La consejera de Salud, María Martín, ha mantenido una reunión de trabajo con los responsables de los servicios asistenciales y de investigación de la línea dedicada al Cáncer en el III Plan de Salud de La Rioja para valorar los principales indicadores obtenidos a lo largo de la legislatura. Entre otras medidas, se han evaluado las actuaciones que han contribuido a mejorar la calidad asistencial de los pacientes oncológicos, a disminuir la incidencia de la enfermedad y a reducir tanto la morbilidad como la mortalidad ocasionada por el cáncer.

En relación al primero de los objetivos, centrado en la mejora de la calidad asistencial, tanto las actuaciones recogidas en el Plan de Salud como la estrecha colaboración de todos los servicios asistenciales implicados han contribuido a que, en menos de tres semanas desde la sospecha de un posible proceso oncológico, todos los pacientes cuenten con un médico especialista de referencia. Los plazos, por debajo del resto del Sistema Nacional de Salud, favorecen tanto la calidad asistencial otorgada al paciente como la reducción de la mortalidad asociada a la enfermedad.

A este respecto, la titular de Salud, María Martín, ha asegurado: “Buscamos dar una solución rápida, eficaz y de manera coordinada a cualquier tipo de tumor, además de hacerle sentir al paciente que está acompañado y en las mejores manos desde el primer día”.

Código Europeo contra el Cáncer

Durante la reunión, la consejera de Salud y los responsables asistenciales también han valorado las medidas recogidas en el Plan de Salud destinadas a reducir la incidencia de la enfermedad. En este sentido, Salud ha difundido el Código Europeo contra el Cáncer, una iniciativa de la Comisión Europea que tiene como objetivo poner en conocimiento de los ciudadanos las medidas que pueden tomar para contribuir a prevenir el cáncer, concienciándoles así de la corresponsabilidad que tienen en su autocuidado.

Entre otras actuaciones, la iniciativa recomienda no fumar (la mayor causa de muerte prematura), evitar el sedentarismo y el sobrepeso, reducir el consumo de alcohol o la participación en campañas de vacunación y en programas de cribado de cáncer. Recientemente, y con el objetivo de mejorar la adecuada Accesibilidad Cognitiva, Salud difundió de la mano de Plena Inclusión La Rioja un tríptico, en lectura fácil, en los centros sanitarios de La Rioja con estas recomendaciones.

El siguiente objetivo general analizado han sido las medidas tomadas para favorecer la disminución de la morbilidad y la mortalidad ocasionada por el cáncer. En este apartado, los programas de diagnóstico precoz desempeñan un papel fundamental ya que un diagnóstico en la fase inicial de la enfermedad incrementa notablemente las posibilidades de curación.

Actualmente, el Sistema Público de Salud de La Rioja desarrolla tres programas de cribado -cáncer colorrectal, cáncer de mama y cáncer de cuello de útero- en los que se han llevado a cabo iniciativas y campañas para ampliar la participación en los mismos. Es el caso del programa de cribado de cáncer de colon, que está dirigido a la población de 50 a 74 años y en el que se está alcanzando el 50% de participación, llegando al 63% en diferentes franjas de edad. Este programa ha permitido detectar, de forma precoz, cerca de 200 procesos oncológicos y 2.000 lesiones premalignas desde su puesta en marcha.

Los asistentes a la reunión también han destacado la reciente renovación de los equipos de última generación de la Unidad de Mama, que permiten realizar diagnósticos más precisos y proporcionar a los pacientes tratamientos más eficaces, menos agresivos y de menor duración.

El programa de diagnóstico precoz de cáncer de mama está dirigido a mujeres de entre 45 y 69 años y cuenta con una participación cercana al 85% de la población. El año pasado se detectaron 255 cánceres de mama en La Rioja; el programa de detección precoz revisó a 18.582 mujeres, de las que se volvió a citar a 968 y, de ellas, 67 tenían cáncer. Además, se realizaron 7.130 pruebas a otras tantas pacientes que presentaban alguna sintomatología y que fueron derivadas desde Atención Primaria, Especializada o compañías mutuas privadas.

Por su parte, el programa de detección precoz del cáncer de cuello de útero, dirigido a mujeres de entre 25 y 65 años, cuenta con una participación anual de alrededor de 5.000 mujeres.

En la reunión se han valorado también las actuaciones adoptadas para mejorar la atención al cáncer pediátrico. Desde mediados de 2016, el Sistema Público de Salud de La Rioja cuenta con una Unidad de Cuidados Paliativos Pediátricos para la atención de niños que presentan patologías amenazantes o limitantes para la vida. Este equipo atiende a una media anual de 10 niños riojanos con enfermedades de tipo oncológico y neurológico.

Además del ámbito asistencial, el Sistema Público de Salud potencia desde el Centro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR) la actividad científica en la lucha contra el cáncer con el objetivo de contribuir al desarrollo de nuevas terapias que mejoren tanto la salud como la calidad de vida de los pacientes que sufren la enfermedad.

El Área de Oncología del CIBIR, conformada por tres unidades especializadas de investigación, ha logrado importantes avances refrendados por la comunidad científica internacional, entre los que destacan una nueva vía para frenar la metástasis en cáncer de pulmón; la participación en un sistema no invasivo de detección en cáncer de mama; la eficiencia de un nuevo tratamiento contra el cáncer de colon o la investigación para mejorar el tratamiento y diagnóstico de los pacientes que padecen mieloma múltiple.

Indicadores en La Rioja

El cáncer es una prioridad para el Sistema Público de Salud de La Rioja tanto por su elevada prevalencia como por el aumento en la complejidad de su diagnóstico y tratamiento. Los porcentajes de afectados se incrementan, pero cada día hay más esperanza y más medios para diagnosticar mejor, hacer tratamientos menos agresivos e incrementar los ratios de curación y supervivencia, gracias en su mayoría a los trabajos de los investigadores.

Anualmente se detectan en La Rioja en torno a 1.600 tumores, de los que el 60% se registran en hombres, siendo en este caso los de mayor incidencia: próstata (con un 20% de casos); colorrectal (un 18%) y pulmón (un 13%). En el caso de las mujeres, con un 40% de casos, la localización más frecuente es mama (30%); colorrectal (15%) y pulmón y cuerpo de útero (5,6% en ambos casos).

Cada año fallecen en torno a 900 personas de cáncer en nuestra región.