Más de 3 millones de españoles sufre de eyaculación precoz

La eyaculación precoz sigue siendo un tabú entre los hombres, puesto que muy pocos llegan a tratarse con un especialista.

De acuerdo con información de la Asociación de Parejas Afectadas por la Eyaculación Precoz, 3.300.000 hombres sufren eyaculación precoz en España. Asimismo, la institución sostiene que, de este total de afectados, solo un 9 % acude al urólogo o andrólogo, en tanto que un 4,2 % visita a un sexólogo.

Las cifras de la entidad confirman que este tema continúa siendo un tabú en los hombres, pues no aceptan que padecen un trastorno. Aunque existen tratamientos relacionados con la conducta, anestésicos tópicos, medicamentos o asesoramiento psicológico, la gran mayoría recurre a productos con función retardante. Entre estos destacan los preservativos o anillos vibradores que retrasan la eyaculación. No obstante, la Sociedad Europea de Medicina Sexual (ESSM) indica que es conveniente antes ponerse en manos de un profesional.

Al respecto, diversas instituciones han emprendido investigaciones para combatir la eyaculación precoz y conseguir mayor satisfacción en la intimidad. Un estudio realizado científicos de la Universidad Miguel Hernández (Alicante) y del Instituto Sexológico Murciano (ISM) demostró la eficacia de un programa de ejercicios junto con un dispositivo que ayuda a la masturbación para tratar el problema.

De acuerdo con los responsables del estudio, se trata de una solución nueva y distinta para los hombres que sufren de disfunción eréctil. De acuerdo con José Antonio Piqueras, de la Universidad Miguel Hernández, este problema suele aparecer en el inicio de las relaciones sexuales, es decir, cerca de los 20 años. No obstante, se ha visto un cambio de tendencia en los últimos tiempos y son cada vez más los hombres que sufren de eyaculación precoz por primera vez a los 40 años.

En cuanto a los tratamientos más usados hoy en día, los más eficientes son los farmacológicos, señalan los especialistas.  El problema de los medicamentos orales es que las tasas de abandono son muy altas. Los efectos secundarios de estos fármacos dejan a los pacientes sin una solución realmente eficaz.

En el estudio realizado por ambas entidades participaron 49 pacientes, divididos en dos grupos: control e intervención. En el grupo de intervención se empleó el programa de ejercicios denominado Sphincter Control Training, en combinación con un dispositivo de ayuda a la masturbación. Los resultados empezaron a notarse a partir de la semana 4 de tratamiento. El cambio fue aún más notable en el grupo de control al culminar la semana 7.

En cuanto a los ejercicios del estudio, los autores sostienen que “están dirigidos a que el hombre identifique y controle el esfínter externo de la uretra, clave en la respuesta eyaculatoria”. Aunque la práctica de estos ejercicios y del programa integral trae beneficios de acuerdo con la evolución individual del paciente, la mayoría de hombres alcanza los objetivos en unas 10 semanas.

Además de los ejercicios, se añade el uso de un dispositivo. Se trata de un aparato que reproduce la cavidad vaginal, con la misma presión y temperatura. De acuerdo con los autores, los resultados que se han obtenido tienen el mismo éxito que los productos fármacos.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.