Los quioscos de la ONCE se renuevan en Logroño

Logroño cuenta con 39 quioscos repartidos por toda la ciudad, de los que 5 ya han sido renovados en un proceso que continuará con el resto de forma progresiva

La alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, ha visitado uno de los nuevos quioscos de la ONCE que se están renovando en la ciudad.

“Se trata de uno de los iconos de la organización, puerta de acceso a un mundo de servicios sociales para personas con discapacidad. Algo que se ha convertido en un rasgo característico de nuestras calles, que ahora se renuevan para ser más accesibles, más ecológicos y con más facilidad de comunicación con el público”, ha destacado.

Durante su visita al quiosco de Muro del Carmen 1, atendido por la vendedora Sara Mara Matute Benito, ha estado acompañada por acompañada por Estefanía Mirpuri Merino, delegada territorial de la ONCE en La Rioja.

“Los quioscos de la ONCE representan el lazo de unión con la discapacidad, y su presencia nos recuerda a cada paso la necesidad de seguir avanzando en un modelo de ciudad inclusiva, en el que todos podamos disponer de las mismas oportunidades, independientemente de las distintas capacidades de cada uno”, ha recordado Gamarra.

Actualmente hay 39 quioscos en la ciudad de Logroño, de los que cinco de ellos ya se han renovado, y 55 en toda la Comunidad Autónoma.

Las ubicaciones donde ya se han sustituido son en los números de Gran Vía, 14 y 54; Beratúa 11, Muro del Carmen 1 y Bretón de los Herreros 10.

Todos ellos están ocupados por personas con discapacidad sensorial visual.

Los nuevos quioscos incluyen espacio para el perro guía, una silla ergonómica y una rampa fija de acceso al interior

Los nuevos quioscos son un modelo más accesible para todos los agentes vendedores con discapacidad, más ecológico por la tipología de productos de construcción y sus consumos y, especialmente, con más facilidad de comunicación con el público.

A través de la instalación de estos nuevos quioscos, uno de los iconos de la imagen de la ONCE, cambia la imagen de esta puerta de acceso a un mundo de inclusión social para las personas con discapacidad, que cumple además con los requisitos que actualmente demanda el mercado y con aquellos relacionados con la accesibilidad universal.

Con el nuevo diseño, el quiosco de la ONCE cuenta con unas dimensiones que no sólo no obstaculizan el paso en las aceras, sino que permiten una mayor accesibilidad para la persona que ejerce la venta y también para quienes se acercan a compartir unos minutos con el agente vendedor.

Para las personas ciegas usuarias de perro guía, el nuevo quiosco cuenta con un espacio de 1.240 mm x 1.250 mm para que el perro esté tumbado en el suelo cómodamente mientras su amo trabaja.

Y para quienes utilizan silla de ruedas, el modelo dispone de una rampa fija de acceso al interior del quiosco, además de que todas las zonas de exposición son accesibles para estas personas mediante una plataforma que se adecua a las necesidades de la persona.

Además, para mejorar el confort del vendedor, se incluye una silla ergonómica, con regulación de altura y del respaldo; ruedas, apoyabrazos y reposacabezas; y un reposapiés regulable en altura. Por otra parte, el mobiliario cuenta con cajones e, incluso, un pequeño armario para poder colgar las prendas de abrigo.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.