren enlazados entre sí, con el fin de que puedan ser expuestos tal y como están redactados. Para que se estudien y se expongan de forma casi idéntica, sin retoques, primando la facilidad de estudio y exposición.

Todos los temas de 2.500 palabras se ajustan a las siguientes premisas

Temas ajustados con una media bastante estricta de 2500 palabras. 

Redacción sencilla pensada desde el inicio para facilitar su memorización.

Enunciación de sujeto, verbo y predicado. Preferencia de oraciones sencillas, sobre construcciones farragosas a base de frases yuxtapuestas.

Contenidos idénticos en temas diferentes se exponen con el mismo texto en lo que sea posible “para los mismos conceptos se estudia lo mismo”.

Los artículos aparecen resaltados en negrita para su estudio.

Sistematicidad y orden.

Orden: primero se enuncia el artículo y luego la teoría en lo que sea posible.

Literalidad solo en lo necesario, separando contenido entre esencial y accesorio.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.