La teoría polivagal está conectada con el sistema gastrointestinal

Publicidad

Sumergiéndose en el fascinante mundo de la teoría polivagal y su profunda conexión con el sistema gastrointestinal, Miriam Elizabeth Manzo, experta en salud integrativa, lleva a cabo un análisis exhaustivo. Esta teoría se centra en el papel del nervio vago en la regulación del sistema nervioso autónomo y sus implicaciones en la respuesta al estrés.

Teoría polivagal y su implicación sistema gastrointestinal

Definiendo la teoría polivagal, se encuentra que esta se concentra en las complejas interacciones entre los sistemas biológicos, abarcando desde lo bioquímico hasta lo neurológico. Miriam Manzo, a través de su enfoque integrativo, busca comprender las causas subyacentes de los desórdenes experimentados en la vida diaria de cada individuo. Este método reconoce la interconexión de todos los sistemas biológicos, revelando la importancia de considerar factores como la nutrición, la salud intestinal, el estrés, el estilo de vida y la salud mental en conjunto.

En el núcleo de la nutrición somática, tres pilares fundamentales sostienen este enfoque innovador. En primer lugar, la ciencia desempeña un papel crucial, respaldando cada método y enfoque con evidencia científica sólida. En segundo lugar, la sensopercepción se eleva como un elemento vital, fomentando una conciencia constante de los cambios internos y externos en el cuerpo. Por último, la intención impulsa el empoderamiento a través de la atención compasiva y el control activo de la salud.

Estudios de respaldo

Comparando esta teoría con estudios científicos transversales, Miriam Manzo destaca cómo la teoría polivagal se entrelaza con la salud gastrointestinal. Los sistemas hormonales y neurotransmisores, en conexión con el estado de ánimo y la salud mental, demuestran la complejidad de este sistema interrelacionado. La nutrición somática reconoce esta intrincada red, abordando la salud integral a través de un enfoque holístico.

Ejemplificando la implicación en el sistema gastrointestinal, ilustra cómo el estrés, un factor clave en la teoría polivagal, puede afectar directamente la salud intestinal. La respuesta al estrés puede desencadenar desequilibrios en la microbiota intestinal, influir en la permeabilidad intestinal y contribuir a problemas gastrointestinales. Al comprender estas conexiones, la nutrición somática se convierte en una herramienta poderosa para restaurar el equilibrio y promover la salud digestiva.

La teoría polivagal ofrece una perspectiva intrigante sobre la interconexión entre el sistema nervioso y diversas funciones del cuerpo. Un dato curioso es que, además de su influencia en la respuesta al estrés, esta teoría sugiere que el nervio vago, central en este enfoque, desempeña un papel crucial en la modulación de las expresiones faciales y vocales, lo que contribuye a la compleja red de comunicación no verbal en la interacción humana.

En última instancia, la teoría polivagal, explorada por Miriam Elizabeth Manzo a través de la nutrición somática, revela la complejidad de las interacciones entre el sistema nervioso, el estrés y la salud gastrointestinal. Este enfoque holístico no solo busca comprender estas conexiones, sino también empoderar a los individuos para que tomen el control de su salud de manera integral.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.