La guerra de tarifas y ofertas de las grandes compañías de telefonía

Publicidad

Las grandes compañías telefónicas están protagonizando una feroz competencia: tratan de quitarse los clientes las unas a las otras y ofrecen muchos servicios al precio más alto, mientras otras más modestas ofrecen lo contrario, sólo lo que el cliente necesita.

Los consumidores son cada vez más infieles a las compañías telefónicas y es que cualquiera puede advertir la agresividad de sus campañas, algo que no sirve en absoluto para fidelizar al cliente, si no todo lo contrario. Incluso los clientes más conservadores se quejan, puesto que las tarifas fijas suben cada año de modo indiscriminado, incluso cada seis meses.

La forma en que estas plantean sus estrategias para captar clientes nunca consiste en ofrecer planes personalizados -aunque les guste llamarlos así- si no que ofrecen minutos para hablar por teléfono que no se necesitan o datos móviles que son insuficientes, y donde aprietan la tuerca es en los precios que ponen a la ampliación de servicios.

El pasado año, la compañía telefónica francesa Vodafone, fue la protagonista de 4 sobre 10 reclamaciones en FACUA – Consumidores en acción y el sector de la telefonía es el que más quejas acumula, sólo por debajo de la banca en un momento histórico en que la banca ha sufrido un duro revés por sus contratos abusivos. Pero en las reclamaciones de los usuarios no solo está Vodafone, pues en ellas constan todas las grandes compañías y ninguna de ellas se salva.

El consumidor debe determinar cuál es la mejor oferta adsl y móvil

Los denunciantes casi siempre se hacen eco del triste papel de sus interlocutores, los trabajadores de la compañía que atienden el teléfono a quienes les toca la tarea más dura,la de lidiar con los clientes, pero sin ningún poder de decisión sobre el problema que se plantea. Mientras tanto el consumidor debe de determinar cuál es la mejor oferta adsl y movil inmerso en un mar de información donde todos se venden como si fueran la última Coca Cola del desierto.

Todos hemos recibido llamadas imprevistas de operadores que nos ofrecen cambiar de compañía y nos regalan de todo por hacerlo. Las llamadas se efectúan siempre en horas inoportunas, pero además hay que tener cuidado con tantas facilidades, ya que a veces son un arma de doble filo.

Este tipo de llamadas también evidencian la feroz competencia de estas compañías, ya que se sirven de mailings de clientes de otras para hacer sus propuestas. Siguiendo con el tema de las demandas de los consumidores hay que destacar que en primer lugar se observan las que se hacen eco de las subidas fraudulentas de tarifas que aplican las grandes compañías, seguidas por las denuncias por el incumplimiento de los acuerdos que se habían firmado en el contrato, el recibo de facturas después de que los clientes se hubieran dado de baja así como penalizaciones extremas por ello.

El problema del consumidor empieza a la hora de elegir la mejor según su necesidad

Es lógico que nos dejemos llevar por las ofertas en todos los ámbitos, pero no está de más informarse a través de páginas comparativas realizadas por expertos independientes. Son precisamente las ofertas el gran gancho que usan las compañías telefónicas para hacer clientes, cómo es un buen gancho regalar un móvil de alta gama aunque todo tiene su contraprestación.

La escena de las telecomunicaciones es la siguiente: por un lado están las compañías móviles gigantes que ofrecen muchos servicios agrupados a precios muy altos y por otro los operadores más modestos que apuestan por lo contrario, dar al cliente sólo lo que pide y nada más, algo que parece lo más lógico pero no seduce a todos.

Las cifras que muestra la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) evidencian cómo son muchos los clientes que cambian de operadora, más de 900.000 portabilidades al año, es decir, que cada día cambian de compañía telefónica una media de 20 clientes.

Ya no existe aquél valor de tiempos pasados que hacía que los clientes se quedará con los proveedores de servicios de por vida e incluso los defendiera públicamente. Las cifras y el negocio importan más que los clientes, y es por eso que nos toca informarnos más que nunca.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.