Los cuentos populares, una buena fuente de rentabilización

Hace unos días, el trailer de la nueva superproducción de Disney, El Rey León, se hacía viral. El nivel de detalle y la increíble similitud con la película original de animación han impacientado a la mayor parte de quienes han tenido oportunidad de degustar este aperitivo. No obstante, la idea lleva dando de sí desde 1994: un musical todavía candente, dos secuelas a modo de largometrajes, una serie de animación y miles de productos de merchandising es lo mínimo que se nos viene a la cabeza.

Si Disney es experto en exprimir todas sus creaciones (también estamos esperando la nueva versión de Dumbo, con Tim Burton al frente), no son los únicos cuentos de nuestra infancia que han sabido cautivar a un público un poco más adulto. La serie Grimm, que desde 2011 hasta 2017 nos trajo seis temporadas, reveló el lado oscuro de cada historia con la que algunos nos criamos, pero la rentabilización de las historias infantiles va mucho más allá del cine. Sin ir más lejos, el sector del juego se ha apoyado mucho en este tipo de historias: Robin Hood, El Libro de la Selva, La Bella y la Bestia, Tarzán o Jack y las Habichuelas Mágicas son algunos de los ejemplos de máquinas virtuales disponibles en internet, desde el mejor casino online hasta los juegos disponibles a través de Facebook.

Tanto La Bella y la Bestia como el Rey León son cuentos tradicionales que se han convertido en musicales como fenómenos de masas. Han llenado teatros de grandes y pequeños que acudían a escuchar voces no muy conocidas. Sin embargo, también cantantes más famosos han puesto voz a la banda sonora de películas infantiles como Russian Red en Brave o P!nk en Alicia a través del espejo. Las historias tradicionales no tan dirigidas a un público infantil como La Casa de Bernarda Alba también están acudiendo a artistas conocidos como David de María. No hay duda de que las historias tradicionales tienen todavía mucho que ofrecer, y que no se circunscriben a ambientes literarios, sino que revolucionan todo tipo de mercados rentabilizándose y ayudando a promocionarse a diferentes artistas, de paso.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.