Las obras en el Mercado de San Blas comenzarán  el próximo lunes

El proyecto está financiado por el Plan de Recuperación,  Transformación y Resiliencia – Financiado por la Unión Europea – NextGenerationEU a través del Ministerio de Industria, Comercio y  Turismo.

Tiene un plazo de ejecución de ocho meses.

El Ayuntamiento de Logroño se ha reunido esta mañana con los  comerciantes del mercado para informarles de las fases de la obra.

Las obras en el Mercado de San Blas comenzarán el próximo lunes, 1 de agosto. Se  trata de un proyecto, cuyo plazo de ejecución es de seis meses, financiado por el  Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia – Financiado por la Unión  Europea – NextGenerationEU a través del Ministerio de Industria, Comercio y  Turismo. Los concejales de Comercio, Desarrollo Urbano Sostenible y Participiación  Ciudadana, Esmeralda Campos, Jaime Caballero y Kilian Cruz, han mantenido esta  mañana una reunión con los comerciantes del mercado para informarles de las  diferentes fases de la obra. 

El proyecto cuenta con una subvención de los Fondos Europeos de 4 126 614 euros que  se destinarán a la inversión en obra y reforma para mejorar las instalaciones, su  accesibilidad, equipamientos y adecuación de las zonas ocupadas por mercados  municipales. También a la mejora en el proceso de venta que mediante la incorporación  de nuevas tecnologías faciliten tanto la recogida de pedidos en el establecimiento a través  de fórmulas omnicanal. Además, incluye la creación de almacenes que mejoren la logística del mercado. 

En la planta primera, el proyecto incluye la retirada de mobiliario, enseres y rotulación, así  como el derribo de la compartimentación actual y de sus recrecidos en el interior del  puesto; la construcción de las nuevas distribuciones, la regularización de suelos, el  acondicionamiento de paredes y techos, el acondicionamiento de cerramientos e  instalación de cerraduras programables adaptadas a un sistema centralizado de control  de accesos, entre otras actuaciones. 

También se recuperará la luz natural a través de las cristaleras que ahora se encuentran  clausuradas, un elemento de apoyo para realizar la nueva compartimentación de la distribución de locales acondicionada para poder acoger otras actividades. Se restaurará  la carpintería exterior con el fin de recuperar la iluminación cenital original y se sustituye el  acristalamiento existente en mejora de sus condiciones acústicas y de seguridad.  

Detalle de las obras 

Las obras de la actuación previstas de rehabilitación y equipamiento del Mercado San Blas  se ajustan a los principios y criterios establecidos en la legislación sobre Patrimonio  Histórico Estatal y Autonómica vigentes, atendiendo a que es un edificio catalogado y un  entorno protegido. 

En esta línea se realizarán obras en todas las plantas del edificio con el fin de reformar y  restaurar sus elementos comunes renovando todas sus instalaciones, sistemas eléctricos  y de refrigeración, y su equipamiento para las actividades que contiene. Se instalarán  taquillas para guardar los alimentos. Se creará un sistema de logística de última milla y un  almacén vinculado a este sistema de logística de última milla. 

En la planta sótano la reforma será integral al igual que la completa renovación de  instalaciones. En la actualidad se encuentran las dependencias necesarias para albergar  las actividades complementarias al mercado (vestuarios, obrador, almacenes, etc.), los  recintos correspondientes a las instalaciones básicas que garantizan su funcionalidad  (cuartos de electricidad y contadores, cuartos de instalaciones de agua, de saneamiento,  de climatización, de gestión de residuos, etc.) y los aseos públicos. La obsolescencia de  las instalaciones, su falta de adecuación al uso previsto, el mal estado constructivo y la  búsqueda de una adecuación general a lo demandado por la normativa vigente han sido  determinantes para proyectar su completa renovación. El sótano reformado estará  completamente redistribuido y dispondrá de cuartos de instalaciones adaptados a la normativa vigente, de vestuarios y aseos públicos, y unos almacenes acondicionados para  ser operativos.  

En planta primera los trabajos previstos corresponden a la retirada de los elementos instalados por los usuarios, eliminación de los elementos decorativos, y demolición de los tabiques de fondo del local, de las persianas de cerramiento y de los techos actuales. Se efectuará su completa redistribución de espacios y se restaura la iluminación natural a  través de la carpintería exterior, disponiendo una nueva compartimentación de locales con cerramientos acristalados. 

El objetivo de esta actuación es realizar las obras necesarias para adecuar los elementos comunes del edificio, acondicionar la planta baja para la comercialización de productos alimentarios, acondicionar la primera planta para acoger una zona de uso polivalente (que  en un futuro pueda acoger oficinas, asociación de comerciantes del mercado, Logroño  Compra, vivero de empresas dedicadas a la dinamización comercial y espacio de  coworking) y adecuar el equipamiento del espacio multifuncional de la segunda planta para  ampliar la tipología de su usos posibles (por ejemplo, dejando las preinstalaciones para  poder realizar eventos o talleres formativos de cocina).

La planta baja tendrá también un cambio espacial que será significativo y que constituye  una de las actuaciones singulares del proyecto. Las plantas elevadas tienen un uso no alimentario.  

El proyecto, que recuperar la espacialidad interior en una sola nave, propone el traslado  de los ascensores y de las escaleras de paso de planta baja a sótano para disponerlos en  los vestíbulos de los accesos laterales. El vestíbulo de la Calle el Peso acogerá los  tránsitos peatonales, dispondrá de escaleras de bajada al sótano y el ascensor de  personas, con una amplia capacidad de movilidad. El vestíbulo de Calle Hermanos Moroy  será el que disponga del montacargas, mantendrá la operatividad de esta calle como punto  de recepción y salida de productos. 

En la zona de entrada de las calles Gallarza y Sagasta se utilizarán los Smart lockers,  taquillas para recoger los pedidos que se hagan a través de internet.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.