Logroño consigue cumplir todos los parámetros de estabilidad presupuestaria, deuda pública y regla de gasto

El Ayuntamiento de Logroño cumple la estabilidad presupuestaria al disponer de un superávit presupuestario (ingresos no financieros menos gastos no financieros) de 3.082.812,26 euros y contar, por tanto, con capacidad de financiación.

El Ayuntamiento de Logroño cumple el objetivo de deuda pública al ser su porcentaje de endeudamiento (deuda viva/ingresos corrientes) del 59%, muy alejado del límite del 75% a pesar del esfuerzo realizado para asumir la deuda del soterramiento.

El Ayuntamiento de Logroño cumple con la regla de gasto. La tasa máxima de incremento del gasto era del 2,9% en 2020 respecto al año anterior y el Ayuntamiento de Logroño ha reducido el gasto en un 0,63%.

El ejercicio 2020 ha estado protagonizado por la pandemia, un año “muy duro y complicado”, en palabras del alcalde Pablo Hermoso de Mendoza en el que, “sin embargo, hemos conseguido cumplir con todas aquellas reglas presupuestarias que definen una gestión prudente y responsable, tanto el objetivo de estabilidad presupuestaria que prohíbe a las entidades locales cerrar el ejercicio con déficit; el objetivo de deuda pública fijado en un máximo del 75% de los ingresos corrientes liquidados y la regla de gasto que establece un máximo de aumento del gasto computable del 2,9%”, ha indicado.

“Por tanto, solo puedo hablar de una sensata y positiva gestión de la economía municipal la que se ha llevado a cabo en el último año, rigurosa y prudente en el gasto, cumplidora con los compromisos adquiridos por la Corporación anterior. El remante de tesorería es el saldo que permite conocer al final de cada ejercicio la solvencia económica de una administración para hacer frente a sus deudas, revela la solvencia del Ayuntamiento de Logroño y es el mejor indicador económico”, ha dicho.

Asimismo, la concejala de Economía y Hacienda, Esmeralda Campos, ha explicado que con el cumplimiento del objetivo de estabilidad presupuestaria, “el Ayuntamiento de Logroño refuerza su crédito ante el mercado de capitales y podrá optar a financiar con préstamos el compromiso del pago del soterramiento que alcanza los 34,7 millones de euros. Para ello solicitaremos préstamos a razón de 24,7M y aplicaremos los ahorros acumulados de 10M (bolsa de soterramiento), además de afrontar la solicitud de un préstamo de unos 7,5M de euros para desarrollar nuevas inversiones en el año 2021”.

El destino de los 10,6M de remanentes

El Ayuntamiento de Logroño podrá usar en el año 2021 los 10,6 millones de euros de remanentes sin la obligación de dedicarlo a amortizar deuda gracias a la suspensión de esta norma por parte del Gobierno de España para los años 2020 y 2021. Para ello, tal y como ha detallado el alcalde, el Equipo de Gobierno seguirá tres líneas.

En primer lugar, el ámbito social. “Las subvenciones a familias más necesitadas, como las ayudas dirigidas a la compra de libros de texto, se dotarán en la cuantía necesaria para que ninguna familia vulnerable tenga dificultades con la educación de sus hijos. También se destinarán a las ayudas de emergencia social y para cubrir gastos imprevistos y necesidades derivadas de la COVID-19, pensando fundamentalmente en las necesidades sociales y en los más vulnerables”, ha indicado Pablo Hermoso de Mendoza.

En segundo lugar, el ámbito económico. “Reforzaremos la inversión en la ciudad, con más obras en los barrios y en los colegios; con inversión en patrimonio, movilidad, parques y zonas verdes, instalaciones deportivas y actuaciones de eficiencia energética en diferentes edificios públicos”, ha dicho.

También se llevarán a cabo inversiones necesarias para la ciudad y que llevaban años esperando, como la subestación eléctrica de Cascajos, el mantenimiento del Puente Sagasta o las obras de saneamiento y reforma de los aseos de los colegios públicos de Logroño.

En tercer lugar, se destinarán a la reactivación económica de la ciudad. “Se incorporarán 500.000 euros para dinamizar comercialmente la ciudad, con medidas dirigidas al comercio, hostelería y turismo; por ejemplo, al bono comercio y al bono hostelería, tal y como anunciamos”, ha explicado Pablo Hermoso de Mendoza. “Somos de las pocas ciudades españolas que pusimos en marcha en plena pandemia una serie de ayudas directas a pymes y autónomos, más de 1.600.0000 euros, y continuaremos este año con ayudas a estos colectivos que son quienes más han sufrido la pandemia”, ha afirmado.

Logroño podrá reforzar las campañas de promoción turística previstas junto con el sector, tal y como así lo ha solicitado al Ayuntamiento.

La ejecución de este presupuesto ha estado marcada por la pandemia mundial y por la declaración del estado de alarma para la gestión de esta crisis, que supuso la paralización de los plazos administrativos durante cuatro meses. Gracias al apoyo de la Comisión Europea, del Gobierno de España y de la Comunidad Autónoma que han permitido contener la crisis en la fase inicial manteniendo o incrementando los ingresos previstos. Además, el Gobierno de España decidió este año dejar sin efecto las reglas fiscales de 2020 y 2021, en línea con la derogación del Pacto de Estabilidad y Crecimiento Europeo derivada de la crisis de la COVID-19. La libre disposición de los remanentes de tesorería ha sido una reivindicación constante de los Ayuntamientos.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.