La pionera Sala Gesell del Palacio de Justicia de La Rioja, que evita la revictimización de menores, batió en 2023 su récord de uso, con 56 sesiones de 11 órganos judiciales diferentes

 

La Sala Gesell del Palacio de Justicia de La Rioja, diseñada para evitar la revictimización de menores, batió en 2023 el récord histórico de uso, ya que fue solicitada por 11 órganos judiciales y en ella se celebraron 56 sesiones. La sala fue requerida por el Juzgado de Menores y el de Violencia sobre la Mujer, pero también por el Instituto de Medicina Legal, un Juzgado de lo Penal y Juzgados de Instrucción de Logroño, Calahorra y Haro.

 

Así lo ha destacado hoy la directora general de Justicia e Interior, Tania Saéz, que ha hecho balance del uso de este servicio y visitado la Sala Gesell, acompañada del presidente del Tribunal Superior de Justicia de La Rioja, Javier Marca, la jueza de Instrucción número 2 de Logroño, Teresa Mingot y la psicóloga forense Encar Pardo.

 

La directora general de Justicia ha destacado que esta sala, que se habilitó en el mismo momento de abrirse el nuevo Palacio de Justicia en 2017, “es innovadora, pionera y una referencia para otras comunidades autónomas”. En este sentido, ha explicado que “su objetivo es evitar la revictimización de menores, algo que no se debe producir ni en el ámbito familiar, ni en el social, ni mucho menos en el proceso judicial”.

 

La prioridad del Gobierno de La Rioja en materia de Justicia e Interior se centrará en la protección de las víctimas del delito, especialmente menores y víctimas de violencia machista, “gracias a la coordinación que permite tener bajo el paraguas de la Consejería de Salud y Políticas Sociales la protección de las personas, desde la emergencia hasta el juzgado, pasando por la sanidad, los servicios sociales y las políticas de igualdad, en coordinación con el trabajo de las fuerzas de seguridad”, ha destacado Tania Sáez.

 

 

Menores en un juzgado en un ambiente cómodo
Es obligatorio que a menores de 14 años solo se les tomé declaración en una ocasión durante la instrucción de la causa, en un ambiente cómodo como el que proporciona esta sala, evitando preguntas incómodas e innecesarias.

 

Así, esta habitación simula una sala infantil, con mesas y sillas bajas y dibujos, con el fin de que los menores no se sientan impresionados por lo que supone un juzgado. Además, evita que los menores vean al juez y a las partes personadas, que se encuentran en una sala contigua comunicada por la Sala Gesell a través de un cristal de visión unilateral. Los niños están acompañados por psicólogos de menores, que forman parte del equipo multidisciplinar del Palacio de Justicia, que, en un ambiente distendido y de forma adecuada a su edad, formulan las preguntas que, a través de un auricular, les transmiten desde la sala anexa.

 

El uso de esta sala ha ido creciendo cada año desde que se habilitó. Así, mientras que en 2022 la utilizaron 8 órganos judiciales y se realizaron 42 sesiones, en 2023 fueron tres órganos judiciales más los que la emplearon y se usó en 14 ocasiones más que el año anterior. En los años anteriores, el nivel de uso fue inferior al de estos dos últimos ejercicios.

 

Como víctimas y testigos de delitos, los niños presentan características específicas relacionadas directamente con su nivel de desarrollo y que deben tenerse en cuenta

no solamente por el modo en que pueden vivir una experiencia victimizadora, sino también por cómo obtener su relato de la misma. Las cámaras Gesell, como sistemas ideados para recoger el testimonio de las víctimas, han sido especialmente elogiadas por su utilidad en el caso de niños, ya que se sostiene que con ellas puede evitarse en gran medida la victimización secundaria.

 

Arnold Lucius Gesell, psicólogo y pediatra estadounidense
Arnold Lucius Gesell (1880-1961), psicólogo y pediatra estadounidense, fue un pionero en el uso de cámaras que grababan en vídeo para su posterior estudio aspectos del desarrollo de los niños. Su apellido dio nombre a las salas que hoy pueden encontrarse en los espacios judiciales más avanzados.

 

La obtención de testimonio en la Sala Gesell implica, en primera instancia, una evaluación de la capacidad del menor para declarar, de su concepción de la verdad y por tanto de su credibilidad. Además, la evaluación y la entrevista son efectuadas por profesionales expertos en el trato con niños, formados en el ámbito penal y con capacidad para dirigir una entrevista en los términos adecuados. La Sala Gesell impide el contacto visual entre víctima y acusado y asegura un entorno amigable, lo que redunda en una sensación de mayor libertad del entrevistado, que puede así expresarse más y mejor. Por tanto, la cámara Gesell también es un medio útil para proteger la integridad física y psicológica de los niños, evitando así la victimización secundaria.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.