Manzanos resalta el valor de la ganadería extensiva para el desarrollo rural y su contribución para que los municipios sigan vivos

Publicidad

La consejera de Agricultura, Ganadería, Mundo Rural y Medio Ambiente, Noemí Manzanos, ha participado hoy, 20 de marzo, junto con la directora general de Agricultura y Ganadería, María Jesús Miñana, en la entrega, mediante sorteo, a ganaderos riojanos de 25 novillas de la explotación agropecuaria de Pazuengos, con el fin de mejorar la cabaña ganadera extensiva de las zonas de montaña con ganado autóctono.

Dicho ganado procede de la cabaña ganadera de raza Avileña Negra-Ibérica, que se cría en la Explotación Agropecuaria de Pazuengos, gestionada por la propia Consejería. En este encuentro anual del sector ganadero, la consejera Noemí Manzanos ha subrayado “la importancia de la ganadería extensiva para el desarrollo rural y para contribuir a que nuestros municipios sigan vivos”.

El reparto de las novillas se realiza mediante venta con precio tasado y está subvencionada al 40% por el Gobierno regional. De esta forma, se sortean un total de 25 animales en 5 lotes, 2 de pureza y 3 de cruce, con edades comprendidas entre once y diecinueve meses. El precio estimado de mercado del lote de cinco animales es de 3.030,30 euros, sobre el que se aplica la subvención del Ejecutivo regional.

Para participar en el sorteo, este año se han recibido 29 solicitudes entre la Consejería de Agricultura y las Oficinas Comarcales. De las cuales: 19 solicitudes han sido para cruce, 3 para puras y 7 para jóvenes.

Noemí Manzanos ha hecho referencia “a la sostenibilidad económica, social y medioambiental que es objetivo de las políticas en favor del sector primario”. Además, ha reforzado el compromiso del Ejecutivo riojano para “contribuir al mantenimiento de las rentas en la ganadería y para trabajar por su viabilidad como un sector de futuro”.

Pazuengos, un hábitat ideal para la experimentación ganadera

La explotación de Pazuengos tiene una superficie total aproximada de 1.700 hectáreas, ubicadas entre los 1.050 a 2.300 metros de altitud, y cuenta actualmente con 300 cabezas de ganado, de las que aproximadamente la mitad de ellas son madres, cuatro toros, dos de ellos puros, y el resto terneros y terneras para carne. La Sierra de La Demanda es el hábitat ideal para este ganado, ya que pertenece al mismo tronco racial de los animales que siempre han existido en la región.

La raza Avileño-Negro-Ibérico ofrece entre sus ventajas una gran capacidad de adaptación al medio y gran rusticidad, una buena actitud para la marcha que les permite recorrer grandes distancias en busca de alimento y agua, así como una alta fertilidad, que alcanza valores que superan el 80%.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicidad

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.